El Chelsea de José Mourinho ya empieza a dar forma al desembarco que tiene previsto hacer a orillas del Manzanares. Tras la primera reunión que Gil Marín y Jorge Mendes mantuvieron la semana pasada, la escena se ha repetido este miércoles, pero ya con la oferta formal por parte del club inglés para cerrar los fichajes de Diego Costa y Filipe Luis. El agente portugués, que también representa al lateral brasileño, trae consigo 50 millones de euros y el compromiso adquirido con ambos jugadores para intentar llegar a un acuerdo con los dirigentes rojiblancos. Tiago, éste gratis y sin nada a cambio, completa el trío de rojiblancos en Stamford Bridge.

De hecho, Diego Costa está a un paso de formalizar su traspaso al Chelsea. Después de rechazar la oferta de renovación del Atlético de Madrid, el jugador español ha pasado el reconocimiento médico con el Chelsea. El internacional ha superado las pruebas médicas con el conjunto 'blue', realizadas en la misma concentración de la selección española, en lo que sería el paso previo para cerrar su contratación con el combinado inglés, que pagará 38 millones de euros por el jugador. Esta misma operación fue la que realizó Jesús Navas la pasada temporada antes de firmar por el Manchester City.

Diego Costa y Filipe Luis ya tienen cerrado un pacto con el Chelsea. Tal y como adelantó El Confidencial, el acuerdo entre el delantero y el club se alcanzó dos meses atrás y en él se incluía la opción de la negociación con el Atlético o bien el del pago de la cláusula de rescisión. El brasileño pasará a cobrar ocho millones de euros, cantidad que multiplica por tres lo que ahora mismo recibe en el Atlético. 

En el caso de Filipe Luis el acuerdo se ha cerrado después de la final de la Champions. Su cláusula asciende a los 30 millones, pero su salida será negociada. Este es un encargo que Mendes ha recibido de Ron Guarlay, CEO del Chelsea que el pasado lunes habló telefónicamente con Gil Marín para llegar a un punto de encuentro con el Atlético. Tal y como sucede con Diego Costa, el lateral verá como su sueldo pasa de 2,5 a 5 millones de euros, cantidades lejos del alcance del Atlético. En su lugar ya se ha anunciado la llegada de Siqueira, lateral brasileño que llega procedente del Granada y que en su día fue pretendido por el Real Madrid.

Abramovich piensa que con esos 50 millones de euros las necesidades del equipo rojiblanco pueden quedar saciadas. Diego Costa negoció una renovación que no llegó y en la que la cláusula de rescisión quedaba cifrada en los 60 millones de euros. Gil Marín ha intentado convencerle con una nueva propuesta, pero el delantero ya estaba comprometido con el Chelsea cuando llegó la reacción rojiblanca. Miguel Ángel Gil sabe que por el momento no puede competir con ofertas de este calibre. La economía atlética no llega y la LFP y el CSD tampoco se lo permitirían. Pese a ello, sigue apelando al sentimiento rojiblanco de los jugadores, pero ante sueldos que multiplican por dos y tres los actuales emolumentos, poco puede decir.