El extraño final de temporada que está viviendo el Real Madrid, puede precipitar muchas decisiones dentro del club blanco. Dejando al margen el futuro de Carlo Ancelotti, el nombre de algunos jugadores están en el disparadero y, por tanto, aparecen otros que hasta hace dos semanas estaban descartados. Una de las posiciones que más preocupan es la del nueve y en las últimas horas la opción de Luis Suárez es la que más fuerza está adquiriendo. Los 70 millones de euros que figuran como cantidad marcada en su contrato para salir ante una oferta blanca, están condicionando el futuro del uruguayo.

Es el momento de pensar en la final de la Champions, pero también en el futuro inmediato. De hecho, el presidente madridista mantuvo ayer una importante reunión en la que salieron varios nombres. El mercado ya se está empezando a mover y el Real Madrid no quiere quedarse atrás en las posibles operaciones. En dicho encuentro se hablaron de entradas y salidas de jugadores. Luis Suárez, Malonga e incluso Kondogbia, pero también de otros que tienen el cartel de transferibles dentro de la actual plantilla blanca.

 

El Real Madrid busca nueve y Luis Suárez cuesta 70 millones de euros

 

Benzema cada día está siendo más cuestionado, lo que provoca que los movimientos alrededor de la figura del nueve, se multipliquen. Los últimos han hecho referencia a Luis Suárez. El delantero del Liverpool renovó el pasado verano, pero marcó su precio de salida en una cifra cercana a los 70 millones de euros. Su operación está en fase de estudio y su llegada está en función de la salida de Benzema, al que otra vez los críticos vuelven a señalar por esa actitud que condena el fútbol que guardan sus botas.

El favorito, tal y como ha ido informando este periódico, no es otro que Sergio Agüero, pero la negativa de los dirigentes del Manchester City a su venta, dificultan sobre manera su posible venta. El pasado verano Mansour bin Zayed amenazó con dejar todo en caso de que el Kun se moviera en algún sentido. Quiere al argentino cerca y nada le ha hecho cambiar de opinión. Florentino Pérez lo sabe y no quiere entrar en ningún conflicto de intereses ni con el dueño del club, ni con Ferrán Soriano, CEO del campeón de la Premier.

Suárez ha afirmado que por el momento sólo piensa en seguir en el Liverpool, pero el delantero fue el que insistió en lo de marcar su precio de salida en caso de que aparecieran determinados equipos, entre ellos el Real Madrid. Esa es la baza que el club blanco pretende jugar en esa búsqueda de un nueve de referencia, que podría no ser la única incorporación en ataque.

 

 

La lesión de Jesé y el deseo de Morata de buscar minutos y, sobre todo, confianza por parte del entrenador, obligan al club blanco a buscar alternativas a estos dos jugadores. El canario tiene complicado regresar antes de que termine 2014, por lo que por el momento no se hacen cuenta con él. Griezmann y Rodrigo son dos de los nombres que se han manejado en los últimos días por la zona noble madridista. 

El jugador de la Real está representado por Iñaki Ibáñez, agente de Xabi Alonso y que mantiene excelente relaciones con los dirigentes de la entidad madridista. Ibáñez ya sabe del interés, pero de momento no tiene conocimiento de la situación. El posible regreso de Rodrigo siempre está ahí, pero el punta del Benfica parece que tiene unido su futuro a Peter Lim y su posible proyecto futbolístico. 

En la citada reunión que mantuvo ayer el presidente del Real Madrid, también se habló de Mangala y de Kondogbia. El central del Oporto, pretendido por el Atlético, ha vuelto a ser ofrecido. El que será mundialista con Francia junto a Varane gusta pero se considera que los 30 millones de su precio de salida es caro. Al menos en estos momentos. En cuanto al mediocentro del Mónaco se le considera como la opción barata a Pogba. No ha jugado mucho en el Principado y Deschamps no le ha convocado para el Mundial.