Gareth Bale ha sido el culebrón que ha marcado el mercado de fichajes veraniego. El tira y afloja que han mantenido Real Madrid y Tottenham acabó con final feliz para la entidad madridista cuando, el domingo pasado, hizo oficial la llegada del galés a cambio de 91’2 millones. El fichaje de Bale se ha cerrado pero la historia sigue dando coletazos. A pesar de no ser el jugador más caro, un honor reservado todavía a Cristiano Ronaldo, su traspaso es el segundo más elevado en la historia del club de Concha Espina... y del fútbol mundial. Los millones desembolsados han levantado ciertas suspicacias: este martes, Derk Jan Eppink, miembro del Parlamento Europeo, aseguraba en su cuenta de Twitter que Bankia habría financiado la operación con 101 millones de euros. Según la versión del club madrileño, nada más lejos de la realidad.

La crisis ha mermado las grandes operaciones que daban vida al mercado de fichajes. La tendencia ha empezado a cambiar este mismo verano con el aterrizaje de Neymar y Bale, llegadas que han venido a consecuencia de abonar grandes sumas de dinero. Fue entonces cuando aparecieron las declaraciones del parlamentario europeo Derk Jan Eppink que aseguraba que Bankia había sido la encargada de financiar la llegada de Bale con un préstamo de 101 millones. El político recordaba en Twitter que esta entidad ha sido salvada de la quiebra con dinero de la Unión Europea, por lo que se quejaba de una transacción que según su versión había sido consumada gracias al dinero del contribuyente europeo. Derk Jan Eppink confesaba que archivaría la pregunta para llevarla a la Comisión.

Este diario se puso en contacto con fuentes del club cercanas a la operación, las cuales aseguraron que el pago del fichaje del galés se ha estructurado en cuatro plazos y abonará el dinero correspondiente a cada uno de ellos sin solicitar créditos a las entidades bancarias. Según esta explicación, la entidad madridista no necesita ayuda financiera para resolver la contratación de 91’2 millones de euros, para la que ha tenido que presentar una serie de avales que, en estos casos, suelen ser los derechos de televisión del club. Sea como sea y a pesar de los rumores que corren por la red, parece que la salud económica del Real Madrid le permite afrontar su fichaje estrella de la temporada sin descuadrar sus cuentas ni utilizar su línea de crédito.