EL ALEMÁN VUELVE A DISCREPAR DE LA OPINIÓN DE SU EQUIPO

La "satisfacción" de Vettel fue el disgusto de Red Bull en Mónaco

Sebastian Vettel se lo está poniendo un tanto difícil en 2013 a su compañero y amigo Guillaume Rocquelin, ‘Rocky’. Este ingeniero de pista de 41 años,
Foto: La "satisfacción" de Vettel fue el disgusto de Red Bull en Mónaco
La "satisfacción" de Vettel fue el disgusto de Red Bull en Mónaco

Sebastian Vettel se lo está poniendo un tanto difícil en 2013 a su compañero y amigo Guillaume Rocquelin, ‘Rocky’. Este ingeniero de pista de 41 años, tiene 16 más que Vettel, sufrió el desaire del alemán por radio en el GP de Malasia y el pasado fin de semana en Mónaco volvió a tener una discusión con él. En la última vuelta marchaba segundo y puso en juego los 18 puntos que tenía en el bolsillo para hacer la vuelta rápida de carrera… un hecho que no es aislado. Es una práctica arriesgada que a veces ha realizado, la vez anterior ocurrió sobre el asfalto de Bahrein, cuando restaban dos giros y sólo un desastre podía evitar su victoria.

- “Es suficiente, no dan ningún punto por hacer la vuelta rápida”.
- “Es por satisfacción, sólo por eso. Lo siento. Es por ir lento durante 77 vueltas”.
- “No hay satisfacción para nosotros. Disfruta tú, a nosotros no nos gusta”.
- “Lo discutiremos después de la carrera”.

Esta es la conversación de radio entre el francés y Vettel en Montecarlo. Red Bull quiere erradicar de la mente de Seb este exceso de ambición, inútil para sumar más “puntos”, según dice Rocky. Pero Malasia desnudó el carácter del actual campeón del mundo cuando está subido a un monoplaza y, a día de hoy, no parece que vaya a cambiar como se ha vuelto a demostrar en Mónaco, donde emplazó a su ingeniero a continuar con la conversación al término de la carrera, sin dar la razón a los deseos de su equipo.

¿Qué palabras harían a Vettel modificar su conducta para lograr que sea sumiso al equipo? El Confidencial preguntó en abril a una psicóloga deportiva acerca del polémico gran premio en Sepang y describió su actitud como la de “un niño en estado puro”, explicando que “la realidad depende de cada individuo y, por su forma de pensar, él cree que no ha hecho nada mal”. En el caso de la reciente prueba junto a la Costa Azul, el fulminante mensaje de despedida tampoco parece que deje mucho hueco a reconocer que haya obrado mal. Y aquí se juntan dos problemas: asumir riesgos innecesarios en la pista y no estar de acuerdo con el equipo.

Es complejo modificar el comportamiento de un triple campeón del mundo al que, en el mundo del automovilismo, todo le ha salido bien siendo fiel a su estilo. Como recordaba la psicóloga, el automovilismo aparenta ser un deporte individual, pero se trabaja en equipo. Y dentro de un equipo alguien debe tomar las decisiones. En la maquinaria de Red Bull está Helmut Marko, Adrian Newey y Christian Horner; en el coche de Vettel está Vettel y debiera estar también el ingeniero que se licenció en la Politécnica de Grenoble y que antes de 'guiar' a Vettel en sus tres campeonatos, trabajó en la Fórmula Indy.

Es normal que entre un piloto y su ingeniero exista una conversación, un diálogo y no siempre tienen por qué estar de acuerdo. Pero en el caso de Mónaco, por el tono de voz de Rocky, a Vettel no se le estaba cuestionando algo, sino ordenándole que no lo repita más. Veremos…

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Carolina Marín: "Es un sueño hecho realidad"
LOS GANGLIOS Color de Rosa
LOS GANGLIOS : El Regalo

ºC

ºC