estrenos de cine

'Déjame salir': terror puro en una inolvidable pesadilla racial

La ópera prima de Jordan Peele, una reflexión sobre el racismo en Estados Unidos en forma de película espeluznante, se ha convertido en un fenómeno en su país de origen

Foto: Allison Williams y Daniel Kaluuya, en 'Déjame salir'.
Allison Williams y Daniel Kaluuya, en 'Déjame salir'.

En el noveno episodio de 'Atlanta', la espléndida serie de Donald Glover en torno a un joven que abandona la universidad para buscar su sitio en la ciudad del título, el protagonista, Earn, y su pareja asisten a la fiesta que organiza una vieja amiga de ella que se ha casado con un blanco acaudalado, Craig. En una escena, Craig le enseña a Earn su colección de objetos propios de la cultura negra al tiempo que le insta a viajar a África "para conocer sus raíces". Earn, afroamericano, contempla como Craig, blanco, lo humilla a base de prejuicios en positivo por parte de alguien demasiado orgulloso de su propia "tolerancia", "cosmopolitismo" y "admiración" por la cultura negra como para darse cuenta de que está ejerciendo otra forma de racismo. Glover se muestra más irónico que cruel con este progre bienintencionado. En 'Déjame salir', Jordan Peele parte de un mismo perfil de racista de izquierdas para ir mucho más allá.

Esta sorprendente ópera prima subvierte imaginarios perfectamente asimilados por el espectador occidental. La película arranca con un prólogo 'a priori' separado narrativamente del resto del filme. Vemos a un chico afroamericano deambulando por el típico barrio residencial de clase media-alta en busca de una dirección. Es de noche, está solo y se siente perdido. Ese no es su barrio y empieza a notar una amenaza latente que se hará realidad.

Daniel Kaluuya protagoniza 'Déjame salir'.
Daniel Kaluuya protagoniza 'Déjame salir'.

Peele no solo le da la vuelta tanto al tópico del personaje blanco que se siente amenazado en un entorno de barrio popular y mestizo como al de habitante de barrio alto que contempla con hostilidad la presencia de un extraño. Tras este preámbulo, vamos a asistir al reverso siniestro de 'Adivina quién viene esta noche', ese hito del cine liberal estadounidense tan odiado por los afroamericanos, como se recordaba a través de la figura de James Baldwin en la reciente 'I Am Not Your Negro'.

Peele le da la vuelta al tópico del personaje blanco que se siente amenazado en un entorno de barrio popular y mestizo

Chris (Daniel Kaluuya) y Rose (Allison Williams) son pareja desde hace unos meses. Este fin de semana han decidido visitar juntos por primera vez a los padres de ella. A Chris le inquieta un tanto que Rose no les haya contado todavía que él es negro. Ella asegura que sus progenitores son muy abiertos y no hay nada de lo que preocuparse. Y, tal y como filma este encuentro, Peele vuelve a dejar claro que su película no va a avanzar por los derroteros habituales.

Fotograma de 'Déjame salir'.
Fotograma de 'Déjame salir'.

En lugar de recurrir a los planos cortos que muestren las expresiones (sorprendidas, escandalizadas, de disimulo... lo que fuere) de los progenitores en cuanto ven a Chris, el director encuadra la situación desde un plano general que nos impide ver el rostro de los personajes. No importa cuál es la reacción de los padres, por tanto. O al menos no por ahora. Un ligero movimiento de cámara nos coloca en una perspectiva todavía más inquietante. Hemos estado contemplando la escena desde el punto de vista del jardinero, también afroamericano, de la familia. Y así a lo lejos, la casa recuerda esas residencias majestuosas de las plantaciones sudistas...

Chris no acaba de sentirse cómodo en una familia que, sin embargo, parece esforzarse para que se encuentre integrado

Chris no acaba de sentirse cómodo en una familia que, sin embargo, parece esforzarse para que se encuentre integrado. El padre, por ejemplo, subraya su admiración por Obama. Pero el chico no puede dejar de percatarse de que los únicos afroamericanos que se ve por el lugar trabajan para sus anfitriones. Y cuando aparece otro joven negro, actúa de una forma muy extraña...

Como 'Atlanta' o 'Insecure', por citar otra serie con protagonista afroamericana, 'Déjame salir' parece centrarse 'a priori' en mostrar ese racismo sumergido que nada tiene que ver ni con el de los paletos del supremacismo blanco ni con la violencia cotidiana ejercida por la policía. Pero este filme, que al inicio ejerce cierta ironía respecto al comportamiento del blanco de clase media alta de izquierdas, va virando hacia algo mucho más perturbador a medida que se adentra en el terreno del género.

Los padres de Rose conocen a Chris.
Los padres de Rose conocen a Chris.

Peele maneja referentes del fantástico de lo más variados, desde clásicos como 'La invasión de los ladrones de cuerpos' o 'The Stepford Wives' hasta la reciente 'Under the Skin', cita inevitable a la hora de visualizar una especie de limbo-agujero negro que absorbe seres humanos, para construir una fábula macabra en torno a la violenta relación extractiva que los blancos han ejercido sobre los afroamericanos.

Cartel de 'Déjame salir'.
Cartel de 'Déjame salir'.

'Déjame salir' ha aterrizado justo después de ese 'boom' de cine afroamericano que protagonizó en buena parte los Oscar. Mientras que muchos de estos títulos se encaraban desde el documental, el drama realista o la rememoración histórica, la película de Jordan Peele apuesta por una perspectiva mucho más insólita, la del cine de género que se nutre de la realidad. 'Déjame salir' plasma la experiencia afroamericana y la pervivencia del racismo en Estados Unidos como una película de terror. Una de las más espeluznantes de los últimos tiempos.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios