objetivo del Tianjin Quanjian de cannavaro

El Gobierno de China interviene y echa tierra al fichaje de Diego Costa

El Tianjin Quanjian emitió un comunicado en el que se desmarca de la operación. Detrás del asunto, el empeño del Gobierno en que los clubes controlen sus gastos para no generar una burbuja

Foto: Diego Costa celebra el título liguero ganado con el Chelsea. (Reuters)
Diego Costa celebra el título liguero ganado con el Chelsea. (Reuters)

Desde hace varios meses se habla sin parar del asunto. Muchas informaciones apuntaban con claridad a un acuerdo cerrado con el interesado, también con el club que posee sus derechos. Pero este martes la situación dio un giro inesperado cuando el Tianjin Quanjian emitió un comunicado desmintiendo que haya negociado con el Chelsea y Diego Costa. No es cierto como bien es sabido, pero se ha visto obligado el club a desmarcarse porque el Gobierno de China lleva un tiempo mostrando una honda preocupación por el tremendo gasto, exagerado muchas veces, que hacen los clubes en la contratación de jugadores y entrenadores.

Desde hace tiempo se teme que el fútbol en China se convierta en una burbuja que estalle en un país en plena expansión. El Gobierno maneja la federación de fútbol, también tiene mano en todos los clubes. Por un tiempo aceptó que los acaudalados empresarios que dirigen los clubes gastaran millones y millones de euros en contratar futbolistas y entrenadores, muchas veces haciendo auténticas locuras. Llegados a este punto, el Partido Comunista está decidido a cortar por lo sano con tanto despilfarro, apuntando el tiro hacia el Tianjin Quanjian, que estaba listo para pagar al Chelsea 90 millones y a Diego Costa casi 40 limpios por año, según diferentes informaciones aparecidas últimamente.

El 'Diario del Pueblo', órgano del Partido Comunista, informó hace tiempo que los clubes deberían mantener en todo momento un firme y adecuado equilibrio financiero. Este martes, el Tianjin Quanjian, equipo que entrena Fabio Cannavaro, hizo público un comunicado que pone de manifiesto que la presión de las autoridades parece haber hecho efecto. Niega el club haber "tenido contactos o negociaciones", lo que es falso, con Diego Costa y/o con sus representantes. Y expone, en la misma línea oficial, que "el fútbol chino no debe utilizar solo el dinero como atractivo", y sí "plantear precios adecuados". Hay que "promover el talento del fútbol base", enfatiza.

Un soñado Mundial

La clave es esa, las nuevas y futuras generaciones. La obsesión del Gobierno, también de la federación, es invertir de verdad y con cabeza en los futbolistas chinos. El presidente del Gobierno, Xi Jinping, es un enamorado del deporte rey y desde hace años apuesta firmente por su crecimiento en todos los rincones del país. La meta final es que China organice un Mundial, con el año 2034 como momento que podría ser el adecuado para ello. Y para que en aquella época la selección esté lista para competir con todas las grandes potencias, es necesario seguir desarrollando planes de formación. Mejor que fichar estrellas.

El Gobierno está seriamente alarmado por los movimientos que realizan muchos propietarios, también por todo el dinero que se mueve sin control en muchas operaciones. El brutal despilfarro, en muchas ocasiones, "es un peligro para todos los equipos del mundo", denunció en su momento Antonio Conte, entrenador del Chelsea. Xi Jinping empieza a considerar nocivo tanto exceso e insta, ahora con más fuerza, a que los clubes inviertan en el producto local, pensando en el lejano momento que China organice un Mundial de fútbol. Muchas escuelas ya están en marcha, pero quiere llenar el país de centros de entrenamientos y con profesores perfectamente cualificados.

Jackson Martínez ha fracasado en su aventura en el Guangzhou Evergrande. (Reuters)
Jackson Martínez ha fracasado en su aventura en el Guangzhou Evergrande. (Reuters)

Jackson Martínez

El Tianjin Quanjian está en el punto de mira de la federación, también de instancias más altas, desde hace tiempo. Tras ascender a la Superliga, se lanzó con fuerza al mercado, fichando a Pato (Villarreal) y Witsel (Zenit de San Petesburgo), pero nunca fue suficiente para Shu Yuhui, el propietario, que no ha tenido problemas en decir en un pasado reciente que haría ofertas por Benzema, Aubameyang o Falcao. Ahora, parece, el Gobierno le ha frenado en seco con Diego Costa. Al menos, ha enviado al millonario un claro mensaje para que apueste por la mesura.

[Lea más noticias sobre fútbol]

Entre el próximo 19 de junio y el 14 de julio, el mercado abrirá de nuevo sus puertas con vistas a la segunda y decisiva fase de la temporada. La competición se puso en marcha en marzo y acabará en noviembre. Durante está próxima ventana que se abrirá en breve, todo hace pensar que habrá más movimientos en cuanto a ventas que a compras desorbitadas. Será revelador lo que suceda ahora, si vuelven a concretarse negocios inflados o el mensaje del Gobierno impone su ley. Unos cuantos jugadores abandonarán China, empezando por un Jackson Martínez que ha fracasado en su periplo en el Guangzhou Evergrande, el mejor club del país.

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios