jordan o curry han sido sus objetivos

La familia Ball: el proyecto del padre más bocazas del baloncesto

LaVar Ball, el padre de tres jóvenes jugadores que apuntan alto, ha adquirido protagonismo a base de declaraciones extravagantes, como que él mismo ganaría a Jordan en uno contra uno

Foto: Lonzo Ball, el mayor de los tres hermanos, juega en la Universidad de UCLA. (Reuters)
Lonzo Ball, el mayor de los tres hermanos, juega en la Universidad de UCLA. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura6 min

Esta podría ser la historia de tres chavales, Lonzo, LiAngelo y LaMelo, que sueñan con triunfar en la NBA. Pero se ha convertido en la historia de su padre, LaVar, del que se ha hablado casi tanto en las últimas semanas en Estados Unidos como de LeBron James o Stephen Curry. No hay medio deportivo que no se haya hecho eco de las declaraciones de un personaje que no deja indiferente a nadie.

Nada es normal en los Ball, empezando por un padre que se ha propuesto convertir a sus tres hijos en estrellas. Ninguno de ellos ha triunfado aún, ni siquiera están cerca de conseguirlo (si nada se tuerce, Lonzo llegará este año a la NBA), pero eso no ha impedido al padre defender que el mayor de sus vástagos está por encima de varios de los mejores jugadores del mundo o anunciar que quiere un contrato de patrocinio deportivo de 1.000 millones de dólares para los tres. ¿Un amor desmedido por sus hijos? ¿O una estrategia de márketing? En lo último ya tiene experiencia: la familia tiene una marca de ropa propia ('Big Baller Brand').

Ni Michael Jordan se libra

En el último mes, LaVar ha demostrado que su diarrea verbal no conoce límites. Primero puso a su hijo mayor, Lonzo, por encima de Stephen Curry. "Para mí es mejor. Pon a Steph Curry en UCLA ahora mismo y pon a mi chico en Golden State a ver qué pasa", dijo. Más tarde afirmó que solo jugaría con los Lakers cuando llegara a la NBA, aunque luego se retractó. "Quiero que sea un Laker, pero no estaba diciendo que solo vaya a jugar en los Lakers... No intentaba decir que no fuera a jugar en otro equipo". Todo eso se queda en nada comparado con lo que dijo unos días después en una entrevista en 'Sports Illustrated', cuando apuntó a Michael Jordan, para muchos el mejor jugador de todos los tiempos: "En mi apogeo habría acabado con él en un uno contra uno".

Pero, ¿quién es Ball? ¿Hay en su biografía algún dato que sustente semejante palabrería? Ni por asomo. El patriarca de los Ball fue deportista de alto nivel, pero durante poco tiempo. A finales de los 80 jugó al baloncesto sin mucho éxito en las universidades de Washington State y Cal State Los Angeles, donde conoció a su mujer Tina, que también jugaba al baloncesto, y a mediados de los 90 llegó a jugar en la NFL, la liga de fútbol americano.

Después de sus palabras sobre Jordan, Le'Veon Bell, una de las grandes estrellas de la NFL, le recordó lo mismo que otros muchos. "LaVar Ball, tienes que entender que promediaste 2 puntos en Washington State. Sabes bien que Jordan te aplastaría. En el 88, cuando promediabas esos 2 puntos, Jordan promediaba 35 por partido en los Bulls", escribió en Twitter el jugador de los Pittsburgh Steelers, que acusaba a Ball de decir cualquier cosa con tal de que le presten atención. Si ese es su objetivo, ha conseguido al mejor cómplice, porque Charles Barkley, otro personaje que primero habla y luego piensa, se ha fijado en él y ahora no paran de enviarse recados a través de los medios.

Lonzo Ball, candidato a número 1 del 'draft'

Algunos creen que los comentarios del padre pueden tener un efecto negativo sobre sus hijos. "No creo que esté los esté ayudando", dijo Steve Kerr, entrenador de los Golden State Warriors. Sus hijos lo han defendido. "Algunos chicos ni siquiera tienen padres y vosotros criticáis al mío por creer que sus hijos pueden conseguir cualquier cosa", escribió en Twitter el menor de la saga, LaMelo. Al mayor, Lonzo, también le preguntaron por la actitud de su padre. "Ha sido así siempre, no es nada nuevo para mí. Ahora tiene las cámaras, así que vosotros lo estáis viendo por primera vez. Nunca va a cambiar, ha sido así toda su vida", explicó el base de la prestigiosa UCLA, que este viernes debutó en el torneo final de la NCAA con victoria.

En unos meses Lonzo será el primero de los Ball en llegar a la NBA. El jugador de 19 años ha cumplido las expectativas en su primera temporada en la universidad, en la que ha promediado 14,6 puntos, 6,1 rebotes, 7,7 asistencias y más de un 40% de acierto en triples. Su rendimiento le sitúa como uno de los candidatos a ser elegido en el número 1 del próximo 'draft'. Si eso sucede, se cumpliría la primera parte del plan que LaVar tiene en la cabeza, algo tan modesto como cambiar el baloncesto.

LaVar lleva entrenando a sus hijos desde que eran muy pequeños, tanto en casa como en las competiciones amateur de la AAU, donde los ha puesto a jugar con rivales de mayor edad. No los ha entrenado en el instituto Chino Hills, pero eso no ha sido un obstáculo para que el equipo lleve varios años jugando el baloncesto que él ha decidido y que maximiza las virtudes de sus hijos. Se trata de un estilo con un ritmo altísimo y casi sin sistemas de juego en el que prima el lanzamiento de tres. El entrenador tiene poco que decir, es el equipo de los Ball.

LaMelo Ball y el partido de los 92 puntos

La temporada pasada, la primera con los tres hermanos en el equipo (Lonzo era jugador de último año, LiAngelo estaba en su tercero y LaMelo en el primero), Chino Hills ganó los 35 partidos que jugó y se proclamó campeón de California. La racha se alargó otros 25 partidos este curso, ya sin Lonzo, pero sí con LiAngelo y LaMelo, el gran protagonista. En un partido llegó a anotar 92 puntos, una actuación que provocó críticas del entrenador por su excesivo individualismo.

Como sus dos hermanos, LaMelo también jugará en UCLA, universidad con la que se comprometió cuando tenía solo 13 años y ni siquiera había jugado ni un solo partido en el instituto. Aún tiene 15 años y le quedan dos años allí, pero ya es una celebridad. Los vídeos con sus actuaciones esta temporada tienen millones de visualizaciones en YouTube y su cuenta de Instagram tiene más de un millón de seguidores. Pero eso no es tan llamativo (los hermanos Ball no son los primeros jugadores de instituto que generan tanta atención y convierten su camino hacia al estrellato en un 'reality show') como el protagonismo del padre, la verdadera estrella mediática de la familia.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios