su fuerza mental, clave en la recuperación

Hortelano vuela en su recuperación: se olvida de su mano para centrarse en sus piernas

El velocista español se ha ido a Estados Unidos para ponerse a tono competitivo, ya que la parte médica de la rehabilitación ha terminado con éxito y acortando al máximo los plazos

Foto: Bruno Hortelano (EFE)
Bruno Hortelano (EFE)

A veces hay que pararle, pero pasa siempre con las personas ambiciosas. Bruno Hortelano fue el gran ausente de los Europeos de Belgrado, en parte también porque él es la mayor ilusión con la que ahora mismo cuenta el atletismo español. Un accidente de tráfico del pasado verano, que hizo incluso temer por su mano, ha hecho de este invierno un reto diferente para quien está acostumbrado a comerse el tartán. A cinco meses del Mundial de Londres, a su rehabilitación de la mano sólo le quedan unos 'flecos' y está ya 100% enfocado en el aspecto físico. Buenas noticias para el atletismo español.

El velocista está ahora en Estados Unidos, lugar de acogida en el que ha estudiado su carrera y ha tenido importancia capital en su aprendizaje como deportista. Se ha marchado con billete de ida, sin mirar la vuelta, para estar junto a Adrián Durant, su técnico, a quien conoció en la Universidad de Cornell. Su confianza en él es plena y por eso ha querido marcharse unas semanas, quizá unos meses, pues tiene trabajo que hacer. Eso, en sí mismo, es la principal noticia, pues si la mano no fuese bien aún tendría que estar en Barcelona, donde se operó.

Una recuperación por delante de lo esperado

Nada de esto hubiese sido posible si la recuperación de su mano no fuese bien. Va, de hecho, por delante de lo esperado. La parte más dura de la rehabilitación está terminada, aunque en buena lógica siga teniendo que hacer ejercicios específicos para fortalecer y dar movilidad a las partes afectadas. El mánager de Hortelano, Alberto Armas, cuenta a El Confidencial que durante este tiempo todos los objetivos que se propusieron se han ido cumpliendo con creces.

Es más, en un par de ocasiones han tenido que pedirle a Bruno que no se apresurase, porque en la cabeza del deportista siempre va un poco por delante de lo que la medicina aconseja. Ahora, de todos modos, esos pasos ya están dados. Hortelano volverá antes incluso de lo previsto y conseguirá, si todo sale bien, el objetivo que se marcó casi al mismo tiempo que tuvo el accidente: llegar al Mundial de Londres de este verano.

Las carreras de Hortelano, el 100 y el 200, serán una ocasión especial para el atletismo. Solo así se pueden ver si se tiene en cuenta que, en principio, serán las últimas que corra Usain Bolt en su carrera deportiva. Eso son palabras mayores, porque será el fin del mayor mito que se recuerda en el deporte por antonomasia. Y Bruno Hortelano, lógicamente, quiere estar ahí.

Hortelano, durante la rehabilitación (EFE)
Hortelano, durante la rehabilitación (EFE)

Las ideas reforzadas de Hortelano

Ahora queda por delante la segunda parte hasta la reaparición: la rutina. Porque, con la mano ya bien curada, toca la carga de trabajo más propia del deportista. Decenas de series, pesas y sentadillas, horas y horas en el tartán, entrenamiento técnico... No hay atajos para coger la forma física, quien quiere estar entre los mejores tiene que trabajar como los mejores. Eso supone esfuerzo, dedicación plena y mucha mentalidad, una clave para entender el éxito de Bruno Hortelano.

Porque todo aquel que le conoce destaca la cabeza privilegiada, una mentalidad siempre hambrienta por la que no decae. Bruno, dicen, siempre quiere más. Por eso, cuando el accidente ocurrió, la gente de su entorno tenía confianza en que saliese de aquello sin mácula. Siempre hay miedos, el golpe fue traumático y las lesiones aparatosas, pero el entorno tenía confianza en su carácter.

Psicológicamente, más fuerte

Y así ha sido. Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte, y la gente que ha hablado recientemente con Bruno Hortelano percibe en él unas energías renovadas. Si antes ya era fuerte, ahora lo es más. Lo tenía claro, pero ha redoblado los esfuerzos. Los objetivos que siempre tuvo en mente cobran ahora aún más sentido. El accidente ha servido de acicate para tomarlo todo con una nueva perspectiva que ha reforzado las fortalezas mentales que el atleta ya tenía.

El futuro dictará sentencia sobre la carrera de Bruno Hortelano, pero las dudas de hace unos meses hoy se han convertido en esperanzas. Lo que pase con él, para bien y para mal, poco tendrá que ver con ese tremendo accidente en la A-6.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios