la madurez tardía del talentoso canario

La historia de Roque Mesa, la joya que quiere Monchi y a punto estuvo de dejar el fútbol

En la búsqueda de nuevas joyas, Monchi ha encontrado una en Las Palmas. Se llama Roque Mesa. La vida de este talentoso jugador no fue fácil; hasta se planteó colgar las botas

Foto: Roque Mesa, entre Kroos y Modric, es uno de los grandes objetivos del Sevilla para reforzar su plantilla (EFE)
Roque Mesa, entre Kroos y Modric, es uno de los grandes objetivos del Sevilla para reforzar su plantilla (EFE)

El Sevilla, pentacampeón de la Europa League, ha tenido un brusco inicio de verano. Se marchó Unai Emery y Monchi, el dueño de la caja de los tesoros del club nervionense, tuvo sombras en el corazón. Rehecho, el llamado León de San Fernando se encerró en su alambique y trajo un buen sustituto para el banquillo, Jorge Sampaoli. En la búsqueda de nuevas joyas para su plantel, ha encontrado una en Las Palmas. Se llama Roque Mesa. La historia de este talentoso jugador no fue fácil y hasta sufrió un amago de colgar las botas.

Roque Mesa (nacido en Telde y con 27 años recién cumplidos) no es un jugador hecho en la prolífica cantera de la Unión Deportiva, pues con 14 años un intermediario se lo llevó al Levante. En tierras valencianas estuvo tres temporadas, jugó en Segunda B y a la cuarta pasó al filial del Tenerife, que a los pocos meses le dio la carta de libertad. Antes de cumplir los veinte, Roque se encontraba de brazos cruzados y sin equipo: “Fue duro”, dice, “ver que la pretemporada empieza y todo el mundo comienza a entrenar y tú estás sin equipo. Yo pensé que el fútbol se había acabado para mí, incluso le dije a mis padres que me pondría a estudiar, que seguiría mi vida por otro lado, pero mi padre se negó en redondo. Me dijo que siguiera trabajando, que al final conseguiría mis frutos. Y le hice caso”.

Cercano el inicio de la competición, el chaval fichó por el Huracán del grupo canario de 3ª división y volvió a sentirse futbolista, y su estrella comenzó a lucir con esplendor, tanto que, por fin, un 'scouter' de la Unión Deportiva anotó con lápiz rojo su nombre y el primer equipo de la isla grancanaria se hizo con sus servicios. Roque fue a parar al filial, Las Palmas Atlético, e incluso llegó a debutar en Segunda División, pero a la temporada siguiente le vino un nuevo palo: cesión a otro equipo de la península, al Atlético Baleares.

Roque Mesa ya ha alcanzado un acuerdo con el Sevilla, ahora espera que los clubes también lo hagan (EFE)
Roque Mesa ya ha alcanzado un acuerdo con el Sevilla, ahora espera que los clubes también lo hagan (EFE)

Vitolo en la memoria

Con tanto vaivén, el corazón y el talento lograron la forja adecuada y Paco Herrera, entrenador de Las Palmas en 2014, lo ascendió al primer equipo y su decisión fue bendita, ya que Roque logró consolidarse y se erigió en uno de los artífices del dramático ascenso de finales de junio de 2015. El jugador, con modestia, así lo reconoce: “Tuve la suerte de participar en el ascenso de la Unión Deportiva y la verdad es que me siento un privilegiado”.

Ya en la máxima categoría, Roque Mesa se erigió en uno de los jugadores más valiosos del conjunto amarillo. Es el jugador que más balones roba de Primera, y en esa faceta recuperadora se adelanta a gente como Rakitic o Casemiro. El talento del jugador de Telde, muy apreciado en las Islas, también ha servido para que equipos como el Sevilla hayan posado su vista en Roque. El Sevilla de Monchi, que hace cuatro años ya pescó en Gran Canaria una pieza de primer nivel (Vitolo), vuelve al caladero grancanario y allí lo esperan.

Roque Mesa, que amplió contrato nada más ascender la Unión Deportiva a la división de los grandes, tiene una cláusula de rescisión de 30 millones de euros. A través de su presidente, Miguel Ángel Ramírez, con fama de duro negociador, el club ya le ha hecho saber al Sevilla que por menos de 10 millones de euros se olvide de su jugador. Ni un euro menos.

Jorge Sampaoli espera poder tener pronto a sus órdenes a Roque Mesa (EFE)
Jorge Sampaoli espera poder tener pronto a sus órdenes a Roque Mesa (EFE)

Cumplir un sueño

Roque Mesa, cuyo representante, Luis Alonso, ya ha llegado a un acuerdo con el Sevilla (un contrato hasta 2020 y el triple de ganancias con los nervionenses), reconoce llevar vividos unos días muy tensos y ha pedido a la Unión Deportiva que lo dejen marchar: “Pido al presidente que entienda que el sueño de cualquier futbolista es poder competir en un club de Champions”, aseguró a 'La Provincia' el centrocampista, al mismo tiempo que desmebtía categóricamente que quiera hacerlo por una mera cuestión económica. “No es por dinero, es por cumplir el sueño desde que empecé en este mundo del fútbol. Cualquiera hubiese firmado esta situación hace un año. Si cualquier aficionado fuese mi hermano o mi padre, entendería por lo que estoy pasando. Es el futuro de una familia humilde lo que está en juego”.

El asunto se encuentra ahora un tanto trabado. Sampaoli lo quiere y la situación de Roque puede tornarse de un color más rosado. El ojo de Monchi se muestra infalible, aunque la cartera sevillista ande forrada en acero.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios