39 vueltas, a pesar de rachas de casi 75 km/h

Alonso empieza a descubrir por dónde le viene el viento en Indianápolis

En una jornada de rachas intensas de viento, muchos pilotos no rodaron, pero el español acumuló 39 vueltas para aprender a moverse sobre el asfalto en estas difíciles condiciones

Tercer día de entrenamientos libres para las 500 Millas de Indianápolis. Vientos de casi 75 km/h asaltaron el Indianapolis Motor Speedway, hasta el punto de que algunos equipos y pilotos decidieron no salir a la pista. Entre ellos, el Penske, uno de los favoritos para la victoria. Otros salieron a rodar solo unos instantes, para desistir o acumular pocos giros. Fernando Alonso, rookie y con la necesidad de adquirir información, completó 39 vueltas y marcó el cuarto tiempo del día.

El viento es un enemigo letal de los pilotos en un óvalo, y el que afecta a la pista americana es famoso, y más a las intensidades de la tercera joranada. “Lo único que pueden aprender hoy es a salvar su vida”, resumía Johnny Rutherford, embajador de McLaren y ganador en las 500 Millas de 1980.

(Así fue la tercera jornada de entrenamientos libres de Indianápolis)

Ahora tocaba el viento

Otros pensaban de otra manera. Fernando Alonso, necesitado de cada vuelta que pueda acumular, sumó un total de 39 giros. “Estaba complicado” explicaba al final del día el español, “los pilotos importantes han rodado muy poco, pero para mí cualquier condición es una buena lección. Hoy se trataba de eso, la lección de cómo rodar con vientos fuertes y cómo ajustar el coche curva a curva. Todo ha funcionado según lo previsto”. Alonso terminó cuarto, a una velocidad de 219.533mph en su mejor registro, y fue el quinto piloto con más vueltas en su haber en la jornada.

Además de prácticar las paradas en boxes, el equipo Andretti Autosport también aprovechó para trabajar en “algo relacionado con el motor, puesta a punto, o algo así, así que al final ha sido un día productivo”, explicaba el piloto español. Para Alonso, la experiencia hubo de ser interesante, cuando muchos veteranos decidieron desistir. El fuerte viento afectaba por detrás o frontalmente según la curva. Ed Carpenter logró el mejor crono tras dar 52 vueltas, a 222.894mph.

"Cuando llegue la carrera ya no habrá amigos"

Alonso también participó en una rueda de prensa con sus compañeros del equipo Andretti Autosport, en la que dio algunos detalles de cómo iba transcurriendo la experiencia hasta el momento. “Esta ha sido la primera noche que he dormido más o menos bien, sin mucho jetlag”. A pesar de ello, Alonso reconocía sentirse cada vez mejor, “físicamente y en el coche también. Obviamente, cuantas más vueltas doy, mejor me siento”.

El piloto español recordaba nuevamente la experiencia del martes, cuando rodó en tráfico por primera vez. “No fue un gran problema, para ser sinceros. Sí que fue una nueva experiencia porque ruedas a esas velocidades durante toda la vuelta, rodando con el grupo, pero es diferente porque sabes que no estás compitiendo, no son carreras. Aprendes, intentas adelantar, sientes el coche, cómo se comporta junto a otro, lo cerca que puede estar en las curvas. Pero cuando llegue el día de la carrera, todo va a ser muy diferente. Ya no habrá amigos…”.

“Han sido hasta ahora buenos días de aprendizaje para mí. Pero queda mucho todavía por venir, todo es nuevo para las muchas cosas que están ocurriendo ahí fuera”. También repitió que empieza a sentir poco a poco las modificaciones que se van realizando en el coche, “somos seis pilotos en el equipo con mucha experiencia, y la compartimos. Sigo aprendiendo de ellos”.

"El coche no se siente natural al conducirlo"

Respecto a la Fórmula 1 y las fuerzas laterales y la carga aerodinámica de los monoplazas americanos, Alonso explicaba que “no resultaba muy difícil adaptarse a las fuerzas g, quizás tengamos algo más en la Fórmula 1 debido a la naturaleza de las curvas y a los niveles de apoyo aerodinámico en comparación a los superóvalos aquí. Si en los circuitos convencionales pones toda la carga, posiblemente sean similares. Pero aquí es un poco más baja, no lo sé. No ha sido un problema”.

Según el piloto español, “los coches son diferentes de pilotar. Obviamente, si desarrollas toda tu carrera en Europa en la Fórmula 1, cuando vienes aquí, a los óvalos, el coche no se siente natural al conducirlo, porque gira a la izquierda por sí mismo. Es algo extraño cuando afrontas la primera curva en la primera vuelta”. Y reconocía que gracias al trabajo en el simulador y la ayuda del equipo llego aquí “un poco preparado para las sensaciones que se suponía iba a tener. Así que hasta ahora todo va bien”.

"Los aficionados, en la puerta del garaje"

Entre las sorpresas, confesaba que “esperaba más actividades fuera de la pista. Probablemente será diferente cuando llegue el próximo domingo. Pero, por ahora, está más o menos bien. La mayor sorpresa es ver a los aficionados en la puerta del garaje o incluso en el pit lane. Esto es completamente nuevo para nosotros, para mí”.

[Lea más noticias de las 500 Millas y Fórmula 1]

Alonso reconocía que “esta es la carrera más grande del mundo, y tener la oportunidad de experimentarla es una oportunidad que debería tener cualquier piloto. La tengo con McLaren y Honda este año, y esta es una de las principales razones por las que estamos aquí. Y, sí, para intentar ganarla”.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios