el argentino, invicto desde que llegó al América

La Volpe, absuelto de un presunto delito por acoso sexual, amenaza de Zidane

El polémico técnico suma 15 duelos al mando de las Águilas y los ha metido en la final de la LigaMX. Fue absuelto de un presunto delito por acoso sexual estando ya en Japón

Foto: El técnico del América, Ricardo Lavolpe, da instrucciones a William. (EFE)
El técnico del América, Ricardo Lavolpe, da instrucciones a William. (EFE)

La polémica le acompaña allá donde va y rara vez deja indiferente cuando abre la boca. Apodado ‘bigotón’ por un prominente mostacho que le acompaña desde sus tiempos de guardameta, Ricardo La Volpe, el técnico argentino del América mexicano, lleva cuatro décadas ganándose la admiración y el odio a partes iguales en la patria de los mariachis, a donde llegaría a fines de los 70 para defender el marco de Atlante con la vitola de campeón del mundo en aquella Albiceleste de Menotti, su mayor logro profesional hasta la fecha. Un título, sin embargo, del que no participó sobre el césped, dada su condición de suplente del ‘Pato’ Fillol y de Héctor Baley.

Buena parte de su fama, que le ha llevado a dirigir durante los últimos 30 años entidades de prestigio como Atlante (con ellos logró su único título como técnico), Chivas, Atlas, Toluca, Boca, Vélez, Monterrey, Banfield o las selecciones de México y Costa Rica, se la debe a Hugo Sánchez, con el que ha protagonizado sonados enfrentamientos, casi siempre fuera de las canchas, desde que el veterano preparador criollo aterrizó en el norte de América. El origen de dicha enemistad, posiblemente la más larga y agria que existe en el planeta fútbol, arrancó después de que el ‘Manito’ le marcara tres tantos, el último de chilena, durante un Pumas-Atlante en 1979. “Ni en 100 años me volverá a anotar un gol así. Y si lo hace, me retiro”, espetó La Volpe al finalizar el duelo. El futuro ariete de Atlético y Real Madrid sellaría meses más tarde ese improvisado ‘derbi de egos’ repitiendo al milímetro el escenario del choque de ida. Tras el encuentro, Hugo pidió públicamente a La Volpe que cumpliera su palabra y colgara las botas.

No lo hizo el porteño y estalló una guerra sin cuartel entre ambos personajes cuyo punto álgido se produjo en 1995. Ese año, La Volpe y Sánchez coincidieron en Atlante, el argentino como técnico y el azteca como jugador. Semejante cóctel prohibido estalló durante la gira austriaca del equipo cuando, tras una fuerte discusión, el ‘Bigotón’ agarró de la camiseta a Hugo y le zarandeó. La escaramuza, aunque breve, bastó para que el cinco veces Pichichi de LaLiga solicitara la baja y optara por quedarse en tierras alpinas para defender los colores del Linz. Todo con tal de no ver ni en pintura a La Volpe.

El último episodio de su larga lista de desencuentros y escándalos le acompañó hasta tierras niponas, aunque por pocas horas, las que precisó un juez para desechar una orden de detención que la Fiscalía del estado de Jalisco había solicitado contra el técnico del América por delitos contra la dignidad de las personas, atentados al pudor y acoso sexual en base a la demanda presentada hace un par de años por la podóloga del Chivas de Guadalajara, Belén Coronado. Al parecer, La Volpe se presentó ante la empleada del club en toalla y sin ropa, motivo por el cual el presidente del ‘rebaño sagrado’, Jorge Vergara, lo cesó de manera fulminante apenas 28 días después de su contratación y de haber dirigido al equipo únicamente en cuatro encuentros.

Una vez la causa fue sobreseída por falta de pruebas, el técnico criollo arremetió contra el dueño de las Chivas vía Twitter, acusándole de estar detrás de la repentina reactivación de la demanda contra su persona como venganza por haberles eliminado recientemente en los playoffs por el título del torneo Apertura. “Me parece mucha casualidad que todo esto haya vuelto a salir justo después de que dejamos fuera a Chivas. Ahora todo está terminado. Era una cuestión de más de dos años y medio y siempre dije que había que confiar en la justicia”, señaló.

