Tras la tormenta, llega la calma. El domingo pasado, Sami Khedira se proclamó campeón del mundo con Alemania. No pudo disputar la final por una lesión, pero fue una de las claves que llevaron a los germanos hasta Maracaná. Después de celebrar por todo lo alto la cuarta estrella que ya luce sobre su escudo, el jugador del Real Madrid disfruta de sus vacaciones antes de retomar la actividad. Y es aquí donde surge el interrogante: ¿dónde tendrá lugar la vuelta al trabajo? Khedira está en el mercado y la razón principal para que le hayan colgado el cartel de “en venta” es que rechazó la oferta de renovación presentada por el club blanco en octubre. Nueve meses después ha decidido entonar el ‘mea culpa’ y tiene la intención de emitir un comunicado en el que asegura que quiere quedarse en Madrid, ciudad que Toni Kroos ha pisado este jueves para cerrar su fichaje.

Desde que aterrizó en la capital, Khedira se ha ganado la confianza de sus entrenadores. Primero fue Mourinho el que le convirtió en una de las piezas claves de su esquema. Con la salida del portugués y la llegada de Ancelotti, las cosas no cambiaron. Es más, el actual técnico del Real Madrid dio su visto bueno para que la entidad renovase el contrato del alemán que acaba el próximo 30 de octubre. Lo que no se esperaban es que Khedira rechazase la propuesta que el club puso sobre su mesa hace nueve meses. Este movimiento ha provocado que ahora la situación haya dado un giro de 180 grados en la zona noble del Santiago Bernabéu: el ‘seis’ blanco está en la lista de transferibles.

A pesar de haberse ganado el descanso del que ya disfruta, el jugador no se ha quedado de brazos cruzados. Su objetivo pasa por enmendar el error cometido el pasado mes de octubre. Tanto es así que Khedira tiene la intención de emitir un comunicado para informar de que no tiene acuerdo alguno con ningún equipo y que su deseo es seguir defendiendo el escudo del Real Madrid. El alemán se arrepiente de no haber estampado su firma en la renovación que le ofrecieron tiempo atrás y ha decidido entonar el ‘mea culpa’ con la esperanza de que no sea demasiado tarde. Así se lo ha hecho saber el agente del alemán al club madridista.

Lo cierto es que en el Real Madrid son conscientes del papel que ha jugado Khedira dentro del equipo; también saben todo lo que puede aportar al proyecto que Ancelotti tiene preparado para la temporada que viene. El campeón del mundo lleva cuatro temporadas vistiendo de blanco y en todas ellas ha ocupado el rol de titular hasta que se lesionó la rodilla. La temporada pasada, se rompió los ligamentos durante un encuentro amistoso que disputaron Italia y Alemania. El centrocampista tuvo que pasar por el quirófano y a pesar de los pronósticos más negativos, durante los seis meses que pasó en la enfermería el equipo no se resintió.

El nivel exhibido por el Real Madrid ha llevado a los dirigentes blancos a pensar que Khedira no es una pieza imprescindible en el equipo. Por ello, no han tardado en ponerle en el mercado para evitar que dentro de tres meses se vaya con la carta de libertad y sin dejar ni un euro en las arcas blancas. Todo apunta a que el precio de salida rondará los 20 millones de euros, lejos de los 40 que el Manchester United puso sobre la mesa el verano pasado. Sólo queda por saber si el arrepentimiento de Khedira llega a tiempo o ya es demasiado tarde. Mientras tanto, en el Real Madrid han recibido con los brazos abiertos a Toni Kroos. El alemán ha aterrizado este jueves en Madrid para cerrar su fichaje y el club baraja la opción de presentarle a lo largo del día.