tenía 91 años

Muere Zygmunt Bauman, padre de la modernidad líquida

El sociólogo polaco era uno de los pensadores de referencia de las últimas décadas

Foto: Zygmunt Bauman (EFE)
Zygmunt Bauman (EFE)
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

El intelectual polaco Zygmunt Bauman ha muerto hoy a los 91 años en Leeds, Reino Unido. Bauman, ganador del Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades (2010) junto a Alain Touraine, fue el acuñador del concepto "modernidad líquida". El filósofo, exiliado de su país en 1968 tras ser expulsado del Partido Comunista Polaco, se afincó en Reino Unido y fue profesor en la Universidad de Leeds.

La obra de Bauman -galardonado con el European Amalfi Prize for Sociology and Social Science (1992) y el Theodor W. Adorno (1998)- se popularizó hace dos décadas gracias a sus teorías "líquidas" sobre las derivas de la posmodernidad y la quiebra del porvenir.

“La clase media y los proletarios forman parte ya de una clase conjunta, el precariado, gente que no está segura de su futuro. Las leyes del mercado implican que tu compañía pueda ser devorada por otra y tú te vayas a la calle, perdiendo de pronto todo lo ganado en una vida. Nadie se siente seguro hoy. Nadie confía en el porvenir”, contó Bauman a El Confidencial en 2014.

Las nuevas generaciones "son las primeras desde 1950 que no inician su trayectoria a partir de lo logrado por sus padres, sino que están preocupadas tratando de alcanzar y recrear las condiciones bajo las que han vivido. No miran al futuro, están replegadas y a la defensiva, y ese es un cambio muy poderoso”, añadió el pensador polaco en dicha entrevista.

La única certeza de este mundo es la incertidumbre, en la que estamos destinados a intentar, una y otra vez y siempre de forma inconclusa, comprendernos a nosotros mismos

En su discurso de aceptación del Príncipe de Asturias, Bauman reflexionó así sobre las incertidumbres de la posmodernidad y las dificultades para analizar una era de certezas líquidas:

"Hacer pedazos el velo, comprender la vida… ¿Qué significa esto? Nosotros, humanos, preferiríamos habitar un mundo ordenado, limpio y transparente donde el bien y el mal, la belleza y la fealdad, la verdad y la mentira estén nítidamente separados entre sí y donde jamás se entremezclen, para poder estar seguros de cómo son las cosas, hacia dónde ir y cómo proceder. Soñamos con un mundo donde las valoraciones puedan hacerse y las decisiones puedan tomarse sin la ardua tarea de intentar comprender. De este sueño nuestro nacen las ideologías, esos densos velos que hacen que miremos sin llegar a ver".

"Es a esta inclinación", continuaba Bauman, "incapacitadora nuestra a la que Étienne de la Boétie denominó 'servidumbre voluntaria'. Y fue el camino de salida que nos aleja de esa servidumbre el que Cervantes abrió para que pudiésemos seguirlo, presentando el mundo en toda su desnuda, incómoda, pero liberadora realidad: la realidad de una multitud de significados y una irremediable escasez de verdades absolutas. Es en dicho mundo, en un mundo donde la única certeza es la certeza de la incertidumbre, en el que estamos destinados a intentar, una y otra vez y siempre de forma inconclusa, comprendernos a nosotros mismos y comprender a los demás, destinados a comunicar y de ese modo, a vivir el uno con y para el otro".

Modernidad, nazismo y comunismo

Los análisis de Bauman sobre los vínculos entre la modernidad, el nazismo y el comunismo posmoderno le han otorgado un gran reconocimiento internacional. Ha contribuido al desarrollo de las ciencias sociales mediante la creación de conceptos como la 'teoría de la modernidad líquida', que define los tiempos actuales como una era de cambio y movimiento constante, en la que el hombre está huérfano de referencias consistentes y los conceptos son más inestables que nunca.

Las teorías de Bauman han ejercido una gran influencia en los movimientos antiglobalización. Su obra ensayística, que comenzó en los años 50, alcanzó fama internacional en los 80 con títulos como 'Modernidad y holocausto' (1989), donde define el exterminio de judíos por los nazis como un fenómeno relacionado con el desarrollo de la modernidad. Entre sus obras más significativas destacan 'La modernidad líquida' (2000), considerada su obra cumbre, en la que observa cómo el capitalismo globalizado está acabando con la solidez de la sociedad industrial; 'Amor líquido' (2005) y 'Vida líquida' (2006).

En 'La modernidad líquida', su obra cumbre, observa cómo el capitalismo globalizado socava la solidez de la sociedad industrial

Además es autor de títulos como 'La cultura como praxis' (1973), 'La posmodernidad y sus descontentos' (1997), 'La globalización: consecuencias humanas' (1998), 'En búsqueda de la política' (1999), 'La sociedad individualizada' (2001) y 'Vidas desperdiciadas. La modernidad y sus parias' (2005). En esta última expone las consecuencias inevitables de la modernización tales como las migraciones, los refugiados, el desempleo, la nueva pobreza y la necesidad de fijar identidades.

Entre sus trabajos publicados en español se encuentran 'Miedo líquido. La sociedad contemporánea y sus temores' (2007), 'Vida de consumo' (2007), 'Archipiélago de excepciones' (2008), 'Múltiples culturas, una sola humanidad' (2008), 'El arte de la vida' (2009) y 'Mundo consumo' (2010). Su pensamiento y su obra han sido fruto de análisis en una decena de libros publicados por varios autores.

Bauman ha recibido entre otros galardones el Premio Europeo Amalfi de Sociología y Teoría Social, otorgado por la Asociación Italiana de Sociología (1989) y el Theodor W. Adorno Prize de la ciudad de Fráncfort (1998). Asimismo, fue premiado con el ya citado Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2010 junto a Alan Touraine.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios