Sin crecimiento para el sector

La bomba de humo del IVA esconde el recorte en los presupuestos de Cultura de 2017

Los PGE recogen un montante de 801 millones de euros, lo que supone seis millones menos que el año anterior y una reducción de 250 millones respecto a 2011 con Zapatero en el Gobierno

Foto: Montoro presenta en el Congreso los Presupuestos de 2017. (EFE)
Montoro presenta en el Congreso los Presupuestos de 2017. (EFE)

Sin duda, entre lo más esperado del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2017 está la anunciada bajada del IVA cultural. Pero llegará (si se aprueban finalmente) con un asterisco: solo para los espectáculos en directo, esto es para las artes escénicas, los conciertos, el circo o los toros. El cine ni está ni se le espera en esta rebaja pactada con Ciudadanos en los acuerdos con el PP para formar gobierno. Pero la disminución del IVA desvía la atención de unos presupuestos culturales menguantes que siguen sin reflejar la senda de la recuperación tan cacareada por el Gobierno de Mariano Rajoy.

El proyecto del Ejecutivo recoge una partida de 801 millones de euros para 2017, lo que significa un 0,87% menos que los 807 millones del año pasado. Esto significa que, entre el último año de la legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero y este, las raquíticas cuentas estatales de cultura no han hecho más que menguar. En 2009, antes del inicio de los recortes, la cuantía ascendió a 1.226,16 millones mientras que en 2011, el último año en el Gobierno de Zapatero, la dotación fue de 1.051,03 millones. Es decir, 250 millones de euros menos de los presupuestos presentados hoy para Cultura.

Comparando las cifras con la primera legislatura de Rajoy, 2013 fue el año más dramático en todas las administraciones estatales y en Cultura en particular porque el descalabro presupuestario dejó las cuentas con 721,71 millones de euros, a los que se unió la subida del IVA cultural del 10 al 21%. En 2014 la tijera fue a más y el montante se quedó en 716,40 millones. Se preveía que iba a ser el úlimo año en rojo para los números de la Cultura, porque en 2015 subieron a 749 millones y en 2016 a 803,57 millones, pero vuelven a recortarse de nuevo este año hasta esos 801 millones de euros.

En definitiva, las cuentas del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, esconden un recorte de seis millones de euros para la Cultura en este año. La mayor partida de los presupuestos es la de artes escénicas, con 235 millones de euros que incluyen las partidas de música y danza, teatro y cine. Con la bajada del IVA para los espectáculos en directo en la mente, el guiño por segundo año vuelve al ser para el cine. Si para 2016 su dotación económica subió un 44% hasta los 74,5 millones de euros, para este 2017 contará con 84,86 millones, es decir un 13,8%​ más respecto al año pasado que, a su vez, supone el mayor aumento de de los presupuestos culturales de este año. Una cifra aun así muy lejos de esos más de 113 millones que recibió en 2011. La mayoría del montante total de este año irá destinado al Fondo de Protección Cinematográfica, dotado con 70 millones de euros.

Un rodaje de cine (Efe)
Un rodaje de cine (Efe)

De todos modos esta partida no está exenta de letra pequeña porque con este fondo se tendrán que financiar tanto las películas que se produzcan este año como las que se rodaron 2015 ya que la reforma de la Ley del Cine, aprobada en 2016, modificó el sistema de asignación de ayudas y conviven el nuevo modelo (ayudas asignadas antes del rodaje para los filmes que se hagan en este año) y el antiguo (se reciben los fondos a posteriori, es decir las películas rodadas hace dos años los tienen pendientes). Asimismo, la partida mantiene las ayudas al Festival de Málaga (100.000 euros) y el de San Sebastián (que baja de 1,3 millones al millón).

La música y la danza es otro de los sectores que pueden salir contentos del reparto y sigue viendo crecer sus cifras desde 2014. Su partida es de 99,6 millones de euros, lo que supone un aumento de casi el 6% frente a los 94,19 millones del año pasado. Dentro de este epígrafe se recogen las transferencias corrientes (que se llevan casi 30 millones de euros) a los grandes coliseos de ópera de España, festivales como el del Cante de las Minas o el de Música y Danza de Granada y asociaciones sin ánimo de lucro como las funciones de los ballets de Víctor Ullate o Antonio Gades, la del archivo Manuel de Falla o la de Isaac Albéniz.

La Fundación del Teatro Real cuenta con una partida de 9,3 millones de euros (idéntica a la del año pasado) a la que se suman otros 500.000 euros para los actos de su Bicentenario. Por su parte, el Liceu mantiene sus 7,1 millones a los que se suma una aportación adicional por necesidades de tesorería de 1,4 millones y una transferencia de capital de otros dos millones. Asimismo, el Teatro de la Maestranza contará este año con 1,67 millones de euros (igual que en 2016) y el Palau de las Arts aumenta su montante hasta los 600.000 euros.

Imagen del Teatro de la Comedia, sede de la CNTC
Imagen del Teatro de la Comedia, sede de la CNTC

Sin embargo, el teatro sigue siendo la hermana pobre de los presupuestos. Soporta las cifras más exiguas y se lleva 50,6 millones de euros frente a los 53,56 millones de 2016, es decir una reducción del 5,4%, o mayor aún frente a los 58 millones de 2014, el año en que el registró su mayor subida presupuestaria con la creación del programa Platea. Esta reducción incide en la senda iniciada el año pasado por Hacienda porque siguen desaparecidas, respecto a las cuentas de 2011, ayudas a festivales como Teatralia, FETEN, Grec o Temporada Alta mientras que se mantienen intactas las inyecciones económicas de los festivales de Mérida (187.500 euros) y Almagro (654.060 euros) o al Teatre Lliure (646.870, a la que se suma una transferencia de capital para obras de 30.000 euros). El Teatro de la Abadía será el que vea aumentar su dotación económica este año con 369.120 euros (frente a los 319.120 del año pasado), más una transferencia de capital para obras y equipamientos de 75.000 euros.

Los museos, por su parte, recibirán 151,4 millones de euros, una cifra prácticamente idéntica a la del año pasado (150,22 millones). Los grandes museos ven crecer este año su dotación económica: El Prado recibe 46,2 millones de euros, es decir un 1,8% más que el año pasado (45,39 millones), aunque el objetivo del nuevo director, Miguel Falomir, es que la ayuda estatal alcance los 50 millones en 2020 tal y como presentó la semana pasada dentro del plan para los próximos cuatro años para el museo. El Reina Sofía, por su parte, también ve crecer su presupuesto hasta los 37,9 millones de euros (frente a los 36,62 de 2016).

Sin embargo, el Thyssen es quien se lleva la peor parte porque, y tras ser el mayor beneficiario el año pasado con un aumento de su presupuesto del 13%, este año ve diminuir su montante en un millón de euros pasando de 6,02 millones de 2016 a 5,2 millones este año. Se mantienen igual las dotaciones para el MNAC (2,03 millones) o el IVAM (171.880 euros) y el MACBA tiene 1,04 millones para gastos de funcionamiento. Además, el capítulo dedicado a exposiciones se reduce unos 200.000 euros hasta lo 2,02 millones de euros.

Exposición por los 80 años del 'Guernica' en el Museo Reina Sofía (Efe)
Exposición por los 80 años del 'Guernica' en el Museo Reina Sofía (Efe)

El capítulo de Protección del Patrimonio Histórico también ha visto aumentar su cuantía hasta los 4,6 millones de euros, lo que supone un incremento superior del 5% respecto al año pasado. De ellos, uno de los mayores montantes sigue siendo para la Real Fábrica de Tapices, que acumula una situación económica deficitaria tras salir a concurso de acreedores hace dos años, y que en este 2017 tendrá un presupuesto de 275.000 euros más 235.000 euros para la cancelación de su pasivo acumulado. En cuanto a la conservación y restauración de bienes culturales, los PGE recoge una dotación económica de 19,7 millones, que también crece respecto al año pasado.

En total, bibliotecas y archivo cuenta con una partida de 70 millones de euros, con un buen montante destinado a la nueva Ley de la Lectura, el Libro y Bibliotecas y el Plan de Fomento de la Lectura. En concreto, bibliotecas contará con 43,68 millones de euros, lo que supone una subida de apenas 130.000 euros respecto al año anterior, y la Biblioteca Nacional Española mantiene 29,9 millones de euros. Por su parte, Fomento de las industrias culturales cuenta con 13,5 millones de euros (recortados un 3,2% frente a los 13,99 millones de 2016), al igual que archivos, que con 26,4 también pierde en torno al 2% de su cuantía (frente a 26,9 millones). Promoción del libro y publicaciones culturales pasa a tener un presupuesto de 8,4 millones de euros (un 12% más que el año pasado).

El capítulo de Investigaciones Científicas también refleja el montante económico que se va a destinar a las distintas academias y prácticamente todas ven aumentar algo su presupuesto. La Real Academia Española tiene una cuantía de 1,66 millones de euros, más 90.000 euros para la elaboración del Glosario de términos gramaticales para la enseñanza media; el Instituto España cuenta con 267.930 euros; la Real Academia de la Historia con 480.600 euros más 86.620 euros extra para la actualización y el mantenimiento del Diccionario Biográfico Español y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando con 695.230 euros.

Por último, la partida dedicada a Promoción y cooperación cultural también sufren los estragos de la tijera de Montoro y se queda con 8,09 millones de euros, frente a los 9,83 millones con los que contaba en 2016. Se completa esta partida con la de Cooperación, promoción y difusión en el exterior, dependiente de los presupuestos del Ministerio de Asuntos Exteriores, de donde suma 124,5 millones de euros, de los que 120,5 irán destinados al Instituto Cervantes.

Así son los presupuestos de Cultura

Artes escénicas.- 235 millones, el 29,3% del total, e incluye:

Música y danza: 100 millones de euros, crece respecto a los 94,19 millones del año pasado.

Teatro: 51 millones de euros frente a los 53,56 millones de 2016, es decir una reducción del 5,4%.

Cine: 85 millones de euros, crece un 13,8% frente a los 74,53 millones del año pasado. El Fondo de Protección a la Cinematografía, contemplado en la reforma de la Ley del Cine, está dotado con 70 millones, un 16,7% más que el año pasado.

Museos y artes plásticas: 153 millones de euros, un 19,2% del total y casi tres millones más que en 2016. Sin embargo, la partida destinada a exposiciones pierde un 8%.

Bibliotecas y archivos: 70 millones, el 8,8% del total. 

Arqueología y protección del patrimonio: 141 millones de euros, el 17,6% del total.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios