El español Juan Antonio Flecha, que colgará la bicicleta después de competir, a partir del viernes próximo, en el Tour de Pekín, afirmó que ama el deporte y que quiere despedirse "con una gran sonrisa". Con 36 años, después de catorce temporadas como profesional, Flecha se mostró agradecido a los aficionados y al deporte del ciclismo: "Amo el deporte y digo adiós con una gran sonrisa. El ciclismo seguirá siendo parte de mi vida, seguro", dice en un comunicado del equipo Vacansoleil.

El domingo pasado, Flecha, nacido en Argentina el 1 de septiembre de 1977, corrió su última carrera de un día, el Giro de Lombardía, en el que terminó decimotercero. El corredor español ha participado en 19 grandes vueltas, ha conseguido 12 victorias como profesional, incluidos tres podios en la clásica París-Roubaix, y ha dejado a su paso, sobre todo en las clásicas, un estilo inconfundible, agresivo, siempre preparado para la batalla, protagonista de frecuentes escaramuzas y escapadas.

"En mi última temporada, con el Vacansoleil, he corrido como a mí me gusta. Aunque no he conseguido una gran victoria, creo que ha sido una de mis mejores temporadas, muy sólida y consistente. El retiro me permitirá ahora echar la vista atrás y recordar los buenos momentos", afirma. "Después del Tour de Pekín me iré dos meses de vacaciones y podré meditar sobre mi futuro y disfrutar de este periodo de libertad".

El mánager del Vacansoleil, Daan Luijkx, destacó la importancia de la presencia de Flecha en el equipo: "Le pedimos que viniera por su enorme experiencia y desde la primera carrera, en noviembre pasado, la compartió con nosotros, exhibió dotes de liderazgo y actuó como un completo profesional. Su forma de correr y su coraje se adaptaron como un guante al equipo".