del 9 al 19 de febrero en el teatro nuevo alcalá

Días de sexo, vino y fuego en la 'Carmina Burana' de La Fura dels Baus

Carlus Padrissa y Josep Vicent se unen en una reinterpretación atávica y visceral de la obra cumbre de Carl Orff con más de 60 artistas sobre el escenario

Foto: Un momento de 'Carmina Burana' de La Fura dels Baus. (J. J. Guillen / EFE)
Un momento de 'Carmina Burana' de La Fura dels Baus. (J. J. Guillen / EFE)

"Es, posiblemente, la pieza más representada y más popular del siglo XX". Carlus Padrissa se golpea el pecho con el puño, como un latido que se va intensificando, va ganando potencia. "Eso es 'Carmina Burana'". Primitiva, visceral, carnal, un canto al disfrute, a la vida, motores internos y 'leitmotivs' de la genética de La Fura dels Baus -de la que Padrissa es uno de los directores artísticos-, que regresa a Madrid de la mano de la obra más icónica de Carl Orff y que se representa a partir de este jueves -y hasta el 19 de febrero, porque después viajará a Alicante y Barcelona- en el Nuevo Teatro Alcalá. Al frente de la orquesta, el maestro Josep Vicent, director musical y artístico del Auditorio de la Diputación de Alicante.

Días de sexo, vino y fuego en la 'Carmina Burana' de La Fura dels Baus

"Nuestro teatro es el teatro del peligro, que te hace segregar la adrenalina que llevas dentro, el de la experiencia", reivindica Padrissa en conversación con El Confidencial. "Con nuestra 'Carmina' hemos intentado buscar como siempre nuevos retos", palabras mayores para una compañía caracterizada por abrazar el riesgo en cada una de sus producciones, que ha recurrido a la pirotecnia, a los saltos desde las alturas, al fuego, al agua, que ha encontrado la elevación en lo elemental. "Una propuesta que conecta con el sentido atávico", con la naturaleza y los instintos. Su propuesta regresa a Madrid después de recorrer mundo y de haber actuado ante más de 150.000 espectadores. Lo hace con una nueva obertura -"oberFura", bromea- "cargada de la vitalidad tremenda que tiene la 'Carmina' de Carlus Padrissa", explica Vicent, compositor de la pieza.

Una imagen de la propuesta de La Fura dels Baus
Una imagen de la propuesta de La Fura dels Baus

"Teníamos la necesidad de invadir al público y pensamos que con siete minutos de introducción desde el público, donde la idea de la naturaleza, la sensualidad y el disfrute de la vida se viven alrededor de las butacas. Entonces escribí una música para voces y elementos de percusión que va invadiendo gradualmente la sala hasta que al llegar al escenario se transforma en 'Carmina Burana'", adelanta el director musical. "Unos van a sentir puro sexo, otros pura religión, otros el insulto".

Siempre que trabajan juntos, la obsesión de Padrissa y Vicent se dirige a "ir acercando la idea de la música clásica, sea ópera o cantata, al público". Por eso, entre los dos han confeccionado una propuesta de gran potencia sonora y visual, "un espectáculo valiente y novedoso que hay gente que lo vive como un espectáculo muy popular y hay gente que lo vive como un espectáculo muy radical e intelectual".

Más de 60 artistas sobre el escenario -con un coro procedente de la Universidad Autónoma de Madrid, que este año conmemora su 50 aniversario-, un vestuario que mezcla clasicismo y contemporaneidad con la introducción de dispositivos tecnológicos, proyecciones, una copa gigante de vino, cantantes colgando de grúas, buceando en agua o enfrentándose al fuego. Y todo acompañando la partitura de Orff. "La música es una vibración, un elemento físico que llega a tu cuerpo. De las artes, es la más directa y es capaz de movilizar algo enorme en tu interior", prosigue el director.

Vicent: "La música es una vibración, un elemento físico que llega a tu cuerpo. De las artes, es la más directa y es capaz de movilizar algo enorme en tu interior"

Un cilindro central -que también sirve de pantalla sobre la que proyectar el arte visual- a ratos esconde y a ratos descubre a la orquesta dirigida por Vicent. "Llevamos una partitura reducida, hay algunos vientos, un poco de cuerda, percusión y piano. Los músicos están dentro del cilindro como muestra de la integración de todo. A veces están en primer plano, a veces en cuarto, todo convive en un contrapunto de los elementos. Porque el arte total hoy en día no podría ser sin las artes visuales, que son las proyecciones.".

Josep Vicent
Josep Vicent

El texto de la cantata de Orff proviene de los cantos goliardos de los siglos XII y XIII plasmados en un manuscarito encontrado en un monasterio benedictino de Benediktbeuern (Alemania) en el siglo XIX. En su interpretación, Vicent ha incluido además referencias a las costumbres monacales en su orquesta. "Por ejemplo, hay un instrumento que usaban los monjes en los antiguos claustros griegos, que es una pieza de madera que se llama simandre, que golpeaban mientras paseaban y el sonido de la madera les llevaba a un trance meditativo". Por otro lado, "los textos de la 'Carmina' proceden de un libro en manos de unos monjes que también hablan del 'carpe diem'. Y hoy eso representa un grito de valentía, para levantarnos cada día con la alegría y esperanza de intentar hacer las cosas mejor. Es el grito de ¡vive, vive!", subraya entusiasmado.

"Yo creo que la cultura es la llave para solucionar muchísimos de los problemas de la sociedad", sigue. "Podría parecer una idea fácil o populista con los problemas serios que hay en cuestiones como la economía o la sanidad, pero la cultura tiene la habilidad de generar una necesidad prioritaria que es la de el deseo de mejorar, la energía para querer crecer, la ilusión para levantarte cada día para que tu trabajo sea mejor y para tener más impulso y criterio que es lo que le da a la gente el conocer cada vez más".

"Yo creo que la cultura es la llave para solucionar muchísimos de los problemas de la sociedad", reflexiona Vicent

Por eso es tan importante para el músico valenciano que el arte se difunda y se divulgue. "La cultura no es sólo una cuestión crematística, de cuánto se gasta y cuánto se ingresa: es una inversión en la calidad de vida de la sociedad". Aunque a priori la ópera y la música clásica pueden no parecer las opciones más accesibles, cada vez hay más iniciativas para acercarlas a un público más diverso. "Palco Digital [la opción de disfrutar de las obras programadas por el Teatro Real a través de internet] me parece una grandísima idea: el Teatro Real es uno de los más importantes del mundo y Joan Matabosch [director artístico] hace un trabajo excepcional, porque es un hombre también muy preocupado por la divulgación. Tiene una política de entradas muy buenas, con grandes descuentos. Yo soy director artístico del Auditorio de la Diputación de Alicante y también tenemos políticas diversas para la juventud y ciclos especiales. Porque también tenemos la necesidad de encontrar público para el futuro".

Otro momento del espectáculo
Otro momento del espectáculo

"Con 'Carmina' habremos hecho 140 funciones o así y en todas partes ha sido lleno absoluto. Estamos en un momento en el que la gente desea cada vez más encontrar nuevos mundos y, lo que es verdad, es que el refinamiento de la música clásica, aunque es un término que a mí no me gusta mucho, es indiscutible. La belleza es indiscutible cuando uno consigue romper esa primera barrera y entrar".

Sin embargo, también cree que hay aspectos mejorables a la hora de gestionar la cultura en España, sobre todo por parte del Estado. "A la hora de decidir quién está en una administración, la elección de la persona que se encarga de un sector debería ir más allá del hecho político. Tienen que ser personas que conozcan y empaticen con la realidad del sector cultural".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios