el negocio de la música

Vetusta Morla versus Taburete: ¿hace falta una multinacional para triunfar?

Los ejemplos contradictorios de Taburete y Vetusta Morla abren un debate esencial para nuevos artistas. ¿Autogestión o multinacional?

Foto: Portada del disco '3 tequilas', de Taburete
Portada del disco '3 tequilas', de Taburete
Autor
Tiempo de lectura6 min

Primer titular: Taburete, grupo revelación con solo dos discos, llena esta noche el Palacio de Los Deportes (Madrid) sin necesidad de fichar con una multinacional. Segundo titular: Vetusta Morla, iconos de la autogestión indie, deciden fichar por Sony. Con esta dos premisas, resulta complicado llegar a una conclusión sensata, por eso hemos convocado a tres expertos para que nos aclaren qué ventajas e inconvenientes acarrea poner tu firma en un contrato con cualquiera de las cuatro opciones del oligopolio de la música: Warner, EMI, Universal y Sony-BMG. Conclusión: el paso a multinacional saldrá rentable o no dependiendo de la situación, necesidades y aspiraciones del artista. “Lo que puedo decirte con seguridad es que los contratos con la mayoría de discográficas indies son tan leoninos que dejan en pañales cualquier cláusula de una grande”, afirma Mauro Canut, director de estrategia digital en The Good Click, la empresa que se ha encargado de dar a conocer a Taburete, que no han gastado un solo euro en promoción offline.

¿Quien necesita una multi?

Vamos con el mapa de la situación. “Taburete están dando botes de alegría y piensan que no firmar con una multi es la mejor decisión que han tomado en su carrera. Primero porque controlas tu obra y eres dueño del máster, con lo que el grupo se lleva la mayor parte del dinero que ingresa por conciertos, venta, escuchas en Spotify y visionados en Youtube. Ahora las multis y las indies se llevan un porcentaje relevante de todo (lo que se conoce por contratos de 360 grados). Cierto que con una multinacional te ahorras la grabación, pero precisamente lo que más se ha abaratado hoy en día”, prosigue Canut. Su posición es rotunda: “Una discográfica ya solo sirve para alguien que solo sea cantante, como los del típicos que salen de talent shows o la diva que necesita que le hagan las canciones, le busquen un productor, una estilista, le digan como tiene que posar en las fotos, como es su vídeo promocional…”, explica.

Boicot estéril

Canut expone otra ventaja adicional, que son los derechos para anuncios, series, cine, etcétera. “Al ser dueños de su repertorio, Taburete pueden hacer lo que quieran con él, sin necesidad del permiso de la discográfica y, sobre todo, sin que la discográfica incremente el precio de ese uso en un cien o un doscientos por ciento, que es lo que suele hacer. Según mi experiencia reciente, las marcas grandes ya buscan artistas sin discográfica por este motivo”. El mérito del grupo es mayor de lo que se piensa, ya que han superado obstáculos poco habituales en la industria. “Lo más interesante de Taburete es que les han boicoteado en las radios por ser el hijo de Bárcenas y el nieto de Díaz-Ferrán".

Los contratos con la mayoría de discográficas indies son tan leoninos que dejan en pañales cualquier cláusula de una grande

A pesar de eso, han logrado llenos en el Palacio de los Deportes (14.500 localidades) y también en Barcelona, Sevilla, Pamplona, Valencia…”, apunta Canut. No es un debate nuevo, pero sí se ha vuelto más urgente con la llegada de internet. El precedente más ilustre de triunfar contra viento y marea son Extremoduro, que en 1989 financiaron su primera maqueta vendiendo 250 papeletas canjeables por una copia entre los colegas. El año pasado, durante una rueda de prensa en Madrid, Robe Iniesta afirmaba que su consejo más frecuente a los jóvenes artistas es que no necesitaban una discográfica para triunfar en la música. ¿Los años le han dado la razón?

Hacer todo solo

Lo más interesante de Taburete es que les han boicoteado en las radios por ser el hijo de Bárcenas y el nieto de Díaz-Ferrán

Carlos Mariño, mánager de artistas tan relevantes como Fangoria y Kiko Veneno, lo ve de otra manera. “Habría que ver donde estarían Taburete ahora si hubiesen firmado con una multinacional. Yo estoy seguro que mucho más arriba. En todo caso, Taburete, aunque no lo sepan, ya han caído en manos de una multi porque su distribuidora es de Sony. Apuesto a que el próximo disco que editen lo harán como artistas de esa empresa, sea con licencia o con contrato”.

Mariño razona su respuesta: “Hacerlo todo uno mismo, y tener un éxito considerable, es casi imposible. Altafonte sería otra opción: es una compañía distribuidora nacional, con base en España, pero sus aspiraciones pasan por convertirse en multinacional. De hecho, ya trabajan en la mayoría de los países americanos. Ahora no te proponen la mera distribución, sino que han dado un paso más hasta la licencia”, explica. La licencia consiste en entregar el disco hecho, conservando el copyright, para que una empresa externa se encargue de la distribución y promoción, pactando por contrato lo que haya que pactar.

Golpe maestro de Vetusta

Hoy Vetusta Morla pueden imponer sus condiciones y la multi les dará todo lo que pidan sin rechistar

Vamos con el segundo titular: Vetusta Morla, icono de la autogestión indie, fichan por Sony. Mauro Canut tiene claro que era el paso correcto: “Me parece genial porque cuando empezaron no estaban en una situación dominante en la negociación, pues no habían demostrado su potencial y la discográfica les hubiera ofrecido un contrato digamos 'de becario’, por no decir 'de mierda’. Ahora las discográficas están demostrando que son incapaces de hacer grande a un grupo, ya que la radio no te asegura nada e internet es incontrolable. Están hambrientas por fichar a grupos que les den prestigio. Hoy Vetusta Morla pueden imponer sus condiciones y la multi les dará todo lo que pidan sin rechistar. Entiendo también que para Vetusta es comodísimo quitarse toda ese marrón de llevar la parte del negocio, eliminar ese riesgo y dedicarte a lo tuyo que es componer, ensayar y tocar”, argumenta.

¿Conclusión parcial? El debate ya no es indies contra multis, dos conceptos desdibujados por las licencias y la distribución, sino identificar en qué momento de tu carrera estás como grupo y encontrar qué empresa te ofrece mejores servicios y flexibilidad para que alcances tu máximo potencial.

Salto internacional

Luis Merino, de la empresa de asesoría Ideas Clave, sintetiza las opciones, con el poso que da la experiencia de décadas trabajando en la industria discográfica y en la radiofórmula. “Ya no es necesario firmar con una compañía multinacional para lograr el éxito en tu territorio. Existen recetas híbridas que se basan en la creación de una oficina intermedia que establece una sinergia (joint venture) con la multinacional para aprovechar todos sus servicios a cambio del porcentaje establecido. La función principal de artista es crear y comunicar. Si se dedica a gestionar posiblemente descuide las cualidades inherentes a su éxito”. ​

Una discográfica ya solo sirve para alguien que solo sea cantante, como los de los talent shows o la diva que necesita que le hagan las canciones

¿A quién recomienda una discográfica grande? “Las multinacionales ofrecen ventajas en la internacionalización, así se entiende perfectamente la evolución de Vetusta Morla. La vertebración de los distintas naciones en el seno de una multinacional es clave para alcanzar un éxito más allá de tu país, siempre y cuando el compromiso de los demás territorios sea explícito y garantizado. Aprovechas, casi de forma simultánea, la presencia de equipos profesionales de expertos en cada una de las naciones”, afirma, avisando de que hay que estar muy encima de cada país para que presten atención a tu producto.

”Las plataformas agregadoras para independientes, tipo Altafonte, se están prodigando en otros mercados, pero todavía tendrán que alinear muchos intereses para que su modelo funcione internacionalmente”, zanja.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios