estrenos de cine

'I Am Not Your Negro': la violenta historia negra de Estados Unidos

El cineasta haitiano Raoul Peck convierte un manuscrito inacabado de James Baldwin en un filme ensayo en torno a la experiencia de ser negro en la América del siglo XX

Foto: 'I Am Not Your Negro'.
'I Am Not Your Negro'.

¿Cuál es la película protagonizada por un afroamericano que más rechazo despierta entre su propia gente? La respuesta es fácil. La misma que han adorado durante décadas los espectadores blancos: 'Adivina quién viene esta noche' (1967). El filme de Stanley Kramer proponía una supuesta conciliación interracial a través de la historia de una muchacha blanca que presenta a sus padres a su novio negro. Sidney Poitier encarnaba al yerno ideal, un médico modélico que acababa venciendo la resistencia prejuiciosa de los padres de la novia, interpretados por los siempre entrañables Katharine Hepburn y Spencer Tracy. La película representó un hito del Hollywood progresista, al fin y al cabo resultaba insólito ver en la gran pantalla una historia de amor entre jóvenes de distinta raza. Pero, tal y como explicaba el escritor James Baldwin, los negros sintieron que se utilizaba a Poitier, uno de los suyos, en su contra. Como remata el escritor en 'I Am Not Your Negro', “en este sentido la película no podía ir más allá”.

'I Am Not Your Negro' parte de 'Remember This House', un libro inacabado de este escritor, poeta y pensador estadounidense. Defensor de los derechos civiles, Baldwin mantuvo amistad con los principales líderes del movimiento. Estas memorias inconclusas recuerdan a tres de ellos, asesinados todos antes de cumplir los 40 años: Medgar Evers, Malcolm X y Martin Luther King. Baldwin se sentía como una suerte de testigo de estos acontecimientos que estaban marcando la historia. Y así reivindica a los tres personajes por igual, al tiempo que pone de manifiesto los conflictos dialécticos entre ellos.

La película recupera por ejemplo ese momento televisivo en que Malcolm X acusaba a King de ser un Tío Tom contemporáneo porque para el líder de la Nación del Islam la doctrina de la no violencia suponía dejar a los afroamericanos indefensos ante los ataques de los blancos. Aunque, según Baldwin, Martin Luther King acabó asumiendo la mayor parte de posturas de su atacante. Porque, más que en el choque de líderes, 'I Am Not Your Negro' incide en la variedad de posturas en la lucha por los derechos civiles. El propio Baldwin se define a partir de distanciarse de la mayoría de tendencias dentro del movimiento: no se sentía ni antiblanco (recuerda a la profesora blanca que le inspiró para ser escritor), ni pantera negra ni cristiano.

'I Am Not Your Negro' era uno de los tres títulos nominados al Oscar al mejor documental que se centraban en la cuestión de la raza en Estados Unidos, en una temporada en que la cosecha de películas afroamericanas ha sido más numerosa que nunca. La monumental y galardonada 'OJ: Made in America', de Ezra Edelman, aprovecha el formato seriado para construir desde la no ficción un relato de tintes mitológicos en torno al auge y caída de OJ Simpson como forma de explicar la América actual. 'Enmienda 13', de Ava DuVernay, se articula como un documental ortodoxo en torno a una hipótesis única y clara, la persistencia de la discriminación racial en el sistema a pesar de la abolición de la esclavitud. Y 'I Am Not Your Negro' asume el formato menos habitual del filme ensayo para explorar la experiencia de la negritud desde lo personal y lo colectivo.

La película recupera por ejemplo ese momento televisivo en que Malcolm X acusaba a King de ser un Tío Tom contemporáneo

Los pensamientos de Baldwin resuenan a través de la voz de Samuel L. Jackson, que entona los textos de su libro inacabado y las cartas a su editor, Jay Acton. Pero el filme también recupera varias de las intervenciones del autor en la televisión o en todo tipo de foros públicos. En algunos momentos puntuales, Peck entronca las reflexiones de Baldwin con el presente, desde esa violencia estructural que se perpetúa en los asesinatos de adolescentes por parte de la policía hasta la elección de Obama, que tuvo lugar casi medio siglo más tarde de que Bobby Kennedy profetizara que en 40 años Estados Unidos podría tener un presidente negro.

El Kennedy fiscal general no sale muy bien parado en la película, en tanto Baldwin lo presenta como una persona mucho menos comprometida con la igualdad de lo que siempre se nos ha vendido. Este conflicto entre un discurso oficial plagado de Sidneys Poitiers que no tienen otro fin en la gran pantalla que tranquilizar a los espectadores blancos o Kennedys vendidos como el colmo de la solidaridad racial frente a la muy opuesta experiencia de Baldwin y sus colegas configura el eje principal de 'I Am Not Your Negro'. Crecido en Harlem, el autor fija como un hito esencial en el hecho de ser negro descubrir que, lejos del relato hegemónico, sus compatriotas eran también sus enemigos. La película ofrece así la oportunidad de rescatar a un escritor poco conocido en nuestras lares, cuyas palabras contundentes pero cálidas, reivindicativas y a la vez llenas de matices contribuyen a construir esta historia de los afroamericanos que también es la de Estados Unidos.



Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios