aleix porras, premio a la mejor promesa

Ruth Beitia, la mejor atleta del año que "no tuvo en cuenta la lógica"

La cántabra ha sido designada como mejor atleta del año por la Asociación de Amigos de los Martes y es elogiada por el nuevo presidente de la RFEA, Raúl Chapado

Foto: Ruth Beitia, mejor atleta española del año (EFE)
Ruth Beitia, mejor atleta española del año (EFE)

A veces las grandes cosas empiezan en una cena de amigos, una de esas que se repite cada semana y en la que de los lazos entre los miembros y la pasión por algo concreto termina saliendo algo importante. Los Amigos de los Martes eran uno de esos grupos indisolubles, con un día siempre marcado en el calendario. Uno de sus miembros era José Luis Alonso Riestra, secretario general de la Real Federación Española de Atletismo hasta su muerte en 1992 Tras su fallecimiento sus colegas decidieron, a modo de homenaje, instituir un premio al mejor atleta español del año que aún hoy se sigue dando. Han pasado 25 años de aquello y el galardón es de los más importantes del país. Porque unos amigos juntos en una mesa pueden cambiar un poco el mundo.

Premiar al mejor atleta español del año, en este 2016, no es labor muy complicada. Abundan los nombres positivos, este año las tendencias han ido a mejor, pero que varios destaquen no quita para que sea claro quien merece el premio al mejor. La mejor en este caso, pues nadie duda que Ruth Beitia es hoy la atleta española de referencia, quizá la mejor deportista del país. Más aún en esta temporada en la que ha volado y se ha mostrado competitiva como pocos atletas en el mundo. No solo en España, en el planeta entero.

Se impuso con mucha facilidad en la Diamond League, sumó cinco de los mítines más prestigiosos. Revalidó el título que ya había logrado el año anterior. Pero la clave de bóveda de este premio José Luis Alonso Riestra no está en esa muy prestigiosa competición sino en Río de Janeiro. Había llovido y la noche gritaba pidiendo resistencia, mucha cabeza. Nadie logró aguantar más que Ruth Beitia que logró el primer oro olímpico del atletismo femenino en España. Después de dos Juegos Olímpicos sin tocar metal, su victoria en Brasil -y la plata de Orlando Ortega- devolvía al país a la relevancia en el deporte clave dentro del olimpismo.

El año es el mejor dentro de una carrera de éxito y pasión por el atletismo. No extraña que al presidente de la Real Federación Española de Atletismo, Raúl Chapado, se le atropellen los elogios cuando habla de la saltadora cántabra. "Es una atleta que la lógica no la ha tenido muy en cuenta. Lo de Ruth es un fenómeno tremendo, porque es verdad que es una atleta talentosa, pero hasta los 24 o 25 años no había rendido en alta competición. Ella tuvvo que aprender, y en 2005 llegó su primera medalla en Madrid y a partir de ahí tiene una carrera excepcional", enumera el mandatario.

La clave de la psicología

La clave no está en la zancada o en la potencia, sino en la cabeza que se encarga de armonizar todo el proceso: "En el último salto de Londres 2012 se quedó sin medalla, yo estaba allí y fue una pena. Aquello le hizo retirarse, pero a los dos meses volvió y esos cuatro años que nos ha regalado, ella dice que se los ha regalado, pero yo creo que nos los ha regalado a todos, son excepcionales. La victoria en Río es el ejemplo de la mejor atleta en altura ahora mismo, hay otras con más juventud, con mejores condiciones físicas o técnicas, pero la que mejor compite es Ruth", explica el antiguo triplista que acude a ejemplos concretos, como las dos Diamond League que ha logrado consecutivos, o el hecho de que ganara pruebas tan complicadas como la de Oslo, con el tartán cubierto de lluvia.

Del mismo modo que la clave está en la competitividad, los frutos de su talento no se pueden contar solo con medallas sino también por ejemplos. "Es por la sensación de ilusión que transmite, te dice que si sigues trabajando nadie te pide el carnet de identidad para ganar una medalla. Y luego ya depende de tu condición, la fortuna de no lesionarte, del entrenador… pero mientras haya ilusión, el éxito llegará llegará", comenta Chapado.

Y no es esa imagen de constante felicidad la única recompensa. Los títulos de Ruth Beitia se traducen directamente en el atletismo español. "Más allá de las medallas, lo que me encanta de Ruth es que cada vez que tiene un éxito al día siguiente hay más niñas, niños también, pero sobre todo niñas, que quieren ser como ella. Y eso es importantísimo", remata Chapado.

La atleta, fiel a su costumbre, agradeció el premio sin arrogarse toda la responsabilidad: "Gracias a los Amigos de los Martes y a todos los estamentos del atletismo por distinguirme un año más como mejor atleta del año. Es un placer recoger este galardón junto con mi 50 por ciento, Ramón Torralbo, y acompañada en este 25 aniversario por Aleix Porras [que ha sido distinguido como mejor promesa]". Y, por no quedarse solo en lo obvio, al fin y al cabo ella nunca fue sosa, va un poco más allá. "Es un regalazo recoger premios tras la mejor temporada de mi vida". Porque Ruth, la atleta que enseña los dientes en la pista, es todo dulzura cuando deja de competir.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios