LIM APORTARÁ MENOS DE LO PROMETIDO INICIALMENTE

Bankia concede al Valencia tres años sin pagar el crédito para meterse en Champions

La venta del Valencia a Peter Lim incluye una refinanciación por parte de Bankia de los 230 millones de la deuda del club con tres años de carencia

Foto: Amadeo Salvo seguirá como presidente del Valencia. (EFE)
Amadeo Salvo seguirá como presidente del Valencia. (EFE)

Las condiciones de la venta del Valencia al holding Meriton de Peter Lim incluyen una refinanciación por parte de Bankia de los 230 millones de la deuda del club a un plazo de hasta 15 años, con tres de carencia en los que no pagará capital. El objetivo de este balón de oxígeno es dar tiempo al nuevo proyecto deportivo para clasificarse para la Champions League, con lo que podrá conseguir los ingresos necesarios para empezar a devolver esta deuda, de los que carece ahora por su crítica situación financiera. La entidad ha conseguido mayores garantías para la deuda de la Fundación Valencia CF, pero a cambio Lim ha rebajado notablemente sus promesas iniciales. Por ejemplo, no tiene penalización por no terminar el estadio.

La operación es muy compleja, ya que ha habido que hacer encaje de bolillos para satisfacer los intereses de todas las partes implicadas. Así, la oferta inicial de Lim contemplaba una quita de 106 millones, casi la mitad de la deuda del club, que el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri consideró inaceptable para sus accionistas, incluyendo el Estado. En su lugar, ofreció al inversor de Singapur una amplia gama de fórmulas para refinanciar la deuda de forma que pudiera evitar la pérdida de una quita. 

Finalmente, la solución ha consistido en refinanciar los 230 millones que suman los diferentes créditos concedidos al Valencia por la antigua Bancaja para la construcción del nuevo estadio, que llevan dos años impagados. Esta deuda se divide en tres tramos: los primeros 61 millones deben devolverse en 10 años, otros 19 millones se pagarán en 13 años y los 150 finales vencerán en 15. Este préstamo tendrá un interés de Euribor más 3 puntos porcentuales. Pero, a corto plazo, lo más importante para el club es que no tendrá que empezar a devolverlo hasta dentro de tres años (sólo pagará intereses en ese período).

Aurelio Martínez, presidente de la Fundación VCF (EFE)
Aurelio Martínez, presidente de la Fundación VCF (EFE)

Según fuentes cercanas a la operación, Bankia espera que, a lo largo de ese período, el equipo valencianista logre clasificarse para la Champions y generar así los ingresos necesarios para empezar a devolver la deuda. En la actualidad, el club no sólo no puede pagar el crédito, sino que necesita un préstamo de liquidez de su nuevo dueño para poder seguir funcionando. Desde Bankia se considera que, sin el dinero de la máxima competición continental, es imposible que salga de esta situación.

La refinanciación evita la desaparición del club

Aparte de la refinanciación de la deuda del club, la entidad y el magnate asiático han negociado otra solución para la deuda de la Fundación Valencia CF, el principal accionista, también con Bankia. Este crédito, de 88 millones, ha sido el principal obstáculo para cerrar la venta del club, puesto que las acciones que compra Lim eran la garantía de este préstamo. Finalmente, Lim lo asumirá, pagará 16 millones en efectivo ahora y otros 72 en un plazo de cuatro años. El problema ha estado en las garantías exigidas para la refinanciación, ya que, además de las acciones del club (cuyo valor es cercano a cero), la entidad exigía activos del propio Lim por 200 millones. Finalmente, ha bajado sus pretensiones a 140 para poder firmar el acuerdo. El nuevo propietario también pagará en cash 6 millones que adeuda a la Generalitat Valenciana.

Con este acuerdo, "Bankia cambia la deuda de una fundación insolvente por otra de un magnate que, además, aporta nuevas garantías. En cuanto a la deuda con el club, para el banco es preferible refinanciar aunque sea a 15 años que quedarse con el Valencia y con Mestalla", según una de las fuentes consultadas. Otra añade que "para el club también es una buena solución, porque la única alternativa para el Valencia era la quiebra y la desaparición del club, dada su situación de insolvencia".

André Gomes (der.), uno de los jugadores que han llegado al club (EFE)
André Gomes (der.), uno de los jugadores que han llegado al club (EFE)

Lim aportará mucho menos al Valencia

Ahora bien, esta solución también implica que Lim, al no obtener la quita que pedía, rebajará las aportaciones prometidas al club en mayo. De esta forma, ya no va a prestarle 200 millones, sino sólo 100; y además, le cobrará intereses (Euribor más dos puntos), cuando inicialmente había planteado que fuera a tipo cero. Igualmente, en un principio había planteado una inyección de fondos para fichajes, pero al final lo que ha hecho es aportar jugadores de su propiedad, como André Gomes y Rodrigo

Sin embargo, el cambio más relevante se refiere a la terminación del Nuevo Mestalla. En mayo, la oferta de Meriton preveía finalizar el estadio bajo las premisas del arquitecto Mark Fenwick y que tuviera la calificación de cinco estrellas. Estas dos promesas han desaparecido y sólo se mantiene el compromiso de tener disponible el campo para el centenario en 2019. No obstante, se trata de un compromiso voluntario, puesto que no se contempla ninguna penalización en caso de incumplimiento, por lo que el club –que seguirá presidido por Amadeo Salvo gracias a la venta a Lim– no tendrá más remedio que confiar en la buena voluntad del empresario asiático.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios