apuesta por una gran revolución en la plantilla

El duro trance de Guardiola: sacar la escoba y barrer el vestuario del Manchester City

Fuera de la Champions League y casi sin opciones de ganar la Premier League, Pep Guardiola pretende hacer una gran revolución en la plantilla con vistas a la temporada que viene

Foto: Pep Guardiola pretende hacer una gran revolución en la plantilla del Manchester City. (Reuters)
Pep Guardiola pretende hacer una gran revolución en la plantilla del Manchester City. (Reuters)

No está siendo una temporada sencilla para Pep Guardiola. Su Manchester City comenzó con viento de cola la temporada, pero fue cediendo terreno en la Premier League y apenas ya cuenta con opciones de ganar el torneo doméstico. El trompazo sufrido en la Champions League, eliminado por el Mónaco, ha embarrado más su vida diaria, con sus críticos alzando la voz con más fuerza ahora. Le queda la FA Cup por delante para que el primer año en Inglaterra endulce su existencia. En cualquier caso, pase lo que pase, tiene claro que acometer una profunda regeneración en su plantilla es vital para que la temporada que viene su equipo aspire de principio a fin a ganar los grandes trofeos.

[Más noticias de fútbol]

Sea como sea el final de temporada, con título o sin título, se avecina revolución en la plantilla del Manchester City, con varios futbolistas cerca de la puerta de salida y otro puñado listo para entrar. Pep Guardiola quiere nuevos elementos, en todas las líneas, para oxigenar por completo una plantilla que se ha desvelado insuficiente, si de jerarquía hablamos, para luchar por los títulos nacionales, más todavía por la Champions League. Txiki Begiristain, el director deportivo del club, tiene faena por delante, pues el técnico ya le ha dejado claro que son muchos los movimientos que deben producirse para propulsar al equipo. El golpe sufrido ante el Mónaco ha sido potente, un año más el City ha fracasado en Europa.

Guardiola empezó la renovación del City el pasado verano, pero la misma no ha dado el resultado esperado. Ahora que ya conoce perfectamente el terreno que pisa, cómo son sus jugadores, deberá empezar a tomar decisiones, algunas drásticas, como hizo en 2008 cuando cogió el timón del Barcelona. En este caso la complicación es mayor, pues aquel equipo ya había triunfado en España y Europa, estaba cuajado. Sentenció a Ronaldinho, Deco y Eto'o —el jugador camerunés aguantó un año más de azulgrana—, pero la base ya estaba consolidada perfectamente. En el equipo azul celeste no sucede eso, con el último título de Premier sumado en 2014, en clara línea descendente.

En la imagen, Pep Guardiola y el Kun Agüero. (Reuters)
En la imagen, Pep Guardiola y el Kun Agüero. (Reuters)

El destino del Kun

El malestar se ha asentado en varios jugadores, nada contentos de su rol, tampoco con los métodos de Guadiola. Algunos casos están ya decididos, jugadores que de ninguna manera continuarán en el equipo más allá del próximo mes de junio. Otros, mientras tanto, esperan información, aunque sabiendo que pueden formar parte de la mutación que se avecina. "Si los dirigentes quieren, estaré encantado de intentar llevar al Manchester City al próximo nivel el año que viene", manifestó el técnico este pasado domingo, tras ceder en casa un empate ante el Liverpool. Para subir ese peldaño, el estratega considera que son muchos los cambios que deben producirse en la plantilla.

Ídolo absoluto en el Etihad Stadium, contiene la respiración la afición con el Kun Agüero. No ha sido sencilla la convivencia esta temporada entre entrenador y estrella, ahora controlada desde que Gabriel Jesús cayó lesionado. Guardiola le dio galones al brasileño en cuanto le tuvo a sus órdenes, mientras el argentino se sentaba en la banda con los suplentes, algo que nunca vivió. La lesión del recién llegado suavizó el ambiente, pero la polémica sigue abierta. Con muchos pretendientes de diferentes lugares, Pep puede activar la bomba en cualquier momento. Los medios británicos dan por hecho que el divorcio tendrá lugar en junio y el ex del Atlético de Madrid pondrá fin a una etapa de 6 años. Mientras, el jefe lanza flores a su jugador siempre que puede, aunque la realidad es la que es.

Claudio Bravo cedió la titularidad en favor de Willy Caballero. (Reuters)
Claudio Bravo cedió la titularidad en favor de Willy Caballero. (Reuters)

Claudio Bravo

La contratación de Claudio Bravo, una apuesta personal de Guardiola, no ha resultado ser tan exitosa como se esperaba a priori. Desde hace semanas calienta banquillo de manera permanente. Empezó el ejercicio con la titularidad bien agarrada, pero los errores se fueron sucediendo y el entrenador llegó a la conclusión de que la situación, con prensa y afición señalando al chileno, no podía alargarse más. Willy Caballero, ex del Málaga, defiende ahora la portería del equipo de los 'citizens', un panorama que no va a cambiar por ahora. De sobra es sabido que el ex del Barça no acepta la suplencia de buen grado, mientras Pep empieza a tener claro que no fue acertada su contratación. Así las cosas, no es descartable el fichaje de un guardameta.

El funcionamiento diario ha cambiado de manera radical desde la llegada de Pep Guardiola al banquillo del primero equipo. Se ha bunkerizado de manera más notoria; las estancias que antes pisaban muchos, ahora sólo las recorren unos pocos elegidos. Impuso diferentes normas para cambiar algunos hábitos hasta el momento intocables, empezando de manera fundamental por la alimentación de los futbolistas. Una cuestión siempre de capital importancia para el meticuloso estratega. Aunque el Manchester City camina al son que marca el director, éste quiere tener a sus órdenes una orquesta diferente en un futuro próximo. Considera que algunos 'desafinan', que se impone ya una catarsis para dar un nuevo impulso al equipo.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios