otro pasado es posible II: edad moderna

Ucronías de la modernidad: ¿y si la Armada Invencible hubiera conquistado Inglaterra?

Quién quiere una máquina del tiempo -o un ministerio- para alterar la historia cuando tiene un método mucho más útil y barato a mano: la literatura

Foto: La Armada Invencible.
La Armada Invencible.

Pocos géneros narrativos tan apetecibles como la ucronía, un atrapasueños literario que plantea y responde las preguntas más ociosas e imposibles y abre quicios insospechados en la historia, hipótesis como cruces de caminos en los que la imaginación se desfoga sin control de 'antidoping'. En el argot de la literatura ucrónica, a esos momentos en los que todo habría cambiado si en lugar de A hubiera sucedido B se les llama 'puntos Jonbar', en memoria de John Barr, el personaje de un relato de Jack Williamson de los años treinta que puede cambiar el porvenir a su elección si escoge un guijarro o un imán.

Si la utopía de Tomás Moro da cuenta de lo que no existe "en ningún lugar", el término 'ucronía', acuñado por el filósofo francés Chales Renouvier en el siglo XIX, desvela lo que no ocurrió "en ningún tiempo", una arboleda profunda en uno de los márgenes de la ciencia ficción, un festín de historias de lectura ociosa, inquisitiva y refrescante en días de sofoco. Repasamos este mes de agosto en cuatro entregas semanales ordenadas por épocas las más exuberantes novelas de la literatura ucrónica, alternativa o contrafactual, como la llamaba Nietzsche, al que le parecía la mejor manera de aprender historia.

En esta ocasión, visitamos los pasados alternativos de la Era Moderna.

'Britania conquistada'

'Britania conquistada'.
'Britania conquistada'.

En 1588, más de 200 barcos de la Armada española se echaron a la mar en dirección a Inglaterra. El empuje de aquella escuadra del por entonces mayor Imperio del mundo parecía irresistible, pero una malhadada tormenta hundió más de la mitad de los barcos, salvando así a las islas británicas de una conquista que parecía inevitable. ¿Y si la borrasca no hubiera tenido lugar? Nueve años después, la reina hereje Elizabeth yace presa en la Torre de Londres, la Corona pertenece a Isabel, hija de Felipe II, y a su marido Alberto de Austria y los autos de fe se suceden cada día bajo el puño de hierro de la Santa Inquisición. Lo imagina el experto historiador inglés Harry Turtledove en 'Britania conquistada', uno de los grandes clásicos del género ucrónico. ¿Y quiénes narran la historia? El dramaturgo William Shakespeare, que ha recibido el encargo de escribir una obra que loe a la monarquía española y el teniente Lope de Vega, enviado para vigilarlo.

'Danza de tinieblas'

'Danza de tinieblas'.
'Danza de tinieblas'.

Aunque los hechos narrados en esta ucronía 'steampunk' transcurren a comienzos del siglo XX, el punto Jonbar se retrotrae al siglo XVI, cuando Felipe II muere prematuramente y su hermano bastardo don Juan de Austria, reciente vencedor en la batalla de Lepanto, ocupa el trono español. Sorpresivamente, el rey Juan impone el protestantismo como religión oficial del Imperio, evitando así su desmembramiento en aquella sangría interminable que fueron las guerras de religión del XVII. España se sacude así la influencia del papado, y los moriscos, libres de la expulsión, forman uno de los principales grupos de influencia. Cuatro siglos después, en 1927, España sigue dominando el mundo y un cabo de alguaciles de nombre Joannes Salamanca debe investigar una serie de misteriosos asesinatos de funcionarios de origen judío. 'Danza de tinieblas' (2005), de Eduardo Vaquerizo, es una de la más logradas historias alternativas firmadas por un autor español.

'El libro del mensajero'

'El libro del mensajero'.
'El libro del mensajero'.

Un punto de partida estrepitosamente original. Atiendan. Cristóbal Colón descubre América, pero sus carabelas naufragan en el viaje de retorno. Ya nadie conocerá su hazaña y ningún nuevo barco europeo intentará la ruta atlántica hacia las Indias. Pero no todos los conquistadores españoles han muerto. Un reducido grupo abandonado a su suerte en el Fuerte Navidad de La Española se lanza a la búsqueda por tierras americanas de alguna manera de volver a casa y llegan finalmente a Tenochtitlán, la capital del imperio azteca. Unas décadas después, una gigantesca flota que porta el estandarte de Quetzalcóatl toma tierra en el puerto de Cádiz. La conquista del Viejo Mundo por el Nuevo acaba de empezar. 'El libro del mensajero' (2009), del argentino Edgardo Civallero, es el primero de la 'Saga de la serpiente emplumada', compuesta por tres volúmenes más y cuyas páginas pueden leerse gratuitamente en la red, libres de derechos.

'Napoleón apócrifo'

'Napoleón apócrifo'.
'Napoleón apócrifo'.

Y acabamos con la que es considerada la primera ucronía canónica de la historia de la literatura: 'Napoleón apócrifo. Historial de la conquista del mundo y de la Monarquía Universal (1812-1832)', escrita en 1831 por el escritor francés Luis Geoffroy en lo que parece haber sido un rapto de grandeza patriótica.

Napoleón Bonaparte no solo venció en Waterloo y logró finalmente conquistar Rusia sino que prosiguió su cabalgada invasora hacia el este y subyugó al gigante chino, convirtiendo al país asiático en una provincia más del Imperio francés, que dominó Europa durante todo el siglo XIX.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC