Cristiano Ronaldo celebró con desmesura el cuarto gol del Real Madrid en la final de Lisboa. Pocos lo entendieron y los rojiblancos se indignaron cuando vieron las maneras y formas empleadas por el jugador portugués. Pues bien, el motivo poco tiene que ver con lo deportivo y sí con esa otra faceta que para muchos está matando al fútbol y que es el marketing. CR7 estaba siendo grabado por una cámara especial, de cine, ya que su actuación en el encuentro decisivo de la Champions va a formar parte de la película ‘Ronaldo, the movie’.

El delantero luso sabía dónde estaba colocada la cámara y allí acudió a celebrar el gol. Los planos seguro que resultarán espectaculares, pero la duda radica ahora en saber si para un jugador es lo mejor saber que en una final hay una cámara pendiente de tus movimientos para ser llevados a una película. Cristiano ha demostrado ser un enorme profesional, que se cuida para que su cuerpo esté perfectamente modelado, pero la exhibición de músculos del sábado sobraba y más si el objetivo no era mostrar una euforia desmedida y sí por un fin comercial como es el de la grabación de una película.

 

Cristiano Ronaldo celebró el gol buscando la cámara de la película que está grabando

 

 

Lo realizado tras el gol no gustó a los rojiblancos, tal y como dijimos ayer, pero ahora la incógnita es saber qué piensa la afición del Real Madrid. Es cierto que el club blanco ya ‘participó’ en otra película rodada en un partido en el que llegó a participar el actor principal de la cinta y que incluso estuvo conviviendo con el equipo durante una gira del verano. Los atléticos no entendieron esa euforia. Igual, ahora, todavía comparten menos que esos movimientos no hayan respondido a la muestra de una euforia deportiva y sí a algo más, algo que se escapa a lo que sucede en un terreno de juego.

Cristiano es un auténtico icono comercial en todo el mundo. Sus ingresos por publicidad se van hasta los 20 millones de euros por año. En breve, aparecerá una aplicación para dispositivos móviles en la que quedarán registrados sus entrenamientos, pero hasta ahora no se había atrevido con algo tan especial como es el cine. El portugués buscaba la Champions y esos 17 goles es la mejor demostración de la importancia de su fútbol en la conquista blanca, pero ese último minuto de la final juega en su contra. No estuvo a la altura deportiva que ha demostrado con la Copa de Europa que ha firmado en la presente campaña.