Sólo quedan horas para que el mercado de fichajes eche el cierre. Los equipos apuran las opciones de reforzar sus plantillas con el tiempo en contra. En esas está el Real Madrid. La entidad dirigida por Florentino Pérez sigue trabajando para cerrar el equipo y sus esfuerzos se centran en la delantera. Varios han sido los nombres que han sonado a lo largo de este verano: desde Luis Suárez hasta Álvaro Negredo pasando por Mattia Destro o Falcao. A esta nómina de jugadores se sumó el definitivo: Chicharito Hernández. El Real Madrid inició las negociaciones con el Manchester United para cerrerar el fichaje del mexicano, que tenía un precio de salida de 20 millones. Sin embargo, finalmente llegará a préstamo durante una temporada.

Según ha podido saber El Confidencial, las negociaciones fructificaron con éxito en la tarde del domingo. Pablo Hernández, agente del atacante mexicano, ya se encontraba en Madrid negociando con el club blanco para cerrar la operación. El Chicharito tenía un acuerdo prácticamente cerrado con la Juventus, pero la llamada del Real Madrid frenó un negocio que estaba a punto de cerrarse. El acuerdo llegó entre las tres partes y el atacante abandona el Manchester United para jugar cedido en el Bernabéu durante la actual temporada.

Con la Liga cogiendo ritmo y la Champions a la vuelta de la esquina, hay algo que no termina de cuadrar en los planes de Carlo Ancelotti. El entrenador italiano ha repasado sus líneas para afrontar el curso que acaba de arrancar y ha señalado una flaqueza: la delantera. El Real Madrid puede presumir de la ‘BBC’ formada por Bale, Benzema y Cristiano… el problema es que su lista de delanteros se acaba ahí. Cabe recordar que Jesé sigue inmerso en la recuperación de su delicada operación de rodilla y aunque se le espera para el mes de noviembre, no se forzarán los plazos. Con semejante escenario, Ancelotti sabe que será tarea complicada hacer frente a todas las competiciones en las que el Real Madrid se desenvuelve: Liga, Champions, Copa del Rey y Mundial de Clubes.

En la hoja de ruta la palabra delantero está subrayada y acompañada de unas cuantas premisas. La más importante apunta a no romper el orden del vestuario. Con esto claro, el Real Madrid ha ido tanteando a varios jugadores. Después de apartarse de la puja por Álvaro Negredo, el club blanco fijó sus miras en otro jugador del Premier: Chicharito Hernández. Las negociaciones con el Manchester United fueron fluidas y el jugador dio el visto bueno a la operación enseguida. El mexicano lleva todo el verano buscando equipo ya que formaba parte de la lista de jugadores de los que Van Gaal planeaba desprenderse. A pesar de sus goles, Chicharito nunca ha gozado del estatus de titular indiscutible: mantuvo cierta regularidad con Ferguson, pero con Moyes el banquillo se convirtió en su lugar habitual.

El mexicano no ha sido el único jugador cuyo fichaje ha estado sobre la mesa del Real Madrid. Tanto Luis Suárez como Radamel Falcao se ofrecieron al club blanco a través de sus agentes. La posibilidad de incorporar al uruguayo no se terminó de concretar por las dudas que había sobre su convivencia dentro del grupo… antes de todo lo sucedido en el Mundial de Brasil. Respecto al colombiano, el cuerpo técnico del Real Madrid no quiere otra estrella más. Saben que su llegada supondría un problema añadido. Cristiano, Bale y Benzema conviven a la perfección y una de las dudas que existe es qué pasaría con el colombiano en el equipo. A pesar de los numerosos ofrecimientos de Mendes, se impuso la idea de no fichar a Falcao.

Por su parte, Carlo Ancelotti no ha escondido que su favorito para reforzar la delantera es Mattia Destro, pero por la zona noble del Bernabéu han preferido no arriesgar. El joven delantero de la Roma veía con buenos ojos hacer de Madrid su nuevo lugar de residencia, la misma respuesta que dio sobre Londres cuando el Chelsea sondeó a su entorno la posibilidad de incorporarle a la disciplina ‘blue’. La Roma no oculta que vende porque necesita dinero y aceptaría negociar por 25 millones de euros, pero el problema es que Florentino Pérez ha optado por no aventurarse. Chicharito ganó la 'batalla del nueve'...