Radamel Falcao sigue intentando por tierra, mar y aire convertirse en nuevo jugador del Real Madrid. El colombiano no cesa en el empeño de lograr lo que era su sueño incluso cuando vestía de rojiblanco. El jueves, el agente del colombiano, Jorge Mendes, forzó un nuevo acercamiento con Florentino Pérez con el fin de conseguir algo a lo que se resiste de momento y que no es otra cosa que reforzar a la actual plantilla con el ex del Atlético de Madrid. Este sábado, el agente presenció el partido del Mónaco en el palco del estadio... junto a Falcao ya que el colombiano se cayó de la convocatoria, una ausencia para la que el equipo del Principado no ha dado razones. 

El club blanco incorporará un atacante, con casi total seguridad, antes de que se cierre el mercado de fichajes. El Confidencial desveló que Álvaro Negredo se encuentra bien posicionado. No entra en los planes de Manuel Pellegrini y se expone a quedarse sin ficha en la Champions League esta temporada si no abandona el Manchester City. Es una opcion que maneja el Real Madrid y ya ha habido movimientos. 

Carlo Ancelotti y los dirigentes del club blanco saben que la plantilla del club blanco no está cerrada. La puerta sigue abierta y la posición de 'nueve' es una de las que deberían ser reforzadas. Con Benzema como única referencia, el italiano quiere una alternativa para el banquillo para que dé descanso al francés cuando sea necesario. No quiere otra estrella más como Radamel Falcao. Sabe que su llegada supondría un problema añadido. Cristiano, Bale y Benzema conviven a la perfección y una de las dudas que existe es qué pasaría con el colombiano en el equipo. Si nada cambia, la idea del presidente blanco es la de no fichar a Falcao.

El último movimiento realizado por la dupla formada por Falcao y Mendes ha sido la de negociar una cesión a la baja. El delantero está dispuesto a renunciar a la mitad de la ficha con tal de que su llegada no rompa la escala salarial madridista. El ex del Atlético tiene la promesa de Dimytry Rybolovlev de facilitar su salida... al Real Madrid. Lo hablaron cuando fichó hace un año y ahora el colombiano se lo ha recordado, poniendo sobre la mesa la posibilidad de la cesión.

En el camino queda la escena de la famosa servilleta (a imagen y semejanza de lo hecho en el fichaje de Zidane) en una entrega de premios de AS, así como diferentes encuentros en actos sociales y futbolísticos. La insistencia de Mendes (ya ha participado en la llegada de James y en el adiós de Di María este verano) no parece tener fin. Desde mensajes recomendando ver los partidos del colombiano a todo tipo de propuestas. El jueves, en Mónaco, el agente portugués y Florentino Pérez conversaron en el hall del hotel donde se encontraban. Al-Khelaifi, dueño del PSG, también participó en la distendida charla. No se escondieron. Incluso el propio Jorge Mendes levantó el teléfono y habló con Carlo Ancelotti para tratar de convencerle.

El jugador no ha ocultado su devoción por el blanco. Lo reconoció antes de fichar por el Atlético y lo ha hecho en cuanto se alejó del Vicente Calderón. En los últimos meses no ha dejado de granjearse la amistad del madridismo. Incluso se ha atrevido con mensajes directos e indirectos a través de su representante, el cual ha utilizado a los medios de comunicación para airear todos los movimientos que realizaba alrededor de la figura del presidente del club blanco.

Falcao ha frenado en seco el interés de equipos como la Juventus, el Arsenal, el Milan o el Manchester City que, en las últimas horas, parece ganar enteros como posible destino ante la poco posible llamada del Real Madrid. Esta presión se la está haciendo llegar a Florentino Pérez que, incluso, ve cómo alguno de sus más cercanos colaboradores aprietan para que dé el paso y acepte alguna de las innumerables formas de encarar el fichaje del colombiano, ya sea un traspaso o una cesión.

El delantero estuvo en el punto de mira del presidente madridista dos años atrás, pero la ruptura de relaciones con Miguel Ángel Gil por el 'caso Agüero' terminó con cualquier oportunidad de abordar una negociación. Un año después, Falcao se convirtió en jugador del Mónaco a cambio de 14 millones de euros por temporada. Pese a ello, el colombiano mantuvo su casa de Madrid y en cuanto podía se dejaba caer por la capital de España.

Ahora la duda que tienen los dirigentes del Real Madrid es el estado en el que ha podido quedar la rodilla operada el pasado mes de enero por una rotura de ligamentos cruzados y de la que se recuperó en Madrid. No llegó a tiempo para el Mundial, pero ya ha regresado a la competición sin despejar las incógnitas. Si la hoja de ruta no cambia, Falcao no fichará por el Real Madrid. Al menos, esta es la idea que tiene el máximo dirigente del club blanco a tres días del cierre del mercado. Hasta el lunes a las doce de la noche todo es posible.