polémica en las redes

Depeche Mode y la paradoja de Schrödinger: ¿están acabados o más vivos que nunca?

El grupo más icónico de la electrónica 'british' acaba de lanzar al mercado 'Spirit', su último disco. Críticos, fans y DJs discuten el nuevo trabajo de la banda

Foto: Martin Gore, Andrew Fletcher y David Gahan en una imagen promocional de Depeche Mode | Anton Corbijn
Martin Gore, Andrew Fletcher y David Gahan en una imagen promocional de Depeche Mode | Anton Corbijn

Son sus costaleros, pero también su cruz. Entre las muchas proezas de las que puede presumir Depeche Mode treinta y pico años después de empezar su carrera -más de 115 millones de discos vendidos y una decena de 'hits' intergeneracionales incrustados en el imaginario colectivo aparte- es de contar con una base de fans devota y pasional que sigue viviendo su música con entregada visceralidad. Cada cuatro años y desde hace quince, los fans de los de Basildon esperan el lanzamiento del disco de turno para representar una y otra vez el mismo drama 'schrödingeriano': Depeche Mode, entonces, ¿están vivos o están muertos?

El pasado 17 de marzo salía a la venta 'Spirit', el decimocuarto disco de estudio de los británicos, un álbum que sigue la dirección marcada por los últimos discos combinando las reminiscencias ochenteras de los sintetizadores analógicos con texturas del blues, incluso del 'gospel'. El crítico musical de la revista 'Rolling Stone' Kory Grow otorga a 'Spirit' un aprobado notable (3,5/5) y lo califica como "una elegía amarga y triste para el mundo" en la que "casi todas las canciones lamentan la muerte de la decencia humana de una forma apabullantemente bella" y el periodista musical Julián Ruiz lo considera como "su mejor álbum desde los tiempos de 'Violator'", en el que "han sido más valientes que nunca en la sonoridad y en la identificación estilística", a la vez que aplaude que no hayan "buscado el lado amable para contentar a los fans". Lo cierto es que 'Spirit' ya se ha colocado en la segunda posición de la lista de discos más vendidos en España, por detrás de Sabina. Parece que Depeche Mode no estaban muertos, estaban de parranda.

"Depeche Mode no es un grupo, es un dúo, y realmente ahora mismo es Martin Gore", afirma Ruiz categóricamente. "Hace tiempo que Depeche Mode no tenían un disco así, lo que pasa es que las discográficas están dominadas por gente que no sabe de música y no tiene olfato, por eso lo hacen mal y deciden que 'Where's The Revolution' sea el primer single, que es el que más suena a viejo tiempo pasado".

Julián Ruiz: "Hay fans que buscan en ellos el equinocio de primavera y el reverdecer de los tiempos"

Para Ruiz, el grupo ha dado un gran salto de calidad respecto a su anterior trabajo, 'Delta Machine', que "no es digno de ellos". "El dinero mata ilusiones y Depeche Mode había firmado entonces un nuevo contrato con Sony por el que se han llevado más de 100 millones de euros. Y, aunque el primer álbum no fue excepcional, con este segundo se han puesto las pilas". "James Ford, que es el productor que les ha dado un nuevo sonido, fue quien llevó a Arctic Monkeys adonde los llevó. Y Christian Eigner, un vienés que lleva tiempo trabajando con ellos y que es muy interesante". El problema es que "hay fans que buscan en ellos el equinocio de primavera y el reverdecer de los tiempos, pero es muy difícil, porque llevan muchos años en la música". "Siempre van a estar diciendo que falta Alan Wilder y que sin Alan Wilder el grupo no es nada. Es un rosario que llevan siempre y no sé por qué".

Dave Gahan en el 'Optimus Alive! Festival' en Oeiras, Portugal. (EFE)
Dave Gahan en el 'Optimus Alive! Festival' en Oeiras, Portugal. (EFE)

"He llegado a leer por ahí gente diciendo 'devolved los sintetizadores y marchaos' y 'lo mejor que os podría pasar es que se cayera el avión en el que vayáis'", se ríe Paco DVT, presidente del club de fans Devotion desde su creación en 1996. "Para mí 'Spirit' ni es una mierda como han dicho unos ni es un discazo como han dicho otros. Es fácil de escuchar para la gente que no es fan de toda la vida, pero falta mucho de Depeche", se lamenta. "Yo no me voy a ir a que nos hagan un 'Violator' de nuevo, porque es imposible, es uno de esos discos que se hacen una vez en la vida. Pero comparándolo con el disco anterior…" Paco DVT se queja de un disco "muy lento", "muy moñas" y en el que "en todos los temas se guardan lo bueno para el final".

Carlos Bayona: "Cada vez que salía un álbum de Depeche desde los 80 al 93 era un álbum que marcaba lo que iban a ser las tendencias de baile"

"Los seguidores les pedimos mucho, les pedimos demasiado ya", admite Carlos García Bayona, DJ, músico y devoto. "Si fuera otro grupo diríamos que está bien, pero queremos que hagan discos que marquen como lo han hecho antes y eso es complicado. Si quisieran otro 'Violator' sólo tendrían que ir a otro productor para que les suba el tempo a los temas y les dé un poco más de baile". El hermano de J.A. Bayona, que fue presidente del club de fans del grupo en Barcelona desde 1995 a 1997, reconoce que "cada vez que salía un álbum de Depeche desde los 80 al 93 era un álbum que marcaba lo que iban a ser las tendencias de baile", pero que "desde el año 93 ya no es así". "Antes podías pinchar un 7'' en una discoteca y colaba perfectamente. Ahora no. Los temas originales no se pueden pinchar, aunque va a haber remezclas que van a estar bien".

"'Spirit' tiene cinco o seis momentos que son dignos y que podían estar en sus mejores álbumes, pero que siguen instalados en la irregularidad y no hacen discos redondos como hacían antes", explica. "'Where's The Revolution' podría estar perfectamente en 'Violator' y no desencajaría y 'Going Backwards' en 'Songs Of Faith And Devotion' y lo mismo. El resto me da un poco de pereza. En los últimos años puedes coger cualquier tema, meterlo en otro disco, y no desentona".

Albert Pavía: "Tienen los oídos abiertos y les gusta experimentar, que es lo normal. Han sido honestos con ellos mismos"

Xavi Devotional, líder de la banda tributo española Devotional Mode, cree por otro lado que 'Spirit' es "un disco redondo", en parte gracias a la intervención de James Ford. "Éste es un regreso para quedarse", "para hacer un álbum definitivo para cerrar una carrera". "Han vuelto a sorprender con un disco nada fácil de escuchar porque no es nada comercial y, después de 36 años de carrera, me parece algo muy loable", defiende. "Tiene una fuerza, una madurez y una libertad tremenda. Es un disco hecho con mucha alma. Me parece más como la banda sonora de una gran película".

"Cada disco es la misma discusión", suspira Albert Pavía, DJ y promotor bajo el nombre artístico de Albert Code y que ha traído a España a Alan Wilder y Vince Clarke, los dos ex miembros icónicos de la banda. "La reacción extrema es muy curiosa y va a rachas. Gente que dice que 'han traicionado su esencia', insultos en las redes por parte de gente que se cree poseedora de la verdad, gente que dice que Depeche Mode 'se debe a los fans y que por eso tienen que hacer el disco que los fans quieren' y, evidentemente, eso es algo tan absurdo como repetir un 'Violator'. Además, la gente tiene la memoria muy débil porque cuando salió 'Personal Jesus' los comentarios eran 'qué tema más oscuro'". "Ellos han dejado entrever que son músicos, que es lo que la gente no entiende. Tienen los oídos abiertos y les gusta experimentar, que es lo normal. Y su evolución puede no gustar, pero han sido honestos con ellos mismos, que es lo más importante".

Una llamada a la revolución

'Where's The Revolution' ha sido el single con el que Depeche Mode ha presentado su disco, una declaración de intenciones que adelantaba la vuelta del grupo a unas letras políticas y reivindicativas. Recientemente, Richard Spencer, líder utraderechista estadounidense, afirmaba que "Depeche Mode son la banda sonora oficial de la derecha alternativa", un golpe a la boca del estómago para una formación que en sus comienzos se significó explícitamente con la izquierda europea. En una entrevista reciente, Dave Gahan respondía a Spencer llamándole "gilipollas bien educado" y recalcaba que el grupo "no tiene vínculos con Richard Spencer ni apoya el movimiento de la derecha alternativa".

Depeche Mode en uno de sus conciertos | depechemode.com
Depeche Mode en uno de sus conciertos | depechemode.com

"Depeche siempre han sido muy políticos y nunca se les ha tenido en cuenta como un grupo político", analiza Bayona. "Es cierto que en los últimos álbumes no estaba siendo así y que en este la temática es totalmente política. Y a mí me encanta que sea así". En 1983, la formación publicaba 'Construction Time Again', un disco en el que planteaban su visión del socialismo y que tiene temas como 'Pipeline' con letras como "trabajando en la tubería/ tomando del codicioso/ dando al necesitado" o himnos ecologistas como 'The Landscape Is Changing' -"los arroyos ácidos fluyen enfermos a través del campo/ porque no me importa si no vas a ninguna parte/ sólo cuida bien de el mundo"-.

Paco DVT: "Depeche Mode, sobre todo al principio, se metían mucho en temas de política: 'People Are People' es una canción muy rojilla"

"Depeche Mode, sobre todo al principio, se metían mucho en temas de política: 'People Are People' es una canción muy rojilla", añade Paco DVT. "Lo que pasa es que últimamente eran discos más de amor o más espirituales. Pero sin duda 'Where's The Revolution' podría ser un himno de Podemos", se ríe. A Pavía, sin embargo, este cambio le llama la atención. "Sorprende. Pero igual hay mucha gente que en ese sentido ha estado apagada y que ante lo que ha pasado en los últimos años ha reaccionado".

Giras mastodónticas... pero sin frescura

Si por algo se caracteriza Depeche Mode es por cuidar mucho los aspectos visuales del directo. La colaboración con Anton Corbijn ha resultado en un matrimonio duradero y bien avenido que les ha unido durante las mastodónticas giras por todo el mundo. Desde los años 90, el fotógrafo y director de cine holandés es el encargado de diseñar el escenario y los visuales.

Depeche Mode en 1981 en una portada fotografiada por Corbijn
Depeche Mode en 1981 en una portada fotografiada por Corbijn

El próximo 5 de mayo el grupo dará el pistoletazo de salida en Suecia a la gira Global Spirit Tour, que hará una parada en el festival BBK de Bilbao en el mes de julio."La prueba de si 'Spirit' funciona o no la vamos a tener en los directos: habrá que ver con cuántos temas del disco nuevo empiezan y con cuantos acaban", comenta Paco DVT. "En la gira de 'Delta Machine' empezaron con ocho temas y acabaron con cuatro. Si tienes un discazo, lo mantienes hasta el final".

Un día después de la salida del disco, el pasado 18 de marzo Barcelona acogió una convención de fans de la banda en la que, entre otros grupos, actuaron los Devotional Mode. Allí, el grupo de Xavi Devotional se lanzó con una versión de 'Where's The Revolution', un tema, según él, ideal para hacer vibrar al público. "Yo en sus últimas giras me he aburrido mucho en sus conciertos, pero apuesto por esta gira. He visto el concierto de Glasgow y esos son los Depeche que yo quiero ver. Se me ha puesto la piel de gallina: han metido más guitarra con distorsión, los sonidos suenan contundentes, la batería está fuerte, los sintetizadores son más potentes y por fin Andy Fletcher los ha trabajado, en vez de quedarse dando palmas".

"Para mí, Devotional y los Singles fueron las dos últimas gira sinceras", afirma Pavía. "A partir de ahí setlist de los conciertos varía muy poco y todo está milimetrado y coreografiado. Suena 'Personal Jesus', luego 'Enjoy The Silence', que si ahora me pongo espalda con espalda, y tiene que ser en este punto porque el foco va aquí. Es una maquinaria empresarial brutal". Xavi Devotional, sin embargo, cree que "los directos han bajado de intensidad porque han bajado la preproducción y no están disparando tantas bases". Una opinión en las antípodas de la de Julián Ruiz: "Los directos ya hace muchos años que no me interesan, porque está todo pregrabado. Vas a ver a Bruno Mars y es una tristeza. Ya sólo quedan los grupos de rock, y no todos: Coldplay y U2 utilizan 'sampling' por doquier. Los únicos que resisten son los Rolling Stones, ¡y ya!".

Los expertos recomiendan...

Julián Ruiz

'So Much Love', de Martin Gore, y 'Cover Me', que tiene un final apoteósico, y en la que la letra es más de David Gahan y la música de Peter Gordeno y en la que también ha trabajado Eigner.

Carlos Bayona

Me gusta mucho una canción que es la menos Depeche Mode: 'The Worst Crime', una cancioncita simple con una guitarra.  

Paco DVT

'Fail' me gusta. 'You Move' es esencia Depeche: electrónica, soniditos, lo que siempre han hecho. 'Cover Me' es un temazo, aunque les pasa que en todos los temas se guardan lo bueno para el final. ¡Dale un poquito de vida durante todo el tema! Y 'Poison Heart' es un tema para bailar en pole dance.

Albert Pavía

De 'The Worst Crime' me gusta su sencillez y su desnudez. La voz de Dave tiene mucha presencia, ligeros arreglos electrónicos y delicadas melodías. Y 'Scum', que tiene un cierto toque experimental y misterioso.

Xavi Devotional

'Going Backwards' me parece una canción poderosa, entre sórdida y oscura, y con mucho talento. 'You Move' es Dave Gahan en estado puro.Me encantan su intensidad y su ritmo. Y luego la sublime y grandiosa canción de Martin: 'Eternal'. Es un temazo que quedará para la posteridad.

 

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios