dirigida por gonzalo garcía-pelayo

La epopeya pop de Triana

Se estrena 'Todo es color', un filme que homenajea el legado de los creadores del rock andaluz protagonizada por su descubridor y mánager y dirigida por su primer productor

Foto: Triana (Warner Music)
Triana (Warner Music)

"El concepto fue de Eduardo. El nombre, de Tele y la música, Jesús". Javier García-Pelayo define de este modo a una de las bandas más míticas de la música española: Triana. El que fuera su descubridor y mánager protagoniza 'Todo es color', una 'road-movie' musical, o una banda sonora con imagen, que se ha estrenado este fin de semana dirigida por Gonzalo García-Pelayo, quien, además de director de cine, fue el productor de sus tres primeros discos.

El filme, nacido al calor del 40 aniversario de la publicación de su primer disco, 'El Patio', celebrado el año pasado, no es un biopic de los creadores del rock andaluz ni un documental que pretende explicarnos quiénes fueron y cómo nació esta leyenda de la música español. Más bien es un viaje personal, sentimental y poético marcado por la pasión y el exceso de sus amigos y familiares que busca, aunque de forma irregular, transmitir la poesía y el sentido de libertad del grupo. "Triana era más que música. Es un viaje vital que nos ha acompañado durante 40 años", explica Javier.

Un viaje desde el cementerio de Villaviciosa de Odón, donde están enterrados Jesús y Tele, a Caños de Meca para hacer un concierto homenaje a Triana es el argumento de 'Todo es color', una cinta donde sin duda sobresale la música original del trío -junto algunas mezclas y colaboraciones como las más que destacables 'Tu frialdad' y 'En el lago', con el sobresaliente Raimundo Amador (la BSO también ha salido a la venta este fin de semana)- y la presencia del único miembro vivo de Triana, Eduardo Rodríguez Roadway. El guitarrista del grupo se retiró hace más de 30 años a Caños y es muy difícil verle en público o que haga entrevistas. 

La epopeya pop de Triana

"Esto de la edad es una putada". Es lo primero que nos dice Eduardo al teléfono mientras nos pide que subamos un poco la voz. Él mismo explica por qué ha decidido volver a dar la cara. "Me gusta la película porque retrata el espíritu de Triana. Está muy bien definida: hay llantitos, gracias, risas... Esa era la forma de vivir que teníamos en aquella época, aunque yo sigo viviendo igual", dice riendo y definiéndose como un "guitarrista flamenco y rockero". "Después de 40 años... Ahora se reconoce la labor magnífica que hicimos y estoy muy contento, aunque me da pena que sea ahora por mis compañeros fallecidos". Jesús de la Rosa, el poeta de Triana, murió en octubre de 1983, cuando se disolvió el grupo, a causa de un accidente de tráfico. Juan José Palacios. 'Tele', falleció en 2002 de un infarto horas después de un concierto.

Recuerda Eduardo, y garantiza que se le pone el vello de punta con un "hay que ver, 40 años después", que su primer disco fue un tortazo. "Vendimos 19 copias", asegura divertido, y "había que pasar todas las letras por el Ministerio de Interior". Aunque, añade, "pasa el tiempo y el músico se va haciendo su camino". "Al final llegamos a la meta", remata y se le nota el orgullo y la emoción la voz que parece querer explicar en su siguiente frase. "Yo sigo teniendo lealtad y cariño a mi grupo".

"Triana dio luz a esa España negra"

Eduardo y los hermanos Gonzalo y Javier, los tres protagonistas y testigos directos del nacimiento de Triana, coinciden al destacar que el mayor legado que dejó el grupo fue la ruptura. En un país en dictadura dominado por los negros y grises, la banda se atrevió con una fusión que hasta entonces no había cuajado en una España donde musicalmente se llevaba mucho más copiar a los de fuera que mirarnos a nosotros mismos. "Unir la flamencura y la rockería era difícil, pero no imposible", dice Eduardo. 

La epopeya pop de Triana

"Fueron tiempos difíciles porque teníamos todo en contra pero reivindicamos lo andaluz, fuera de los tópicos, y mostramos una música que lucía con luz propia porque estábamos hartos de copiar los patrones extranjeros. Dimos un paso de entidad a lo andaluz y lo español. A mi criterio, Triana fue un antes y un después en la música de este país. Triana dio luz a esa España negra", afirma. Gonzalo es de la misma opinión: "Triana son capaces de fusionar tiempo y espacio. Su tiempo era el rock y su espacio, Andalucía y España. Fue un proceso reafirmación nacional, que ahora está un poco en retroceso pero creo que es una ola que tendrá que volver", añade. 

Javier defiende que el grupo supuso "un cambio absoluto de mirada" en la música española. "Todo está explicado en su primer single: 'Bulerías 5x8", afirma aludiendo a 'Recuerdos de una noche (Bulería 5x8)'. "No sé si porque los artistas previenen las cosas o se hacen eco de lo que está pasando, pero llegan a una España efervescente que empezaba a mirarse sin vergüenza ni complejos de estar en una dictadura. Empezó todo el mundo a no avergonzarse de ser español. Eso les pasó a todos los españoles y Triana fue la punta de lanza", remata.

La epopeya pop de Triana

"Yo, dentro del espíritu de mis ideas, perseguía renovar la música en España. Poner un granito de arena. En aquel tiempo, en 1974, venía de Los Payos, que habíamos triunfado bastante, y apareció por mi casa de Madrid Jesús, un ser espléndido y muy iluminado en su garganta y en su forma de componer, y allí nació Triana. Después llamamos a un percusionista, no buscábamos a un batería al uso, y apareció Tele, con un arte y una flamencura que eran difíciles de encontrar en aquellos tiempos oscuros y negros", rememora Eduardo sobre la génesis del grupo. 

Javier García-Pelayo añade el resto de piezas al puzle: "Nos conocíamos de la discoteca que tenía Gonzalo en Sevilla, Don Gonzalo. Yo era amigo de Jesús, iba a los ensayos de su grupo [Tabaca], y a Tele le conocía de un taller de bicicletas que había en la calle Pureza que era una especie de aula de sabiduría popular. Ellos ya estaban en la profesión musical y yo, como representante. Nos encontramos cuando estaban empezando con este proyecto. Habían trabajado con Teddy Bautista una primera parte -ayudó a Eduardo porque eran amigos- y me lo enseñaron. Escuché la maqueta del single, que las compañías de discos habían rechazado, y se la llevé a Gonzalo, que estaba en ese momento arrancando su sello. Y desde allí hasta ahora".

En ese hasta ahora se resume un éxito que sigue 41 años después y cuya clave resume Eduardo: "Triana nunca tuvo banderas ni fronteras". Aunque, aprovecha la entrevista dice, para "denunciar que hay unos falsos Triana por ahí que actúan sin permiso. Esos 'mangurrinos' manchan y ensucian el nombre de Triana". Lo que sí reconoce con cariño es la cantidad de bandas tributo que tiene el grupo. "Creo que, después de los Beatles, es el grupo con más", dice tirando de sentimiento Gonzalo. Tres de ellas, Aljibe, Randy López y Zaguán , participan en 'Todo es color', una película para sus incondicionales pero también para que las nuevas generaciones descubran al grupo hecha desde el amor de su círculo más cercano porque, concluye Gonzalo, "Triana está absolutamente vivo".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios