propuesta de la federación europea

El atletismo plantea una revolución en los récords para ser más creíble

"Lo que proponemos es revolucionario", afirma Svein Arne Hansen, presidente de la AEA. Si sale adelante su propuesta, los récords anteriores a 2005 dejarían de estar reonocidos

Foto: Wayde van Niekerk batió en los Juegos de Río el récord de los 400 metros de Michael Johnson. (Reuters)
Wayde van Niekerk batió en los Juegos de Río el récord de los 400 metros de Michael Johnson. (Reuters)

La Asociación Europea de Atletismo (AEA) quiere revolucionar los criterios para el reconocimiento de los récords, lo que provocaría que las listas de plusmarcas sufrieran un profundo cambio. Es su respuesta a la constante pérdida de credibilidad de este deporte, debido sobre todo a los casos de dopaje. "Los récords que muestran lo límites de las capacidades humanas son unas de las grandes fortalezas de nuestro deporte, pero no valen de nada si la gente no los cree", afirmó el persidente de la AEA, Svein Arne Hansen, tras reunión del Consejo del organismo durante el fin de semana en París (Francia).

El mayor daño del dopaje al deporte, al menos para las instituciones deportivas, no tiene que ver con la salud, sino con imagen. Es un problema que tienen todos los deportes, pero que sufren más algunos como el ciclismo o el atletismo por su historial. Todo se reduce, como siempre, al dinero. De ahí la preocupación, que tiene que ver más con la reputación que con la limpieza en sí misma. Los casos de dopaje erosionan la credibilidad, y eso a su vez hace más difícil conseguir patrocinadores, que son los que sostienen todo el espectáculo.

Lo explicaba hace unos días en este períodico Juan Antonio Samaranch, vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI). "Si nuestro espectáculo fundamental (los Juegos Olímpicos), que es nuestro escaparate para crear héroes que inspiran a la juventud, está podrido por el 'doping' y tenemos dudas de si nuestros ídolos son de verdad o son tramposos, entonces ponemos en riesgo todo el sistema", respondió al ser preguntado por los reanálisis de las muestras de Pekín 2008 y Londres 2012, que ya han revelado 111 positivos, según los últimos datos publicados por el COI el 24 de abril.

Genzebe Dibaba posa tras batir en 2015 el récord de los 1.500 en el Mítin de Mónaco. (EFE)
Genzebe Dibaba posa tras batir en 2015 el récord de los 1.500 en el Mítin de Mónaco. (EFE)

Muchos reanálisis positivos son de atletas

El atletismo es el segundo deporte del que más positivos se han desenterrado, después de la halterofilia. En total, 48 atletas han sido cazados gracias a esos reanálisis. Los focos los atrae Rusia, vetado desde 2015 por la IAAF en competiciones internacionales (no pudo participar en Río 2016 y no lo hará en el próximo Mundial de Londres), pero el problema es mucho más profundo.

Hansen, expresidente de la federación noruega, ganó las elecciones de la AEA en 2015 con la promesa de efectuar cambios para atajar la pérdida de credibilidad del atletismo. En enero de este año, el Comité Ejecutivo del organismo nombró un equipo para reexaminar los récords europeos. Al proyecto se sumó la federación internacional (IAAF), que contó un representante en el equipo. Tras cuatro meses de trabajo, el equipo ha propuesto cuatro criterios para el reconocimiento de un récord:

  • Los récords europeos y mundiales en categoría sénior deben ser establecidos sólo en un restrictivo grupo de competiciones de alto nivel donde la IAAF o las asociaciones continentales tengan completa confianza en los oficiales de competición, cronometraje y sistemas de medición.
  • Los récords de categoría sénior pueden ser establecidos sólo por atletas que hayan pasado un número determinado de controles antidopaje (número por decidir) en los 12 meses previos.
  • Parte de la muestra del control de dopaje de cualquier récord debe ser almacenada y disponible para su reanálisis durante 10 años.
  • Todos los plusmarquistas tienen la obligación de mantener la integridad de su deporte después de que su récord sea reconocido. Si es sancionado por un quebrantamiento grave de las normas (por ejemplo una sanción de dopaje) el reconocimiento de su récord será retirado incluso si no hay pruebas de que el quebrantamiento de la norma afecte a la marca en cuestión.

"Si hay una sospecha de que un récord no se ha conseguido de forma justa o que las condiciones en las que se logró no eran las correctas, el público empieza a ser más escéptico o, lo peor de todo, lo ignora", dice el informe (puedes leerlo en español aquí). Los siete integrantes del equipo barajaron varias opciones, entre ellas no cambiar nada. Lo que no contemplaron fue la posibilidad se resetear, de empezar de cero, propuesta que había hecho la federación alemana dos veces, a finales de los 90 y en el centenario de la IAAF en 2013.

Sebastian Coe, presidente de la IAAF, está a favor de la propuesta de la AEA. (EFE)
Sebastian Coe, presidente de la IAAF, está a favor de la propuesta de la AEA. (EFE)

Los récords serán reemplazados

Las marcas que no cumplan los nuevos criterios dejarían de estar reconocidass, lo que implica que fueran invalidadas. El equipo nombrado por la AEA explica que "un cambio en las condiciones de reconocimiento realizadas por el órgano de gobierno significa que los récords previos que no cumplan con las nuevas condiciones no serán reconocidos por más tiempo", pero eso "no implica necesariamente nada sobre la legitimidad de una marca o del atleta que la ha realizado, solo si el récord es reconocido o no". El reconocimiento, añade, es "un derecho y obligación de los órganos de gobierno", y tener un récord "no significa que este sea una posesión del atleta".

A bote pronto, si la proposición de la AEA sale adelante, dejarían de estar reconocidas muchas plusmarcas, entre ellas todas las conseguidas en los 80 y puede que la mayoría de las logradas en los 90. Entre las primeras hay varias conseguidas por atletas de la URSS y Alemania Oriental sobre las que hay demasiadas sospechas. De las 47 pruebas del programa olímpico de atletismo (24 masculinas y 23 femeninas), 12 mantienen récords conseguidos en los años 80. La medidad afectaría a todos los récords anteriores a 2005, año en el que la IAAF comenzó a almacenar las muestras de orina y sangre.n

"Lo que proponemos es revolucionario", explica Svein Arne Hansen. "No solo porque la mayoría de los récords mundiales y europeos tendrán que ser reemplazados, sino porque queremos cambiar el concepto de récord y crear unas normas de reconocimiento, un punto en el todos crean que todo es justo y se sumen". La propuesta de la AEA será presentada en agosto en el Consejo de la IAAF, cuyo presidente, el británico Sebastian Coe, ya ha mostrado su apoyo. "Habrá atletas, actualmente poseedores de récords, que sentirán que la historia que estamos recalibrando les quitará algo, pero creo que este un paso en la dirección correcta, y si se organiza y se estructura de manera adecuada, tenemos una buena oportunidad de recuperar la credibilidad", declaró.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios