Esta noche, a las 21:00 horas, el panorama será distinto al de ayer. Será ante Eslovenia y ante su afición. "Nuestra actividad ha tenido mucho que ver con el desacierto de Croacia. Eslovenia será un rival más duro: es más un equipo de club que una selección, juega muy variado y el campo, que es pequeño, estará volcado con ellos", advirtió Orenga.

"Un jugador que habla en defensa son seis jugadores que defienden". Atendiendo a la frase del entrenador Moncho Monsalve, este miércoles la selección española jugó con seis en su primer partido del Eurobasket, en el que ‘aplastó’ a Croacia 68 a 40. Su excelente balance cortando pases, atrapando rebotes, punteando tiros y presionando a los jugadores croatas en defensa eclipsó la actuación de los ÑBA e incluso a la arriesgada apuesta personal de Juan Antonio Orenga: intentar ganar el oro en Eslovenia jugando gran parte del tiempo con tres bases en la cancha.

¿Va a jugar España con tres bases? Sí. El experimento que Orenga probó en los partidos previos a la gran cita en Eslovenia no fue la única sorpresa que se llevó Croacia en el primer partido del torneo. España los barrió de la pista y los desquició con una defensa casi perfecta. El equipo que dirige Jasmin Repesa abandonó la cancha escuchando los pitos de sus aficionados y sin felicitar al combinado nacional. "La defensa de España te crea frustración y provoca cometer estos errores", señalaba Jorge Garbajosa al narrar una de las múltiples faltas en ataque de los croatas. Al final del encuentro, Rudy Fernández concluyó con 17 de valoración, la misma que todo el equipo croata.

Tomic, perdido

Los números de Ante Tomic personalizan el muro que se encontró Croacia en el Celje Arena: uno de cuatro en tiros de dos, cinco rebotes capturados y cuatro faltas personales –todas en ataque-. La "frustración" a la que hacía mención Garbajosa en Cuatro se pudo observar también en el base Draper, a quien vio "fuera de control" en la recta final del encuentro al realizar una falta en ataque con poco sentido. Croacia firmó un pobre 25% de aciertos en tiros de campo (11% en triples).

Este jueves, ante los anfitriones eslovenos será diferente. Croacia llegaba al torneo con tres derrotas duras en los partidos de preparación. Pese a la gran tradición baloncestística, no es una piedra de toque en el que se pueda medir el estado de la Selección. Eso sí, el partido en defensa ha marcado el camino a seguir.

"No hemos estado acertados en ataque"

Porque, aunque la defensa hizo olvidar que España juega sin estrellas como -Pau Gasol, Serge Ibaka, Juan Carlos Navarro o Felipe Reyes-, el 14 de 33 en tiros de dos (42%) queda en evidencia frente al poderío defensivo. "No estuvimos acertados en ataque, pero sí sólidos en defensa, bastante sólidos diría yo. Debemos mejorar mucho porque el campeonato es largo. El marcador es el que es y no debe estorbarnos la vista sobre el hecho de que no hemos estado acertados en ataque", reconocía Marc Gasol. Eso sí, si te anotan sólo 40 puntos… será difícil perder.

Los minutos estuvieron bastante repartidos, aunque destacan los 34 de Marc. Orenga señaló a este periódico que sería el hombre en el que se apoyaría la Selección, y así ha quedado claro en el primer encuentro. En el polo opuesto está Germán Gabriel, que, disputando sólo unos segundos en un partido que se puso muy cómodo en la recta final, tiene claro cuál es su rol en el equipo. "Quiero ir a la Selección, aunque sea a vendar tobillos", señaló en broma el ‘caraqueño de Málaga’ en mayo al ABC. Ni mucho menos está para eso, pero en el primer encuentro oficial sabe que es el último pívot de un equipo de bases.