LUIS ALBERTO MARCO, PARA 'EL CONFIDENCIAL'

Tras los Mundiales, ¿qué futuro nos espera a los atletas?

Recién finalizado el campeonato del mundo de atletismo, los atletas regresan a la ‘oscuridad’, vuelven a estar olvidados por un largo tiempo

Foto: Luis Alberto Marco en Moscú durante la clasificación para los 800 lisos (Efe).
Luis Alberto Marco en Moscú durante la clasificación para los 800 lisos (Efe).

Recién finalizado el campeonato del mundo de atletismo, los atletas vuelven a la ‘oscuridad’, vuelven a estar olvidados por un largo tiempo, con la excepción de Usain Bolt, hoy por hoy figura del atletismo por antonomasia y uno de los referentes del deporte a nivel mundial que, por tanto nivel mediático, ha llegado incluso a estar por encima de su propio deporte.

No volveremos a tener noticias sobre atletismo, salvo que sean por asuntos no estrictamente deportivos y nos acordaremos de nuevo de nuestros atletas en el próximo Mundial o Juegos Olímpicos. Sin embargo, el camino hasta esos eventos no es nada fácil y, además, se recorre en la soledad de las diferentes pistas de atletismo que existen en la geografía española, acompañados únicamente de los más olvidados aún de este ‘circo’, los entrenadores.

Como comenté en una entrada anterior, la actuación española, aunque lejos de la época dorada, ha sido mejor que en el último Mundial y la Selección en su conjunto rindió acorde a sus posibilidades reales. No seré yo quien defienda lo indefendible cuando un atleta compite mal, él es el primero en saberlo y en lamentarlo. Pero duele mucho leer en muchas ocasiones que tales o cuales atletas han ido de vacaciones o que nuestro único objetivo era asistir y luego pasarlo bien. El que dice eso demuestra gran ignorancia al respecto y está faltando el respeto a esos deportistas que trabajan duro día a día para estar ahí y hacerlo lo mejor posible teniendo en cuenta que el ‘sobre-vivir’ de este deporte depende, en muchas ocasiones, del resultado en ese campeonato.

¿Qué nos espera a los atletas a partir de ahora? Como ya he dicho en más de una ocasión en diversas entrevistas, la dificultad del atletismo no es comparable a ningún otro deporte y por tanto, no existe comparación posible. No hay ningún deporte tan universal como éste, con mayor número de deportistas o países participantes. Conseguir medallas cuando el nivel de participación y, por ende, de calidad es tan alto, se hace una quimera. Países que no seríamos capaces de situar en el mapa, tienen campeones y medallistas mundiales u olímpicos. Como consecuencia, obtener puestos de honor que te permitan acceder a premios o becas es complicado. Además, la cuantía de las becas se ha ido rebajando año tras año desde hace cuatro e incluso las famosas becas ADO han reducido su asignación. El atletismo español es cada vez más amateur y la gran mayoría de los atletas no pueden permitirse el lujo de dedicarse en exclusiva al entrenamiento y el descanso como se hacía años atrás. Esto es otro handicap de cara a maximizar el rendimiento, ya que tienen que compaginar los duros entrenamientos con trabajos que le permitan tener una fuente de ingresos segura, cuando no deciden abandonar la alta competición.

El cómo revertir esta situación requiere un profundo análisis y un amplio debate; lo cierto es que tenemos que adaptarnos a la época que nos ha tocado vivir. Una visión más positiva podemos sacar de todo esto, y es que, a diferencia de otras épocas, la casi totalidad del equipo nacional estudia o ha terminado estudios superiores, ya sean carreras universitarias u otro tipo de formación. Desgraciadamente, la situación actual del país, no garantiza si quiera que personas formadas obtengan un puesto de trabajo, pero al menos, tenemos deportistas que no depende exclusivamente de lo que hagan en su etapa deportiva y están en condiciones de ser ‘reciclados’ una vez termine ésta, o tal como está la cosa, mientras dura.

Ésta es la verdadera situación del atletismo español hoy en día y, sin temor a equivocarme, de la gran mayoría de deportes olímpicos. En pocos días, conoceremos la sede olímpica de 2020 donde opta Madrid. Muchos nos preguntamos si, con este panorama, realmente estamos en condiciones de exigir unos Juegos Olímpicos, pero lo cierto es que sin ellos, nubes oscuras se ciernen sobre el futuro de nuestro deporte.

Atletismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios