Es único e incomparable. Leo Messi no aguanta comparación alguna, o muy escasas, pero en todos los lugares del mundo aparece de vez en cuando un joven talento que de inmediato empieza a ser comparado con el crack del Barcelona. Esta vez es un crío de 8 años, también argentino, el que se ha ganado el honor de ser equiparado con su compatriota. El 'Messi de la nieve' es como ya se le ha bautizado en la fría Bariloche. Claudio Gabriel Ñancufil ya tiene las maletas preparadas para dar el salto a Europa, aunque por el momento su destino todavía se desconoce. Todo apunta a que será España el país en el que aterrice este nuevo fenómeno.

En Bariloche no se habla de otra cosa desde hace días, cuando trascendió que la familia de Ñancufil se había comprometido con la empresa española Sueños Comunicación. Esta se ha asegurado, según han informado medios de Bariloche, los derechos federativos de este pequeño genio del fútbol. Por el momento no se ha definido cuándo viajará el joven jugador a España, pues todo dependerá de su curso escolar. Lo previsto es que lo haga en enero o junio de 2014.

Los grandes clubes siempre están atentos a la aparición de cualquier jugador, sea cual sea su edad, y ya han trascendido los nombres de tres equipos españoles que estarían interesados en incorporar a Claudio. Barcelona, Real Madrid y Espanyol ya conocen de la existencia de este niño prodigio, aunque la familia del jugador y la empresa que se ha hecho con sus servicios todavía no han tomado una decisión. Posiblemente, antes de que acabe octubre ya se conozca el club ganador en esta puja.

 

Pequeño, hábil, goleador… y zurdo. Y ya luce el número 10. Así es el pequeño ‘Claudito’, protagonista en YouTube de varios vídeos en los que ya se puede vislumbrar que a su edad hace cosas diferentes a los demás. Ñancufil, con 8 años recién cumplidos, lleva viviendo con un balón pegado a los pies desde hace mucho tiempo. Como en el caso de Messi, su menuda figura nunca fue un obstáculo para que todo aquel que le viera quedara sorprendido por su innato talento.

Claudio empezó a jugar en el Martín Güemes de Bariloche y lo sigue haciendo, después de pasar un tiempo en el Nuevo Horizonte. Desde hace años se apreció en él un virtuosismo fuera de lo común. Aunque su estatura no le ayuda, su habilidad y facilidad para marcar goles llamaron la atención de todos los vecinos de Bariloche. Era cuestión de tiempo que algún cazatalentos le echara el lazo. Su madre, su abuela y su hermano le acompañarán a España, o donde sea, a emprender una aventura lejos de Argentina.

El caso de Ñancufil se considera histórico en Bariloche, una zona de donde apenas han salido jugadores de cierta relevancia en un país donde este deporte es religión. Las redes sociales y los medios de comunicación de la zona se han hecho eco de la marcha de Claudio, que con el tiempo puede ser un excelente embajador de la región. Su hermano Braian también juega al fútbol, formando una pareja que ya se ha hecho muy popular en la zona. No se le da mal el fútbol a este último, aunque hoy en día es Claudio el indiscutible protagonista de la familia.