"Es un jugador especial", ha declarado Vicente del Bosque en más de una ocasión a la hora de hablar de Iker Casillas. Es el capitán del Real Madrid y de la Selección campeona del mundo, y el seleccionador no ha dudado en darle cariño y respeto, como demostró en la pasada Copa Confederaciones al otorgarle el papel de titular o en la actual concentración al contar con él entre los elegidos sin tener en cuenta su actual suplencia. El problema puede llegar si esa permanencia en el banquillo se alarga en el tiempo. Del Bosque y Casillas saben que, en la actual circunstancia, el portero no podría acudir al Mundial.

El técnico no tiene problema alguno con el portero. Valora lo que ha hecho con la Selección y lo que aporta dentro del grupo como capitán y como portero titular que ha sido hasta ahora, pero la situación no se puede prolongar más en el tiempo. El primer paso puede llegar en la noche del viernes cuando por primera vez Víctor Valdés asuma el papel de titular, con Iker en el banquillo en plenas facultades para jugar. En París, el guardameta catalán ya formó parte del once titular, pero debido a la operación que dos meses atrás había sufrido el portero del Real Madrid. En Brasil, Casillas terminó siendo el elegido, hecho que el azulgrana aceptó con absoluta naturalidad.

La idea de Del Bosque es la de seguir contando con el capitán de la Selección, pero debe jugar, aparecer por la portería del Real Madrid para poder armarse de razones y jugar un papel importante en el próximo Mundial, siempre y cuando España logre el pase para poder defender el título conquistado en Sudáfrica.

Con 149 partidos con la camiseta de la Selección, Casillas lleva trece años apareciendo en las convocatorias de la campeona del mundo, salvo en el paréntesis que supuso el paso por el quirófano. Del Bosque cree que su presencia es fundamental y, en caso de no jugar mañana contra Finlandia, sí que lo hará el próximo martes ante Suiza. El seleccionador ha asegurado este jueves que "en otras posiciones tenemos dudas, pero en la portería ya hemos decidido quién será el portero en el partido aunque se lo comunicaremos primero a ellos".

Casillas no es ajeno a la situación. Es el primero que quiere buscar una solución que le lleve al Mundial. Su primera opción es la de continuar en el Real Madrid, pero quiere jugar y sabe que ahora mismo ha perdido el sitio en el club blanco. El ambiente parece tranquilizarse, otro factor que está jugando en contra, aunque pretende reencontrarse con la titularidad, volver a sentirse importante, circunstancia que ahora se encuentra en entredicho en el club de toda su vida.