el iva al 21% provoca un vuelco histórico

El cine subvenciona al Estado

Los datos son demoledores. El Estado ha pasado de gastar decenas de millones de euros en cine a recibir decenas de millones de euros del cine
Foto: Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda (EFE)
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda (EFE)

Los datos son demoledores. El Estado ha pasado de gastar decenas de millones de euros en cine a recibir decenas de millones de euros del cine. Tomemos, para empezar, el dinero recaudado por los cines españoles en los últimos años. 662 millones de euros (2010), 635 millones de euros (2011) y 614 millones (2012). En 2010 y 2001, el IVA del cine (lo que cobra el Estado por cada entrada vendida) estaba al 8%. En 2012 pasó, en el mes de septiembre, del 8% al 21%. Esto es lo que el Estado ingresó cada año por taquilla: 49,1 millones de euros (2010) y 47 millones (2011)

Aunque aún faltan tres meses y medio para que acabe 2013, podemos hacer una proyección de la taquilla a final de año tomando como referente la caída del 15% que se produjo hasta el 30 de junio. Los cines españoles recaudarían 524 millones de euros en 2013 si se mantiene el actual descenso de la recaudación. El Estado, por su parte, ingresaría el 21% del neto de esa cifra: 89 millones de euros, cerca de doble que con el IVA antiguo (2010 y 2011) pese al desplome de la recaudación. Es una paradoja de alto significado político dada la declarada animadversión existente entre Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda e ideólogo del IVA al 21%, y la industria cinematográfica.

Ahora repasemos el presupuesto del fondo de ayuda a la cinematografía durante ese periodo: 89,3 millones de euros (2010), 76 millones (2011), 49 millones (2012) y 39,2 millones (2013). Resumiendo: mientras la recaudación estatal por IVA no ha dejado de crecer, las subvenciones públicas no han dejado de menguar.

Mientras la recaudación estatal por IVA no ha dejado de crecer, las subvenciones públicas no han dejado de menguar.

El susto final llega cuando se cruzan ambos datos. Es decir, cuando a lo que pone el Estado le restamos lo que retiene. En 2010 y 2011, antes de la subida del IVA, a las arcas públicas el cine le salía por 39,9 millones de euros (2010) y 29 millones (2011). Pero las tornas cambiaron drásticamente cuando el impuesto se puso al 21%. En  2013, si se cumple el 15% de caída en taquilla, se dará la vuelta a la tortilla: el cine subvencionará al Estado con 49,8 millones de euros.  Así que los españoles pasaríamos de gastar 39,9 millones de euros a cines a recibir 49,8 millones del cine.  

Los nuevos datos suponen el final de la tendencia en España a incriminar a los artistas por gastar más de lo que devuelven. El cine español ya no vive a costa de los presupuestos generales del Estado. Desde que se implantó el ivazo cultural, justo ahora hace un año, el Estado ha empezado a ingresar más de lo que gasta en cine por primera vez, conclusión resultante al comparar la recaudación por IVA con las subvenciones al cine (fondo de ayuda a la cinematografía).

Se podría alegar que las películas españolas sólo son responsables de una parte (alrededor del 15% cada año) de la taquilla de los cines. Y que, por tanto, sólo se debería comparar las ayudas públicas con el IVA generado por estas películas. Pero de hacerlo estaríamos obviando que la industria del cine español también participa de una forma u otra en la recaudación de las películas extranjeras. Un ejemplo: Intocable (Eric Toledano y Olivier Nakache, 2011) -el gran éxito del cine francés contemporáneo- fue una de las películas más vistas de 2012 en España, al recaudar 16 millones de euros. Resulta que la cinta francesa fue distribuida en nuestros cines por A Contracorriente (una compañía española), que se encargó de pagar las copias, llevarlas a los cines e invertir en publicidad. Resumiendo: la industria del cine española es la gran responsable de la taquilla cinematográfica, de los directores a las películas pasando por las distribuidoras y las salas de cine.

El IVA del cine francés debía haber subido al 10%, pero su industria se movilizó y el Gobierno tomó la decisión política de bajar el impuesto en lugar de subirlo.Estas cifras atizan aún más un debate, que ha vuelto a calentarse los últimos días tras anunciarse que el Gobierno francés bajará el IVA del cine del 7% al 5% en 2014, una medida que costará a sus arcas públicas unos 60 millones de euros y que se produce en un contexto de subidas generalizadas de impuestos: el tipo general del IVA francés pasará del 19,6% al 20% y el tipo reducido del 7% al 10%. Ese 10% era el porcentaje que debía haber tenido el IVA del cine francés, hasta que su industria se movilizó y el Gobierno tomó la decisión política de bajar su IVA en lugar de subirlo.

Pero el contraste entre las políticas francesas y las españolas hacia las entradas de cine va más allá. Uno de los secretos de la buena salud histórica de la industria audiovisual francesa (la mayor de Europa y la que tiene mayor cuota de pantalla) es que el Estado ha impuesto durante muchos años una tasa del 11,5% a cada entrada de cine vendida para financiar a la industria local. Es decir, que los taquillazos de Hollywood han estado financiando al cine francés. Impuesto revolucionario.   

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Resumen Final Masculina | Estrella Damm Zaragoza Open 2016
Rajoy investido
Rufián

ºC

ºC