Cristóbal Montoro ha decidido dar un paso al frente para poner fin al contencioso que mantiene con el Deportivo de la Coruña, club de fútbol que se encuentra en concurso de acreedores desde el pasado mes de enero y que adeuda a Hacienda 93,7 millones de euros. Según explican a El Confidencial fuentes del Ministerio, la Agencia Tributaria prevé presentar al juez de lo mercantil una propuesta de convenio que contempla una quita de los créditos del 45% y un plazo de espera de 10 años. Todo con el fin de desbloquear un proceso hasta ahora enquistado y que mantiene en el alero el futuro de la sociedad.

En todo caso y de acuerdo con estas fuentes, la Agencia Tributaria entiende que la quita efectiva del crédito estaría lejos de ese 45%, ya que la mayor parte de la deuda es privilegiada y no admite descuento. “La quita efectiva estaría en torno a un 15%, en línea con la de otros concursos de clubes de fútbol”, subrayan. En esta línea, la iniciativa de Hacienda plantea que debe elaborarse un convenio singular para ese crédito privilegiado, plan que no contemplaría rebaja alguna de las cuantías a abonar y que tendría un plazo de espera menor, en concreto de ocho años.

Precisamente, la discusión entre las partes ha encallado en qué parte de la deuda termina clasificándose como privilegiada. No en vano, el juzgado de lo mercantil que entiende del caso ordenaba hace apenas días a la administración concursal que reclasificara los créditos que inicialmente consideró con “privilegio especial” y, por tanto, de pago obligatorio y exentos de quita. Hasta esa decisión, 83 millones del total de deuda que el Deportivo mantiene con Hacienda se consideraba privilegiada. La revisión de esa cuantía ampliaría los fondos sometidos al 45% y aliviaría los pagos y el plazo de abono que afronta el Deportivo.

Cristobal montoro participa en la escuela de verano ppCristobal montoro participa en la escuela de verano pp

Comisión de seguimiento

Del mismo modo, la propuesta planteada por el Ministerio de Hacienda incluye la puesta en marcha de una Comisión de Seguimiento, integrada por la Agencia Tributaria y otros dos miembros, en régimen de intervención y no retribuida, cuyo fin sería controlar de forma efectiva el cumplimiento del convenio y los pagos y gastos a realizar durante el mismo. Eso sí, el convenio deja claro que la Agencia tendría el control efectivo del cumplimiento de los pactos alcanzados. “Es la única forma de dar viabilidad al club y restablecer su equilibrio patrimonial”, rematan estas fuentes.

El Deportivo de la Coruña presentó concurso voluntario de acreedores el pasado mes de enero, después de que la Agencia Tributaria decretara el embargo sobre la práctica totalidad de los ingresos que el club debía percibir. Según la administración concursal, el agujero total de la sociedad se eleva hasta los 156,34 millones de euros, con Novagalicia y Banco Gallego como segundo y tercer acreedores de la sociedad, tras el propio Ministerio de Hacienda. También figuran en ese listado (con cuantías menores) la Liga de Fútbol Profesional (LFP), La Federación Española de Fútbol y otros clubes como Betis o Mallorca.

Las estrecheces financieras de la casa estuvieron a punto de costar al club su descenso administrativo a la Segunda División B a finales de julio, lo que habría supuesto con casi total seguridad la desaparición de la entidad, inviable en esa categoría. Y es que el sindicato de futbolistas y los jugadores de las dos últimas temporadas retiraron sus denuncias por los impagos previos al concurso de acreedores apenas una hora antes de que terminara el plazo fijado. Una pirueta financiera que también contó con el plácet del resto de acreedores. Todo con la continuidad del presidente de la entidad durante los últimos 25 años, Augusto César Lendoiro, como telón de fondo. Su posición está claramente debilitada.

LFP, Hacienda y el Consejo Superior de Deportes (CSD) se han conjurado en los últimos tiempos para acabar con la deuda en el fútbol. Como publicó este diario y según los últimos datos de la LFP, el saldo negativo a julio de 2012 de los 38 clubes de fútbol de Primera y Segunda División –excluidos Madrid y Barcelona- alcanzaba los 2.700 millones de euros. La previsión es que en 2014 haya bajado a 2.400 millones y en tres o cuatro años roce los 2.000. Dentro de esas cuantías, este será el primer año en que la deuda con la Agencia Tributaria no crezca. El agujero era de 660 millones en 2012 y se calcula que ahora está alrededor de los 620 millones. Todos los equipos han presentado el certificado de estar al día de pagos a excepción de Tenerife, Murcia y Jaén.