cuando todo estaba perdido

De cómo un partido de la NBA cambió el destino de Alonso en las 500 Millas

A veces, las grandes historias tienen pequeños momentos cruciales, cruces increíbles del destino que las hacen posibles. Como Alonso y su participación en las 500 Millas

Foto: Fernando Alonso superó este miércoles el programa de orientación para novatos en Indianápolis. (EFE)
Fernando Alonso superó este miércoles el programa de orientación para novatos en Indianápolis. (EFE)

A veces, las grandes historias tienen pequeños momentos cruciales, cruces increíbles del destino que las hacen posibles. Es el caso de Fernando Alonso y su participación en las 500 Millas de Indianápolis. Todo fue gracias a un partido de la NBA. Mark Miles, el máximo responsable del IndyCar, explica a El Confidencial cómo se cocinó el salto de Alonso.

Zak Brown: “Antes de Australia le dije a Fernando: 'Un día de estos deberíamos de hacer la Indy juntos'. Lo lancé para ver cómo reaccionaba. Bromeo con ello, y yo pensé que había lanzado el anzuelo y lo dejaría ahí a ver qué sucedía".

La noche del viernes del Gran Premio de China, Alonso y su mánager, Luis García Abad, cenaron con Brown y Eric Boullier para hablar de un tema que iba cogiendo cuerpo entre ellos. Fernando Alonso: "Les dije que me dejasen consultarlo con la almohada. El sábado llegué al circuito y dije sí". Con la respuesta, Brown se puso en marcha y llamó a Miles. Desde ese momento todo dependía del responsable de la IndyCar. “Una historia rocambolesca. Pero te prometo que es cierta”, cuenta el jefe de la IndyCar.

"Oye, esto es serio: Fernando quiere hacerlo"

Miles va desgranando el proceso con detalle, y vuelve al comienzo de las palabras de Brown. “En algunas ocasiones este último año, hemos hablado Zak y yo de otras cosas, pero me decía: 'Fernando me ha comentado en un par de ocasiones que algún día le gustaría correr en Indianápolis, pero más como una fantasía'. Sin embargo, antes del GP de China, me dijo: 'Oye, esto es serio, quiere hacerlo y podría ser posible. Voy a trabajar a fondo en ello y veremos qué pasa'. Luego me llamó otra vez: 'Será un sí o un no. Te llamo”.

Alonso había consultado con la almohada y esta le dijo que adelante. “Zak me llama desde Shanghái y me dice: 'Por mi parte está hecho, es posible". Ahí es cuando Miles entra en acción. Todo depende del americano. Pero Brown le pone condiciones. “Me tienes que encontrar un equipo Honda que le dé la oportunidad de ganar”, le dice. "Hablamos de los equipos posibles, y quedamos en que eran tres. En ese momento estaba increíblemente entusiasmado por la oportunidad”, confiesa el máximo responsable del IndyCar. Pero…

Del entusiasmo total a la total depresión

“Hablé rápidamente con los propietarios de los equipos”, explica Miles a El Confidencial. "Les avisé de que había esta gran oportunidad, pero no les dije quién era. Les decía que podía ser el mejor piloto de la Nascar, de Fórmula 1… 'Solo puedo deciros que la noticia es enorme', es a lo más que llegué. Pero los tres me contestaron lo mismo: 'Si nos hubieras dicho esto hace 40 horas, quizá, pero hoy no hay opciones porque no tenemos otro coche ni tenemos otro motor'.

“Así que luego llamé al responsable de HPD [Honda] en California y le pregunté si había la posibilidad de contar con otro motor. 'Ninguna', me contestó. Así que pasé de estar completamente entusiasmado a estar completamente deprimido en dos días”. Miles, que ha trabajado en la ATP, tiene una visión global, y por ello estaba desolado ante la oportunidad perdida. "Oye, Zak, esto se ha acabado. Como no llames a Tokio y resuelvan el problema... porque nosotros no podemos. Lo siento". En aquel momento, una semana antes del anuncio definitivo, la participación de Alonso en las 500 Millas se había quedado en un emocionante proyecto.

Mark Miles estuvo este miércoles en Madrid acompañado del piloto Oriol Servià. (EFE)
Mark Miles estuvo este miércoles en Madrid acompañado del piloto Oriol Servià. (EFE)

Y Katty y Stefan visitan Indianápolis

“Y esto que te voy a contar es una historia absolutamente real. A veces las cosas ocurren de una manera. Stefan, el hermano de Justin Wilson [el piloto británico fallecido en Pocono, Pensilvania, en 2015], tenía el sexto coche del equipo Andretti para correr en Indianápolis. Y está casado con una joven dama, Katty, que durante seis años estuvo trabajando en el Indianápolis Motor Speedway. Pero los dos decidieron mudarse a Denver para estar cerca de la viuda de Justin y sus hijas”, relata Miles.

“Entonces, esa semana en la que todo se había venido abajo, otra mujer de mi equipo me dijo: 'Oye, está Katty por aquí, en Indianápolis, podríamos hacer algo juntos como despedida'. Así que conseguí cuatro entradas para un partido de la NBA para esa noche. Salimos luego y cenamos juntos. Estoy sentado aquí, Stefan a mi lado y Katty al otro. Y Stefan me pregunta:

—¿Qué tal van las cosas, Mike?

—En general muy bien, pero estamos ahora con esta situación totalmente deprimente, con una oportunidad realmente increíble si hubiera podido encontrar un coche para uno de los mejores pilotos del mundo, no puedo deciros quién.

—Sí, sé quién es: Button.

—No, no lo sabes, no es él, solo puedo deciros que es una oportunidad increíble, pero no hay coche.

"¿Me ayudas a mantener mis patrocinadores?"

"Stefan se calla y no me dice nada", dice Miles. “Pero a la mañana siguiente me llama: '¿Mark, qué tal si salgo yo? ¿Qué tal si cedo el coche?'. Stefan Wilson me llamó después de estar viendo un partido de baloncesto juntos para decirme: 'Mira, si puedes ayudarme a tener a los patrocinadores conmigo y no se van, y si me puedes garantizar un coche en 2018, retrasaré mi participación en las 500 Millas por un año. Porque reconozco lo importante que es para el deporte'. Sin saber quién era el piloto. Es ridículo, porque nunca se me hubiera ocurrido pedir a un joven piloto que ha estado trabajando durante un año en su programa que lo dejara a un lado cuando tenía todo hecho. No lo hubiera hecho nunca. Fue él quien me dio la idea de que estaba dispuesto a hablar de ello”.

Entonces Mark Miles se puso en acción a velocidad de la luz. “Empezamos a trabajar con Michael Andretti para asegurar a Stefan su posición para el próximo año y para que sus patrocinadores tuvieran un programa durante los próximos 13 meses. Incluso dejé Long Beach una hora antes de que comenzara la carrera [de la IndyCar] para volver corriendo a Indianápolis y hablar con sus patrocinadores. El lunes antes del anuncio de Alonso y McLaren [martes] se acordó todo. Una historia rocambolesca, pero te prometo que es cierta”. Y Fernando Alonso correrá las 500 Millas de Indianápolis por esos afortunados cruces del destino en un partido de la NBA.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios