El Real Madrid continúa explorando el mercado de centrocampistas. La búsqueda de dos jugadores que den otro aire al centro del campo, está centrando el trabajo de los dirigentes del club blanco. El objetivo es dar un giro a ese centro del campo, con un cambio notable en el panorama. Y es que la segura renovación de Khedira ha pasado a estar en suspenso. De un acuerdo inminente en el mes de febrero, se ha pasado a cuestionarse todo lo hablado y dar un nuevo margen en unas conversaciones que han quedado paradas por las dudas madridistas. El tema es estrictamente futbolístico y en estos momentos el futuro del alemán no parece que vaya a tener una continuidad en el tiempo en el Real Madrid.

Khedira tiene mercado y el club blanco no tendría mucho problema en encontrar acomodo al centrocampista. El último equipo en preguntar por la situación del alemán ha sido el Manchester United, equipo que el verano pasado puso 35 millones de euros para lograr su fichaje. El Real Madrid rechazó la propuesta, pero ahora el panorama es otro bien diferente. Nada que ver. Los informes deportivos apuntan a un cambio en el centro del campo, quieren inyectar calidad, precisión y velocidad, algo que con Khedira con referencia no encuentra el Real Madrid. El alemán aporta orden y fuerza, pero en ocasiones sin control.

Con los nombres de Vidal, Pogba y Ramires descartados por el momento, y el de Verrati con el inconveniente del PSG y el dinero de por medio en su contra, la búsqueda sigue. Uno por su vida disipada lejos de los terrenos de juego (chileno), otro por su carácter un tanto complicado (francés) y el tercero por la negativa del Chelsea a negociar (brasileño), llevan al club blanco a buscar nuevos objetivos en el Mundial. El panorama ha cambiado y lo que antes se daba por seguro, ahora se tiene en duda, lo que abre aún más el espectro a analizar.

La opción de Toni Kroos sigue estando presente. La aparición del Chelsea complica su posible llegada. El Real Madrid tiene difícil luchar de igual a igual cuando equipos como el inglés, Manchester City o PSG compiten por algún jugador en concreto. Esa es la realidad actual de los equipos que no tienen detrás un dueño que pone dinero sin que UEFA parece que vaya a poner remedio por ahora. La aplicación del 'fair play financiero' parece que se queda en un amago sin más y competir contra esos clubes es muy complicado. Pese a ello, la entidad madridista no renuncia al mediocentro alemán. Sigue a la espera de noticias y, sobre todo, saber la actitud del Bayern ante la falta de acuerdo para renovar el contrato del mediocentro.

En el Mundial hay tres jugadores sobre los que se está prestando especial atención. El primero es el portugués William Carvalho (22 años). El jugador del Sporting ha sido ofrecido al Real Madrid. Jorge Mendes lo ha puesto sobre la mesa. Es joven, bueno y con margen de progreso, pero quieren ver la respuesta del centrocampista. No es titular en la selección de Paulo Bento y el ofrecimiento se tiene en el capítulo de los posibles. Los primeros informes hablan de cierta lentitud en sus movimientos, pero quieren ver su respuesta en la alta competición, circunstancia que se desconoce.

Los otros dos jugadores de los que se está pendiente en Brasil son Draxler y Kovacic, pero ninguno de los dos ha sido titular en el estreno mundialista. Son dos jugadores que gustan, pero son más ofensivos de lo que realmente necesita el Real Madrid. Son centrocampistas que actúan más de segundo delantero que de medio centro. Los dos tienen 20 años y son apuestas de futuro, circunstancia que no sería obstáculo para su fichaje blanco. Los dirigentes del club madridista quieren talento y no miran la fecha de nacimiento.