Álvaro Morata es uno de los ojitos derechos del Santiago Bernabéu aunque Ancelotti no termine de ver al canterano en el once titular. Desde que la Liga arrancó, el joven jugador ha visto cómo Benzema y Jesé le han adelantado: el francés ha gozado de una oportunidad tras otra y el canario se ha destapado, a base de goles y chipa, como el recambio perfecto cuando no el titular idóneo para acompañar a Cristiano en la delantera madridista. El banquillo se ha convertido en el hábitat natural de un Morata por el que han preguntado tanto la Fiorentina como el Inter de Milán. El Real Madrid sigue asegurando que no saldrá del club y el jugador quiere más minutos… vestido de blanco.

Han sido los últimos, pero no los primeros. Varios equipos de la Premier, algunos españoles como Villarreal y Getafe y otros procedentes de la Serie A se han interesado por la situación del canterano para pujar por su fichaje o su cesión. En aquel momento y tras las últimas consultas, la respuesta del Real Madrid sigue siendo la misma que en su día dio José Ángel Sánchez: “No saldrá en el mercado de invierno”. Y, mientras tanto, el jugador demanda más minutos, pero siempre defendiendo el escudo del Real Madrid. Tanto como si sigue vestido de blanco como si cambia de aires, la decisión llegará a finales del presente mes.

Los números dicen que Álvaro Morata sólo ha sido titular en tres de los quince partidos que ha disputado en la presente temporada: uno en Liga y dos en Copa del Rey. Con un total de 418 minutos jugados (202 en el campeonato doméstico, 189 en el torno del KO y 27 en Champions), el canterano ha visto puerta en dos ocasiones: frente a Almería y Levante. Al mismo tiempo que Carlo Ancelotti le sigue negando minutos, Morata se ha ganado el favor de la afición madridista. El delantero tiene buen calado en el feudo blanco, tanto es así que estos días ha puesto en marcha una campaña para premiar a todos aquellos que también le siguen en Twitter: sortea un par de botas suyas entre el más de millón y medio de ‘followers’ que tiene en la conocida red social.

Su nombre ha sonado en el Paseo de la Castellana. La afición lo tiene claro; se identifican con un canterano que representa los valores del Real Madrid dentro y fuera del campo: entrega al cien por cien, da igual que se trate de un partido de Liga, un amistoso o un entrenamiento en Valdebebas. El problema es que Ancelotti no ve tan claro como la grada que Morata tenga un hueco en el once del Real Madrid. Sólo queda por saber si para el protagonista pesarán más el amor a los colores del club o su futuro.