JJ 05 - JUJUY CORDOBA (ARGENTINA) 08/07/2011 - El entrenador de selección de fútbol de Costa Rica Ricardo La Volpe gesticula durante un entrenamiento, hoy viernes 8 de julio en la ciudad de San Salvador de Jujuy, al norte de Argentina. Jujuy derrotó ayer a Bolivia y se prepara para jugar el último partido frente a Argentina por la primera fase, de la Copa América 2011. EFE/José Rodríguez
JJ 05 - JUJUY CORDOBA (ARGENTINA) 08/07/2011 - El entrenador de selección de fútbol de Costa Rica Ricardo La Volpe gesticula durante un entrenamiento, hoy viernes 8 de julio en la ciudad de San Salvador de Jujuy, al norte de Argentina. Jujuy derrotó ayer a Bolivia y se prepara para jugar el último partido frente a Argentina por la primera fase, de la Copa América 2011. EFE/José Rodríguez

15 partidos sin perder

Sin pelos en la lengua y en permanente estado de conflicto con los medios, La Volpe es también un entrenador atrevido, que gusta del buen trato del cuero por parte de sus equipos y siempre dispuesto a morir con tal de hacer prevalecer sus preceptos futbolísticos, empezando por la fijación que tiene en hacer jugar a sus discípulos con una línea de cinco defensas. En América, al que dirige desde septiembre cuando sustituyó a Nacho Ambriz (ex ayudante del Vasco Aguirre en Osasuna y Atlético), sorprendió utilizando el 4-4-2 en sus tres primeros choques, para volver de inmediato a sus orígenes con un 5-3-2 que sólo ha vuelto a alterar en momentos puntuales, motivado por las lesiones.

A imagen y semejanza de lo sucedido en el Real Madrid con Zidane, resulta innegable la positiva influencia que La Volpe ha tenido en la evolución deportiva del América desde que abriera su segundo ciclo al frente del club considerado más grande y el que cuenta con mayor número de seguidores en el país norteamericano. En materia de resultados, supera incluso al técnico francés de su rival en el Mundial de clubes puesto que el argentino no sabe lo que es la derrota después de dirigir a las populares ’águilas’ en 15 encuentros, habiendo sido capaz de guiarlas hasta la gran final de la Liga MX, que deberán disputar frente a los Tigres a su regreso de Japón (los días 22 y 25 de diciembre). Su único lunar, de hecho, fue caer en la Copa ante las Chivas de Guadalajara, pero no durante el tiempo reglamentario, sino en la tanda de penaltis.

Su once tipo

Su once tipo lo integran el meta Moisés Muñoz; los centrales Goltz, Aguilar y Alvarado, con Velázquez y Samudio en los laterales. El argentino Rubens Sambueza, una de sus figuras, es el eje y motor del medio campo americanista, flanqueado por el ecuatoriano Ibarra a la derecha y el volante mixto brasileño Willian Da Silva en el lado izquierdo. El único con plaza fija en vanguardia es Silvio ‘el chino’ Romero, autor de los dos tantos que noquearon al Jeonbuk coreano en cuartos de final. El otro puesto frente al campeón de Europa se lo disputarán el colombiano Darwin Quintero y el internacional azteca Oribe Peralta. Otrora estrella indiscutible de las ‘águilas’, el hombre que dio a México la medalla de oro en los Juegos de Londres ha perdido su condición de titular desde la llegada de La Volpe, que gusta más de atacantes móviles y menos posicionales.

Sambueza e Ibarra, ausentes el domingo ante los asiáticos por problemas musculares, estarán listos para medirse al once madridista. Quien también podría acabar integrando el equipo de salida azulcrema es el ecuatoriano Michael Arroyo. El poderoso volante diestro de Guayaquil se ha ganado a pulso su condición de ‘jugador número 12’, siendo su concurso fundamental en varios de los últimos compromisos americanistas. Sin ir más lejos, su ingreso al césped en la segunda mitad ante el Jeonbuk resultó decisiva para que el rey de la Concachampions remontara el tanto inicial de los coreanos: suya fue la asistencia a Romero en el 1-1 y también participó en la elaboración del gol del triunfo.

Pase lo que pase este jueves en Yokohama, La Volpe se marchará de Japón con la tranquilidad de tener asegurado su sitio en el banquillo del América, al menos, hasta mediados del año próximo. Todo gracias a su hábil maniobra ante la Prensa nada más plantar bandera en Osaka. “¿Si voy a seguir? Firmé algo, pero en el futbol no hay nada seguro, ni cuando firmas tres o cuatro años. En Europa tal vez, pero en México si pierdes tres partidos, esos años firmados quedan fuera”, aseguró. Su inesperada respuesta obligó al presidente del club, Ricardo Peláez, ha oficializar una hora después la continuidad del argentino y su cuerpo técnico “para que no anden las especulaciones de si se va o no se va”.

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios