las confesiones de vicente del bosque (I)

"A Zidane le desprecian como hicieron conmigo, pero influye mucho en la plantilla"

El exjugador y exentrenador del Real Madrid, jubilado tras dejar el cargo de seleccionador, aún tiene que aguantar que le digan que no es madridista, algo que le duele y sabe de dónde viene

Foto: Vicente del Bosque, con una imagen del Real Madrid campeón de Europa detrás. (EFE)
Vicente del Bosque, con una imagen del Real Madrid campeón de Europa detrás. (EFE)

En una de las paredes de la cafetería donde nos hemos citado, cercana a la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid, hay una placa dorada con la inscripción: 'El rincón de Vicente del Bosque y Toni Grande'. Al entrar, Del Bosque (Salamanca, 1950) recibe afectuosos saludos y nos invitan a acomodamos en un amplio y, en ese momento, vacío salón, con el fin de poder conversar tranquilos y evitar así los autógrafos y los selfies que no paran de pedirle. La fama, el prestigio y, sobre todo, el cariño de la gente aún acompañan a este hombre cordial y campechano, que hace un breve repaso para El Confidencial de los 36 años que estuvo vinculado al Real Madrid y los ocho que ejerció como seleccionador español.

El salmantino jugó once temporadas en el equipo blanco, en las que logró cinco títulos de Liga y cuatro de la Copa de España. Tras su retirada como futbolista, más de dos décadas las dedicó a las categorías inferiores del Madrid. Era el director la cantera, a la que inculcó una serie de valores, educación, respeto, hincar los codos en los estudios y, en el aspecto deportivo, lo que suponía defender la camiseta del Madrid. Una memorable trayectoria que engarzó con las tres campañas que dirigió al primer equipo, que culminó con dos títulos de Liga, dos de la Copa de Europa y una Intercontinental. El broche a su larga trayectoria lo puso durante ocho años al frente de la Selección, con la que se proclamó campeón del mundo y de Europa. Sentados frente por frente, expresándose con una amable serenidad, Vicente del Bosque no esquiva ninguna pregunta.

Pregunta. ¿Cómo lleva la vida de jubilado?

Respuesta. Si le digo la verdad, con la misma rutina que antes. La única variedad, el único cambio, es que hasta hace muy poco tiempo siempre estaba pensando en el próximo partido, si jugábamos el miércoles o el domingo, la lista que íbamos a preparar de convocados… Cuando era un chaval tampoco paraba de pesar en el fútbol. Recuerdo que vine al Madrid con 17 años y era lógico que soñara con ser un profesional de este deporte, pero ni por asomo pensé que iba a vivir del fútbol.

P. Su mujer y sus hijos se habrán alegrado de verle más en casa...

R. Tampoco ha sido tanta la diferencia en relación a estar más cerca de mi familia, salvo en las fases finales de la Eurocopa o del Mundial. Cuando entrenaba a equipos estaba más cerca de ellos. ¿Que si ha sido mi hijo Álvaro el que más se ha alegrado de mi despedida del fútbol? Los tres hijos que tenemos son iguales para sus padres. Lo que sucede es que mi mujer es algo más severa con Álvaro porque es diabético. A veces tienes que ser un sargento, en el buen sentido de la palabra lo de sargento, para que sea muy disciplinado con la enfermedad que padece.

Mi etapa de entrenador se acabó. Me ofrecieron 15 millones de euros por entrenar en China y no les dejé ni acabar la propuesta

P. Aunque le ofrezcan una millonada, ¿nunca más volverá a entrenar?

R. Mi etapa de entrenador se acabó. Cuando dejé de dirigir al Madrid comenté que nunca entrenaría ni al Atlético ni al Barcelona. Son los dos únicos equipos de los que jamás me haría responsable de sus plantillas, pero no por rechazo a estos clubes, sino al contrario: porque después de 36 años en el Real Madrid no se vería bien que entrenara al Barcelona. Quizás no me habrían llamado en la vida, pero lo que dije al salir del Madrid era una declaración de intenciones. Yo era y soy un hombre del Real Madrid.

P. ¿Es cierto que un club chino le ofreció recientemente 15 millones de euros por temporada?

R. Sí, sí, es verdad, pero a la persona que me llamó no le dejé terminar de hacerme la proposición, aunque le agradecí que se acordaran de mí. Yo nunca me he movido por dinero. La etapa deportiva más feliz de mi vida fue cuando era entrenador y director de las categorías inferiores del Madrid, junto a Luis Molowny y otras personas fabulosas. En aquella época, aunque solo ganábamos lo justo para vivir, resultó enriquecedora en todos los sentidos.

Vicente del Bosque, junto a un grupo de niños en Salamanca, donde recibió el homenaje de sus paisanos tras el Mundial de Sudáfrica 2010. (EFE)
Vicente del Bosque, junto a un grupo de niños en Salamanca, donde recibió el homenaje de sus paisanos tras el Mundial de Sudáfrica 2010. (EFE)

P. ¿Qué conclusiones saca cuando reflexiona sobre su larga vida de entrenador?

R. Cuando me retiré como futbolista, mi objetivo era ser un técnico formativo. Nunca había pensado dedicarme a esta tarea como profesional y, por supuesto, llegar a ser el entrenador del Madrid y de la Selección. Son estas situaciones que te depara la vida. En 1999, cuando Lorenzo Sanz y Juan Onieva me ofrecieron hacerme cargo del primer equipo, les dije que asumiría esa responsabilidad siempre y cuando tuvieran confianza en mí.

Es cierto que en su casa Florentino me ofreció ser el Ferguson del Madrid, pero la verdad es que nunca me lo llegué a creer

P. Y ahí llegó su gran salto, que ya no tuvo retorno.

R. Yo creo que he sido el entrenador del mundo que en tan corto espacio de tiempo pasó de estar al frente de las categorías inferiores a coger las riendas del conjunto profesional del Madrid. Aquella temporada, 1999-2000, la terminamos ganando la Octava Copa de Europa. Luego, tras dos años más en el Madrid, estuve nueve meses en Turquía y, a partir de 2008, como seleccionador nacional. En ese tiempo, y lo digo sin vanidad, logré junto a mis ayudantes dos Copas de Europa a nivel de club y un Mundial y una Eurocopa con España. Algo absolutamente impensable, aunque he de reconocer que tenía a mi lado a muy buena gente. Me refiero a Toni Grande, Paco Jiménez y Javier Miñano. Los cuatro siempre hemos estado juntos en la pelea, sin olvidarnos de los grandes jugadores con los que contábamos.

P. ¿Es verdad que en una reunión en casa de Florentino le dijo que usted sería el Ferguson del Real Madrid?

R. Sí, es cierto, pero nunca me lo llegué a creer. Aquella es una etapa totalmente cerrada y no quiero entrar en más detalles... Sí le diré que el otro día me desplacé a La Albuera, un pueblo de Badajoz, donde me hicieron entrega de un premio. Durante el acto se me acercó un concejal del ayuntamiento de esta localidad y, con cierto énfasis, me dijo: “¡Usted no es madridista!”. No tardé ni un segundo en responderle y le dije lo que pienso: “Hombre, yo no puedo tener afecto a Florentino Pérez ni ser su amigo, pero nunca iré en contra del Madrid”.

Hombre, yo no puedo tener afecto a Florentino Pérez ni ser su amigo, pero nunca iré en contra del Real Madrid

P. Pues sí que le molestó el comentario...

R. Como comprenderá no iba a entrar en detalles con este concejal y, entre otras cosas, decirle que el Real Madrid me educó para la vida y el fútbol. Una educación que tengo que agradecer a personas como Luis Molowny, Miguel Malbo, José Luis Ajenjo, Alberto García y Jesús García Palacios, que eran empleados de la Sección de Fútbol y deberían figurar en la historia del club por su encomiable labor al frente de la cantera y en otros menesteres de la entidad. Eran unos trabajadores sencillos y, al mismo tiempo, fantásticos.

P: ¿Descarta volver al Real Madrid?

R. Claro que lo descarto. Ni yo estoy preparado para la vuelta, ni el club me necesita para nada. Yo ya estoy jubilado o retirado del fútbol, como prefiera entenderlo. He estado 36 años vinculado al club en diversos cargos. Por ello, que venga un tío de La Albuera a decirme que no soy madridista me toca las pelotas.

Nunca entraré en ninguna batalla electoral del Real Madrid. Serán los socios los que decidan la persona que quieren como presidente

P. El próximo año hay elecciones a la presidencia del Madrid. ¿Iría en alguna candidatura si se lo ofrecen?

R. En absoluto. Yo nunca entraré en ninguna batalla electoral.

P. ¿Está de acuerdo con los que comentan que Florentino ganará de calle estas elecciones si se presenta?

R. Eso se sabrá cuando se celebren las elecciones. Serán los socios los que decidan si sigue el presidente que está o eligen a otro. Ya le dije que estoy retirado del fútbol, aunque sigo pensando en este deporte y en hacer cosas. ¿Que si voy al Bernabéu o al Calderón a ver algún partido? No voy a ninguno de estos dos estadios porque me agobia mucho tanta gente y prefiero verlos en casa frente al televisor.

P. En 2011 Florentino decidió que usted, Rafa Nadal y Plácido Domingo fueran socios de honor del Real Madrid. ¿Por qué no aceptó usted esta distinción?

R. No me hubiera sentido cómodo en ese acto. Y no lo digo por los otros dos galardonados, claro está. Pero, insisto, hubiera estado incómodo.

He estado 36 años vinculado al Madrid y por ello que venga un tío de La Albuera a decirme que no soy madridista me toca las pelotas

P. ¿Se parece en algo aquel Real Madrid el que usted estuvo durante 36 años al actual?

R. No lo sé ni puedo hacer juicios de valor porque no estoy dentro. Yo creo que seguirán aquellos valores que engrandecieron la historia del club. Hay cosas que son atemporales, indiscutibles, y que no pueden compararse con aquella época y la de ahora. Me imagino que habrá cosas que no han cambiado: el respeto a los padres de los jugadores de la cantera, la humanidad que siempre ha existido en el Madrid, la cordialidad… Aunque, como digo, estas cuestiones suelen ser intemporales. Sin lugar a dudas, el club ha cambiado y se ha modernizado. Es decir, que no se ha quedado parado en el siglo anterior.

P. Hablemos de Santiago Bernabéu, ¿era tan severo y disciplinado como algunos de sus contemporáneos comentan?

R. Don Santiago era una persona extraordinaria para el club en toda su organización. Era un hombre con una gran humanidad. Nos quería mucho a todos, a los técnicos, jugadores, empleados, y defendía a capa y espada a los socios. Nos preguntaba de dónde veníamos, por el trabajo de nuestros padres y en la situación económica en la que se encontraban. Hace unos días estuve en Alicante y recordé cómo iba a visitarnos al hotel Palas, que ahora está derruido.

P. Cuente, cuente...

R. Llegaba al hotel con su puro Farias medio apagado y no paraba de darnos ánimos y preguntarnos si éramos felices en el Madrid. ¡Qué gran persona y presidente fue don Santiago! Yo le conocí en 1968, cuando me fichó el Madrid, y tuve la suerte de convivir con él durante diez años. En 1978, la víspera de comenzar el Mundial 78 en Argentina, falleció. Se fue uno de los mejores presidentes que ha tenido el fútbol y, si me apura, uno de los mejores dirigentes a nivel mundial.

¿La flor de Zidane? Por mucho que le desprecien, como también hicieron conmigo, ha demostrado que influye mucho en la plantilla

P. ¿Qué piensa cuando se dice que Zidane tiene una flor, como la tuvieron Miguel Muñoz y usted?

R. Bueno, bueno… Ya sabemos que los hay que desprecian el trabajo de las personas basándose en que tienen mucha suerte. Algún valor tendrá Zidane en toda esta racha de partidos y en los tres títulos internacionales que ha conseguido. Zizou tiene un grupo de jugadores detrás de él que le siguen como a un líder. Por mucho que le desprecien, como también hicieron conmigo con desprecios de este tipo, es un hombre que ha demostrado que influye mucho en la plantilla.

Del Bosque, con Miguel Muñoz.
Del Bosque, con Miguel Muñoz.

P. Según da a entender, se ve reflejado en algunas de las críticas que recibe Zidane.

R. En este país, desde fuera, todos somos muy listos. Sobre este tema se me viene a la memoria lo que un día escribió Lázaro Carreter, autor del libro 'El dardo en la palabra', en uno de sus artículos semanales que publicaba en el 'ABC'. En una ocasión hice unas declaraciones en las que dije: “Iker Casillas ha sido el culpable de la victoria del equipo”. Lárazo Carreter creo que me tachó de inculto y escribió: “Iker Casillas será el artífice de la victoria del equipo, pero nunca el culpable”. Pues bien: en estos momentos, Zidane es uno de los artífices de los éxitos del Madrid.

P. ¿Cree que Zidane será entrenador del Madrid varias temporadas?

R. No lo sé, pero todo dependerá de los resultados y de la confianza que haya depositado el presidente en él. Soy de los que pienso sobre la persona que ejerce el cargo de entrenador que los primeros que tienen que estar a su lado son los jugadores y en segundo lugar los que mandan en el club.

Que Zidane siga años en el banquillo dependerá de los resultados y de la confianza que el presidente haya depositado en él

P. ¿Qué tripleta de ataque le gusta más: la llamada 'BBC' del Madrid o la 'MSN' del Barcelona?

R. A los aficionados del Barcelona les gustarán más Messi, Neymar y Luis Suárez y a los del Madrid Ronaldo, Bale y Benzema. Que jueguen estos grandes futbolistas en nuestra Liga es estupendo para el fútbol español. Pero yo me pregunto: ¿quién tiene razón para decir que éste o aquél es mejor que el otro? ¿Y quién soy para decir que los tres delanteros del Madrid son mejores que los del Barcelona o viceversa?

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC