cine

El Festival de San Sebastián clama contra los boicots a actores vascos por las ideas políticas

Rebordinos se solidariza con la actriz Itziar Ituño, que "tiene pleno derechoa expresarse como le dé la gana desde la legalidad y el respeto a los Derechos Humanos"

Foto: Rebordinos posa ante el cartel de la próxima edición del Festival de Cine de San Sebastián. (EFE)
Rebordinos posa ante el cartel de la próxima edición del Festival de Cine de San Sebastián. (EFE)

El semblante risueño que acompaña a José Luis Rebordinos allá por donde va se ha tornado en ese poco conocido rostro serio. Y es que el director del Festival de Cine de San Sebastián acostumbra a poner siempre buena cara cuando alude a las cuestiones polémicas que atañen al certamen y al séptimo arte en general. Pero hoy ha considerado que era el momento de cambiar de facciones y fruncir el ceño para protestar por los recientes llamamientos al boicot a actores vascos por sus ideas políticas.

La presentación de los diferentes carteles del festival marca de alguna manera el arranque oficioso del Zinemaldia. Y en este día "tan importante", antes de desvelar las caras de la 65 edición, Rebordinos ha querido desde al atril hacer "una pequeña declaración" para clamar contra estos boicots. En particular, se ha "solidarizado" con Itziar Ituño después de que las redes sociales hayan pedido el boicot a la serie de Antena 3 ‘La casa de papel’ en la que esta actriz vizcaína participa por el apoyo que ha mostrado a los presos de ETA y su protagonismo en diferentes actos organizados por la izquierda ‘abertzale’.

Las redes sociales han pedido el boicot a ‘La casa de papel’ donde participa Ituño por su apoyo a los presos de ETA y su protagonismo en actos de Bildu

"No se pueden juzgar las películas o las obras artistas en función de las opiniones de aquellos que participan en ellas”, ha aseverado para dejar constancia de que "las ideas diferentes, aquellas que no se comparten, se discuten desde el diálogo, desde la libre y respetuosa confrontación ideológica" y no a través de vetos.

"No se pueden juzgar las películas o las obras artistas en función de las opiniones de aquellos que participan en ellas"

El Zinemaldia donostiarra sabe de boicots. Durante años, al festival se le ha exigido desde diferentes ámbitos prohibir el cine de Israel por su postura ante Palestina, si bien siempre se ha negado a atender estas peticiones. “Nunca hemos aceptado participar en ningún tipo de boicot y no lo vamos a hacer ahora”, ha enfatizado Rebordinos, que ha hecho extensiva su solidaridad a "cualquier artista que esté sufriendo boicot por sus ideas, sean estas las que sean y en cualquier lugar del mundo". "Desde el festival hemos expresado en varias ocasiones con anterioridad nuestro deseo de que el festival sea un espacio de libertad y respeto en el que cualquier discurso pueda enjuiciarse con una única condición: que este discurso se exprese desde el respeto a los discursos diferentes, a las opiniones diferentes, y con un único límite, el que marca la ley y los Derechos Humanos".

Ituño ha sido el motivo, pero, con sus palabras, Rebordinos también ha evidenciado su protesta por la campaña en contra de Miren Gaztañaga y que afectó a la película ‘El guardián invisible’, a la que llamaron al boicot durante su recorrido comercial por las salas de cine por las palabras de la actriz vasca en el programa de televisión ‘Euskalduna naiz, eta zu?’ de ETB-1, en el que calificó a los españoles que "atrasados culturalmente" y "catetos", al tiempo que exhibía sus ganas de apagar la televisión cada vez que suena el himno español.

Rebordinos ya había sido suficientemente contundente desde el atril, si bien luego, en declaraciones a los medios, ha querido ir un paso más allá al censurar determinadas actitudes desde dentro del sector cinematográfico. "Algunos que ahora están en contra de este boicot (a Ituño) han apoyado otros boicots", ha reprendido sin querer apuntar a nombres y apellidos, y sin querer incidir más en esta cuestión. A estas personas les ha querido dejar constancia de que "nosotros estamos en contra de todos los boicots" a artistas "perseguidos por sus ideas". Por ello, ha querido incidir en su defensa a ultranza hacia Itizar Ituño. "Tiene pleno derecho a tener la ideología que le dé la gana y a expresarse como le dé la gana, siempre que lo haga con el respeto al resto del mundo y desde la legalidad y el respeto a los Derechos Humanos, que es como lo ha hecho", ha zanjado (ahora sí).

"Algunos que están en contra del boicot a Ituño han apoyado otros boicots", reprende Rebordinos

El pronunciamiento público del Zinemaldia en defensa de Ituño llega después de que el sindicato de actrices y actores vascos (EAB) haya denunciado esta semana las "muestras difamatorias" que han tenido lugar en los últimos meses en las redes sociales contra actores del País Vasco por sus ideas e intervenciones, y que enmarca en el "ámbito de la libertad de expresión". "Vamos a defender y denunciaremos cualquier ataque contra quienes en uso de su libertad de pensamiento manifiesten, participen o apoyen iniciativas sociales, políticas, culturales o de cualquier índole que se produzcan dentro de la ley", ha advertido esta entidad, que ha recibido las adhesiones de varias organizaciones de intérpretes, como las de Cataluña, Galicia, Aragón o Valencia.

Presentación de los diferentes carteles del Festival de Cine. (EFE)
Presentación de los diferentes carteles del Festival de Cine. (EFE)

Fuera del foco más político, la presentación de la imagen de la 65 edición del festival, que se celebrará del 22 al 30 de septiembre, ha servido para constatar el cambio de guión a la película del festival en el que está inmerso Rebordinos. La prioridad no es tanto ser escenario de ‘premieres’ mundiales o europeas o atraer a una amplia nómina de artistas, sino convertirse en la cámara de los nuevos talentos. El director del Zinemaldia tiene muy claro por dónde debe ir la letra de la reescritura del guión. "En el futuro una de las partes más importantes del festival va a ser esa pelea por los nuevos talentos y tenemos que convertirnos en el lugar donde la gente sepa que si quiere saber qué está pasando con los nuevos creadores San Sebastián es el sitio", señala.

El festival da menos importancia a apostar por las 'premieres' y la nómina de estrellas, y prioriza la estrategia de apoyar a los nuevos talentos

La polémica que ha suscitado en Francia la decisión del Festival de Cannes de incluir en su sección oficial dos películas originales de la plataforma digital Netflix, con el fuerte rechazo de la Federación Nacional de los Cines Franceses (FNCF), ha reforzado a Rebordinos en la defensa de unos planteamientos que viene de atrás. "Cada vez va a ser más difícil y menos importante tener 'premieres'. Lo más importante va a ser que los festivales tengan una personalidad, que hagan que la gente le interese estar ahí, que los programadores sean auténticos perceptores de lo que la gente se fía", expone. Y ahonda en esta idea: "Cada vez más los festivales no somos festivales de nueve días, somos festivales que tenemos un desarrollo durante todo el año, estamos en diferentes actividades…"

La apuesta por los realizadores del futuro es una de las máximas de Rebordinos y ha tenido su reflejo en la programación de años anteriores. Sin ir más lejos, el pasado año programó en la sección a concurso seis óperas primas sin olvidar la sección específica dedicada a nuevos directores que contempla una quincena de producciones. En todo caso, la pretensión es aumentar más si cabe estas cifras. “Queremos que haya películas de nuevos directores en la Sección Oficial y darles un altavoz mayor”, enfatiza.

El escenario, según recalca Rebordinos, es inmejorable. La presencia en San Sebastián del Centro Internacional de Cultura Contemporánea, Tabakalera, y de la Filmoteca Vasca, y el hecho de que "las instituciones estén trabajando alrededor de lo audiovisual" hacen que "tengamos todo para poder apoyar a los nuevos talentos". El óptimo escenario, además, se verá reforzado próximamente con la Escuela de Cine Elías Querejeta que la Diputación de Guipúzcoa ha proyectado y que "está llamada a ser una de las cosas más potentes de esta ciudad en los próximos años”, al ser un “proyecto muy particular y ambicioso". "Nos da la posibilidad de formar nuevos talentos y profesionales", sostiene.

De momento, a la espera de escribir el guión del futuro para convertir al Zinemaldia en el escaparate de los jóvenes valores, las páginas del festival ya incluyen un mayor espacio a estos nuevos realizadores. El Encuentro de Estudiantes de Cine tendrá este año un día más, lo que permitirá una mejor distribución de sus actividades y de las reuniones con profesionales, al tiempo que se potenciará el carácter público de las proyecciones de los cortometrajes de los estudiantes. “Queremos un Encuentro más ambicioso y más abierto”, resalta Rebordinos, que está viendo como está estrategia por los artistas del futuro va calando a nivel internacional. Lo demuestra el hecho de que 157 proyectos de todas las partes del mundo se han presentado ya a Ikusmira Berriak, una actividad que se basa en ofrecer residencia a jóvenes artistas y que aúna desarrollo de proyectos y formación, frente a los 37 de la pasada edición. "Esto evidencia el interés que está suscitando a nivel internacional", se felicita.

Rebordinos destaca que hay "una cosecha muy importante en calidad y cantidad" de cine español

Y llega una de las dos preguntas de siempre: ¿Cuánto cine español habrá? (la otra alude a los Premios Donostia). La respuesta tampoco pasa del guión de siempre por estas fechas. “Todavía es pronto y no tiene sentido decir cifras”, esgrime. Esta misma mañana el Comité de Selección ha estado viendo una película nacional y por la tarde le tocará el turno a otro título. De momento, lo único que adelanta Rebordinos, es que hay “una cosecha muy importante en calidad y cantidad”. En todo caso, la presencia del cine nacional está a expensas de buscar un "equilibrio" con el cinematografía que hay fuera de las fronteras españolas. "Hay que saber también qué tenemos alrededor para que todo tenga un sentido", afirma el director del Zinemaldia, que vuelve a rechazar la existencia de una ‘cuota vasca’. "Dependerá de la calidad de las películas", insiste el responsable del certamen, que tiene un presupuesto cercano a los ocho millones de euros.

De los Premios Donostia tampoco dice nada (lo contrario por estas fechas sería una novedad porque hasta septiembre muchas cosas pueden cambiar cuando hay actores de por medio). Aunque sí avanza que ya tiene un galardonado atado. Y por sus palabras será un hombre. Lo desliza de forma inconsciente. "Llevamos tiempo hablando con él y su representante", indica frente a la imagen de la próxima edición del certamen, compuesta por una retícula de 24 fotogramas que cuenta la historia del número 65. El cartel, realizado por el estudio donostiarra de diseño gráfico Husmee, "juega con los conceptos de corte y montaje, y sugiere en todos sus soportes la idea de ritmo y movimiento".

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios