Raúl González tiene decidido poner punto final a su carrera como futbolista el próximo 30 de junio. El que fuera capitán del Real Madrid y de la selección española cree que ha llegado el momento de decir adiós, pero parece que el mundo del fútbol se resiste a ver al siete blanco lejos de los terrenos de juego. El último equipo en intentar su fichaje ha sido el mítico Cosmos de Nueva York.

Directivos del equipo norteamericano han viajado esta misma semana hasta Dubái para presentar una oferta. Pretenden que el delantero milite a partir del próximo verano en el que fuera equipo de Pelé y al que hasta hace unas semanas pertenecía Marcos Senna.

El Cosmos milita en la segunda competición norteamericana de fútbol. Espera poder dar el paso hasta la MLS, pero hasta el momento no ha logrado hacerse con una de las franquicias. Milita en una liga menor y el atractivo para Raúl sería despedirse jugando al fútbol en la ciudad de los rascacielos y cobrando una importante cantidad de dinero que podría rondar los cinco millones de dólares.

La idea del todavía jugador es retirarse al término de la presente temporada. En los últimos partidos, el siete se ha convertido en el hombre punta, en la referencia ofensiva del Al-Sadd, circunstancia que le lleva a disfrutar menos del juego. Los dirigentes del Cosmos esperan hacerle cambiar de idea, pero su idea es firme y parece que se despedirá del fútbol pese a los intentos del equipo del Nueva York y del propio Al-Sadd.

La idea de Raúl es la de seguir un año más en Dubái trabajando en la escuela Aspire, tal y como viene haciendo en la actualidad. Su objetivo es intentar obtener el título de entrenador en el curso elite de la Federación. Si se desplaza a Nueva York, esa opción quedaría descartada.

Florentino Pérez también está a la espera de lo que pueda suceder. Durante la visita del club blanco a Dubái del pasado mes de enero, en la que Raúl hizo de anfitrión, el presidente blanco reiteró al delantero la posibilidad de que regresara a la entidad madridista, circunstancia que sigue en pie. Pese a todo, la primera idea de Raúl y de su familia es la de estar un año más en Dubái y después, regresar a España. A día de hoy no hay muchas ganas de iniciar una nueva aventura, en este caso en Estados Unidos.