EL ARGENTINO DEFINE AL TÉCNICO DEL CHELSEA

Jorge Valdano y José Mourinho, una relación de odio sin una pizca de amor

Nunca fueron amigos. Compartieron empresa y jefe, pero nunca ideas o maneras de entender el fútbol. Uno y otro están en las antípodas. Y así será siempre
Foto: Mourinho y Valdano durante la presentación del portugués como técnico del Real Madrid.
Mourinho y Valdano durante la presentación del portugués como técnico del Real Madrid.

Nunca fueron amigos. Compartieron empresa y jefe, pero nunca ideas o maneras de entender el fútbol. Uno y otro están en las antípodas. Lo estaban antes de coincidir en el Real Madrid, lo estuvieron durante y lo siguen estando después de tres años de separar sus vidas. Hablamos de Jorge Valdano y José Mourinho, defensores de un fútbol y una vida que nada tienen que ver y que de nuevo ha quedado patente en el libro Los once poderes del líder, escrito por el que fuera director general del Real Madrid y que tiene en el actual entrenador del Chelsea más de un apartado. "Nunca he escuchado, en público o privado, una frase suya sobre el fútbol digna de ser recordada", afirma el argentino.

Ahora lo recuerda, pero ya lo dejó claro en su época de columnista en Marca. Hasta en seis de sus artículos habló sobre el portugués. "De traductor humillado a temible estratega, ha logrado cultivar una imagen de hombre en la que convive un guapo, un ganador y un provocador" (2006). "Me cae bien la pose de provocador de Mourinho, pero eso no significa que crea en su inocencia" (2006). "Si perdemos el excesivo intervencionismo de los entrenadores, eliminaremos toda idea de felicidad" (sobre el Chelsea en 2008). "Mourinho es un carisma andante que no sabe muy bien lo que representa" (2008).

Dos años después juntaron sus caminos en el Real Madrid y pese a que Valdano insistió haberlo solucionado todo con anterioridad, la verdad es que el diálogo nunca fue fluido. La relación se rompió al poco de iniciar la etapa en común como madridistas. Confesaron haber hablado, incluso de manera agresiva con el fin de que la convivencia no perjudicara al equipo blanco. Poco duró la sintonía. Durante el año que coincidieron en la capital, el técnico dio repetidas muestras de no estar para nada de acuerdo con la manera de proceder del que fuera jugador blanco.

Mourinho no soportaba los análisis que Valdano hacía después de los partidos. Menos todavía cuando se atrevía a cuestionar alguna de sus decisiones. "Valdano no es el portavoz de Mourinho", afirmó Eladio Paramés, encargado de prensa. El portugués no se sentía cómodo teniendo a Valdano cerca y consiguió llevar la relación a un punto sin retorno. Sobraba uno y Florentino Pérez se decantó por el modelo Mou por encima de la diplomacia de Valdano.

Los conflictos se repetían con los fichajes, con las peticiones de Mourinho, con la manera de gestionar al grupo, con las formas del portugués, con la decisión de operar a Higuaín (algún iluminado dijo que se recuperaría sin quirófano, afirmó el portugués), con la negativa a fichar a Hugo Almeida, con la llegada de Adebayor. El técnico exigió ser la única voz autorizada del club, y lo terminó logrando.

El pulso terminó con Valdano fuera en la primavera de 2011 y asumiendo Mourinho el cargo de director deportivo, renovando a Carvalho en una rueda de prensa para sorpresa de todo el mundo. Valdano se marchó del Real Madrid y ahora de nuevo recuerda lo que para él representa la figura del entrenador del Chelsea. Y por lo que refleja el libro Los once poderes del líder las diferencias entre uno y otro siguen latentes y no parecen tener fin.

"Nunca he escuchado, en público o privado, una frase suya sobre el fútbol digna de ser recordada", ha dicho sobre Mourinho. "Con él no he podido entenderme porque está en las antípodas de mi sensibilidad. Inteligencia y ego son enemigos. Y cuando chocan, gana el ego". Sigue con sus descripciones respecto al portugués. "Si Guardiola es Mozart, Mourinho es Salieri".

Para el final se guarda una descripción que va más allá de sus gustos futbolísticos. "Mourinho es un personaje hecho a medida de estos tiempos ruidosos y vacíos". Lo cierto es que uno y otro compartieron reuniones durante un año, incluso alguna comparecencia pública, pero el diálogo nunca existió, tal y como queda comprobado cada vez que el Mou se acuerda de Valdano o al revés. De manera paralela Mourinho habló ayer y lo hizo sobre Guardiola. "Cuando uno disfruta de lo que hace no pierde el pelo, y Guardiola se está quedando calvo. No disfruta con el fútbol". Tal cual.  

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
52 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Rajoy se someterá al debate de investidura el 30 de agosto
Iglesias: "Si Rajoy fracasa, Sánchez y yo estamos de acuerdo en dialogar para formar un Gobierno progresista"
SECUESTRO. Tráiler final en español HD. En cines 19 de agosto

ºC

ºC