El Sudáfrica-España estuvo cerca de ser anulado, pero el que al final lo ha sido fue el que unos días antes disputó la Roja en Malabo ante Guinea Ecuatorial. Y lo ha sido porque el colegiado que dirigió aquel encuentro era guineano, y no se avisó con la antelación suficiente a la a FIFA de esta circunstancia. La FIFA ya lo ha hecho oficial, como se puede apreciar en su página web.

En partidos de carácter amistoso está permitido que el colegiado tenga la nacionalidad de la selección que ejerce de local. Pero en estos casos, la FIFA debe tener conocimiento en un plazo determinado. En este caso, la notificación oficial llegó a última hora y por ello el partido ha quedado anulado. En la página oficial de este organismo no aparece en el listado de los últimos partidos disputados por España.

Así, los últimos encuentros de la Roja que están reflejados son los disputados ante Bielorrusia y Georgia -clasificatorios para el Mundial de Brasil- y el siguiente es el de Sudáfrica. Ni rastro del disputado frente a Guinea en Malabo. Un viaje polémico en su día por ser un destino muy lejano y salpicado con cuestiones políticas, el partido disputado en este país ya no existe a nivel oficial, aunque tuviera carácter amistoso.

El partido disputado ante Sudáfrica fue arbitrado por el local William Koto. Éste permitió una séptima sustitución tras la lesión de Víctor Valdés, y el partido estuvo cerca de ser anulado. No fue así finalmente. En este caso, la nacionalidad del colegiado no fue un problema, ya que la FIFA conoció este dato con el necesario tiempo de antelación. El guineano Ela Esono repartió justicia en Malabo, pero la organización del encuentro no tuvo el tiempo necssario y estipulado para informar a la FIFA.

El gran problema de este partido es que se confirmó muy pocos días antes de que se disputara. La Federación Española estuvo negociando para jugar con Rusia en Qatar, primero, y luego mantuvo negociaciones con las federaciones de Angola y Gabón. Al no llegarse a un acuerdo económico, a última hora se apostó por Guinea. Un partido que no ha servido para nada… Las prisas, como ha quedado demostrado, no ofrecen buenos rendimientos.

El gran damnificado de esta situación es Marc Bartra. El central del Barcelona hizo su debut con la Roja en Malabo. Hasta la fecha era -y es, ya que no jugó el siguiente en Sudáfrica- su único partido con la selección española, pero después de la resolución de la FIFA, dicho partido ha quedado borrado de su palmarés. Simplemente, no ‘existe’. Una mala noticia para el canterano del Barcelona, que jugó de principio a fin aquel partido, completando una notable actuación.

Para jugadores como Sergio Ramos, Xabi Alonso, Iniesta o Busquets, entre otros, les supone restar en su palmarés una participación con la Roja. Todos ellos pueden alcanzar una cifra de internacionalidades complicada de superar en el futuro para muchos jugadores. Viven la etapa de oro de la selección española, que en las últimas citas ha llegado -y ganado- a todas las finales. Muchos partidos a disputar y un palmarés que engorda a buen ritmo. Todos ellos, ahora, tienen que restar un partido a sus respectivas hojas de servicio.