La prensa inglesa insiste una y otra vez en el interés del Real Madrid en el fichaje de Luis Suárez. Ayer se hablaba de una oferta de 110 millones de euros (la cláusula de rescisión está cifrada en 75 millones de euros), siendo de esta manera el jugador más caro del mundo a la espera de la cifra en la que se termine cerrando el fichaje de Neymar por el Barcelona. La verdad es que el delantero uruguayo ha sido ofrecido hasta en dos ocasiones a la entidad madridista, sin respuesta oficial del club blanco que espera el término de la temporada para mover ficha y para despejar la incógnita del que será delantero centro a partir del 30 de junio.

Lo que está claro es que los 30 goles en 30 partidos y el más que probable título de la Premier que va a conquistar el Liverpool, colocan a Luis Suárez como el objeto de deseo del resto de grandes del fútbol europeo. De hecho, a día de hoy,  es el Manchester United el equipo que parece más cerca de poder llegar a esos 100 millones que puede ser la cifra que podría significar su salida del Liverpool. 

Luis Suárez firmó un nuevo contrato con el equipo inglés en el pasado mes de diciembre, ampliando el vínculo hasta el 30 de junio de 2018, pasando a cobrar 10 millones de euros por temporada. Antes, durante el mercado de fichajes del pasado verano, Suárez se declaró en rebeldía, pidiendo su salida del club, pero la negativa de los dirigentes a ceder a las presiones, llevaron a una renovación de contrato y a un aumento de la cláusula, que pasó de 46 millones de euros a la 75 actuales.

 

Los ofrecimientos hechos por los agentes del jugador, Pera Guardiola, han sido bien recibidos por el Real Madrid. El rendimiento que está ofreciendo en la presente temporada ha desterrado la fama de polémico que le causó, con toda la justificación del mundo, el mordisco a Ivanovic y por lo que fue sancionado con diez partidos. 

Florentino Pérez es partidario de tener un solo nueve de referencias. No quiere repetir la experiencia de la pasada campaña en la que la convivencia deportiva entre Higuaín y Benzema llevó a los dos a alejarse de su mejor rendimiento. La primera incógnita a despejar habla de la continuidad o no del delantero francés, cuyo rendimiento ha ido en ascenso según piensan en la zona noble, pero sin un rendimiento top. Es del gusto del presidente, pero hay alguna alternativa que le puede hacer cambiar de opinión. El PSG quiere al punta en su intento de dar un toque más francés al equipo parisino.

El favorito del presidente madridista, llegado el caso de que el galo decida cambiar de equipo, es el Kun Agüero. El jugador del Manchester City es un viejo anhelo y que la negativa de Miguel Ángel Gil impidió ver de blanco en 2010. Mansour Bin Zayed Al-Nahyan tiene la palabra. Hasta el momento se ha negado a negociar la posible salida del argentino y ahora falta por saber su respuesta ante el siempre presente interés del Real Madrid.

 

Liverpool's manager rodgers congratulates suarez after scoring a hat trick against cardiff city during their english premier league soccer match at cardiff city stadiumLiverpool's manager rodgers congratulates suarez after scoring a hat trick against cardiff city during their english premier league soccer match at cardiff city stadium

 

La segunda opción para ocupar la plaza de nueve, siempre y cuando Benzema se vaya, sería para Luis Suárez. El uruguayo tiene precio de salida y su cifra es de 75 millones de euros, incluso por 70 podría salir, cantidad que es considerada asequible ante la posible venta de Benzema, jugador por el que el club blanco podría ingresar una cifra cercana a los 50 millones de euros. Hasta que no termine la temporada, poco más de un mes si se llega a la final de la Champions, no se realizará movimiento alguno. Se tiene en cuenta el ofrecimiento de Luis Suárez, pero el objetivo número uno es el Kun Agüero.

La otra incógnita a despejar por la entidad madridista habla respecto a las decisiones que adopten a partir de la complicada lesión que está sufriendo Jesé. Morata tenía el pasaporte en la mano, circunstancia que ahora puede cambiar. El canario va a tardar en recuperarse y la duda es saber si Morata podrá salir o si el Real Madrid acudirá al mercado a fichar a un segundo punta.