estrenos de cine

'Guardianes de la galaxia 2': la gran gamberrada de Marvel pierde (algo de) fuelle

La propuesta más libre y refrescante del universo Marvel regresa en una segunda entrega que mantiene el tipo, pero algo más convencional y sensiblera

Foto: Dave Bautista y Zoe Saldana en un fotograma de 'Guardianes de la galaxia 2.'
Dave Bautista y Zoe Saldana en un fotograma de 'Guardianes de la galaxia 2.'

Comentaba recientemente un amigo, seguidor cuasi incondicional del cine de superhéroes, que el gran acierto del 'universo Marvel' ha sido, aparte de crear una base de fans amplia y sólida, haber conseguido fidelizar al espectador medio creando una especie de sentido de pertenencia, un sentimiento de marca. Lo ha hecho gracias a una serie de películas que, ante todo, aseguran cumplir unos estándares de calidad argumental mínimos -algo de lo que no pueden presumir otras franquicias-, que han conseguido familiarizar al público no 'comiquero' con personajes menos populares que, por ejemplo, Batman y Superman, y que se entrelazan unas con otras, entres gemas y guanteletes del infinito, como partes imprescindibles de un todo absoluto.

En 2014, cuando Marvel había apostado todas sus fichas a 'Capitán América: soldado de invierno', una película gamberra y desenfadada protagonizada por un grupo de superhéroes poco conocidos, dirigida por un tipo con poca experiencia en el largometraje y con un reparto encabezado por el gordito simpático de 'Parks and Recreation', adelantaba por la derecha al defensor máximo de las barras y estrellas y se convertía en el taquillazo inesperado del año.

Jimmy Urine, Michael Rooker y Stephen Blackehart en una imagen de la película.
Jimmy Urine, Michael Rooker y Stephen Blackehart en una imagen de la película.

Tres años después, el director y guionista James Gunn regresa con la secuela y mantiene gran parte del encanto que consiguió que la adaptación basada en los personajes creados por Arnold Drake y Gene Colan -y mejorados por Steve Gerber- sea una de las películas Marvel mejor valoradas: humor canalla, viajes intergalácticos, continuas referencias a la cultura pop, una banda sonora construida a base de exitazos de los setenta y los ochenta, efectos especiales de última generación y dinamismo, acción y explosiones 'a cascoporro'. Sin embargo, en esta ocasión Gunn ha querido dotar a la película de un argumento dramático más convencional y profundo -y en ocasiones demasiado 'intensito'- que hace que la propuesta pierda ligereza y frescura.

James Gunn mantiene gran parte del encanto que consiguió que la adaptación sea una de las películas Marvel mejor valoradas

De nuevo, el gran activo de 'Guardianes de la galaxia' es la comicidad casi espontánea del cuadrilátero formado por Peter Quill (Chris Pratt), Drax (Dave Bautista), el mapache Rocket (Bradley Cooper) y el adorabilísimo Baby Groot (Vin Diesel), con esa torpeza potencialmente destructiva estilo Steve Urkel, aunque menos irritante gracias a una apariencia irremediablemente encantadora. Sin embargo, los personajes femeninos de la película -Gamora (Zoe Saldana), su hermana Nébula (Karen Gillian) y Ayesha (Elizabeth Debicki)- son innegablemente más circunspectos y menos atractivos, salvo en el caso de Mantis (Pom Klementieff), el reverso femenino de Baby Groot.

Si 'Guardianes de la galaxia' establecía su tono ecléctico y posmoderno desde los primeros compases -con ese baile de Peter Quill entre alimañas al ritmo de 'Come And Get Your Love' (1973) de Redbone-, 'Guardianes de la galaxia 2' envida más y sube la apuesta con una secuencia de créditos de apertura que supera con creces a su predecesora en una efectiva mezcla de danza arbórea, comedia 'slapstick' protagonizada por diferentes especies interplanetarias y una enajenación de explosiones, patadas voladores y disparos en ráfaga, todo a la vez y en 360 grados.

Ayesha (Elizabeth Debicki), en un momento de la película.
Ayesha (Elizabeth Debicki), en un momento de la película.

Tras comenzar con una autorreferencia, Gunn salpica el guión con guiños a otras películas -es inevitable acordarse de 'Death Proof' (2007) en algún que otro momento- y a personalidades icónicas de los ochenta, consiguiendo con ellos alguno de los momentos más divertidos. Gran parte del humor de 'Guardianes de la galaxia 2' sigue radicando en el absurdo y el contraste con, por ejemplo, personajes letales con apariencia ridícula y personajes ridículos con apariencia letal: nadie es lo que parece a primera vista. También es genial cómo Gunn construye 'gags' utilizando el suspense, la repetición y estirando las acciones en situaciones de urgencia: atención particular merecen las distintas ocasiones en las que la vida de Rocket depende de la maña y la comprensión verbal de Baby Groot.

Gran parte del humor de 'Guardianes de la galaxia 2' sigue radicando en el absurdo y el contraste

Si la gran virtud de 'Guardianes de la galaxia' es que ofrece un entretenimiento ligero, algo 'punk', muy bien envuelto y construido de forma bastante inteligente y libre -al menos respecto a lo que acostumbran las superproducciones de los grandes estudios-, en esta secuela la introducción de un hilo narrativo alrededor de las familias disfuncionales -que a priori, si se hubiese tratado desde el mismo tono que el resto de la película hubiese funcionado- no acaba de cuajar.

Kurt Russell como Ego en un fotograma de 'Guardianes de la galaxia 2'.
Kurt Russell como Ego en un fotograma de 'Guardianes de la galaxia 2'.

Si bien es verdad que el primer filme comienza con el misterio de quién es el padre de Quill -"tu padre era un ángel compuesto de luz pura", le dice su madre en el lecho de muerte-, y de que su trayectoria como pirata espacial al amparo de Yondu (Michael Rooker) está determinada por su orfandad, la forma en la que Gunn aborda los lazos paterno-filiales del protagonista llega a rayar en la cursilería. Más interesante es el perpetuo combate fratricida de Nébula y Gamora, que al final acaba resuelto igualmente de forma demasiado sensiblera, a pesar de que se entiende la intención de Gunn de forzar el contraste con el carácter hosco de ambas hermanas. Además, la película acaba respondiendo a su manera la eterna pregunta de si la familia se puede o no elegir, con una respuesta que da pie a la tercera entrega de la saga, que ya se encuentra en preproducción.

Cartel de 'Guardianes de la galaxia 2'.
Cartel de 'Guardianes de la galaxia 2'.

'Guardianes de la galaxia 2' es una digna secuela de su antecesora. Quienes tuviesen miedo de la decepción una vez perdido el factor sorpresa, que respiren: la segunda parte mejora en los aspectos técnicos -sobre todo en la versión 3D- y en la construcción de los 'gags', despeja muchos de los interrogantes planteados en la primera película que los seguidores esperaban resolver y mantiene -la mayor parte del tiempo- el tono de cachondeo que tan bien funcionó en 2014. Sin embargo, Gunn debería olvidarse, de ahora en adelante, del complejo de excesiva levedad y recordar que no hay nada criticable en la naturaleza de pequeño divertimento. ¿Quién en su sano juicio le pediría a 'Cazafantasmas' un mayor calado intelectual? ¿Y a 'Regreso al futuro' una mayor profundidad dramática? Pues eso.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios