caída del 18,7% en ventas desde 2011

Casi mil librerías cierran en el último año

La sangría es imparable, a pesar de las visiones esperanzadoras que arroja el año electoral. "El libro sigue en crisis", avisan los libreros, incapaces de frenar la caída de ventas y el cierre de comercios

Foto: Una hombre hojea unos libros hoy en la librería la Central de Barcelona, en el Día de las Librerías. (EFE)
Una hombre hojea unos libros hoy en la librería la Central de Barcelona, en el Día de las Librerías. (EFE)

La sangría es imparable. Los datos aportados por la Conferencia Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL) en 2008 contrastados con los nuevos de 2014 arrojan un panorama desolador: de las 7.074 librerías de entonces, ahora se cuentan casi la mitad, 3.650. En el estudio que acaba de hacer público CEGAL y el Gremio de Libreros de Madrid, con la ayuda del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, se aclara que sólo en el último año han cesado su actividad 912. Abrieron 226.

Esta es la prueba de que la librería “ha perdido su lugar de referencia en estos años en el tejido social”, explica Juan Miguel Salvador, dueño de la librería Diógenes (Alcalá de Henares) y responsable de estudios de CEGAL. Explica a este periódico la débil situación en la que se encuentran y reconoce que “vendiendo sólo libros cada vez es más complicado sobrevivir”.

Las cuentas confirman que el sector no ha salido de la crisis, desde 2011 han perdido un 18,7% en ventas, de 870.331.243 a 707.843.540 euros. En 2014, la caída siguió horadando los negocios y el tejido cultural que fomentan: “El libro sigue en crisis”, dice Pilar Gallego, presidenta del Gremio de Libreros de Madrid. “Las librerías más antiguas sobreviven y esperamos que surjan nuevos modelos. Para ello hay que dar apoyo. La crisis no se ha acabado”, añade.

Apoyo, ayuda y subvenciones. El año pasado, las librerías francesas obtuvieron un total de 4 millones de euros –repetían cantidad de 2013- para ejecutar un plan de salvamento y reforma de los comercios dedicados al libro, que ejecuta a través de la asociación para el desarrollo de librerías ADELC. En los Presupuestos Generales del Estado aprobados por el Gobierno de Mariano Rajoy para las cuentas culturales españoles aparecía, por primera vez la palabra “librería”, con la misma finalidad que la planteada por los franceses pero distinta cantidad: 150.000 euros.

Las librerías francesas tienen un apoyo de 4 millones de euros, las españolas han conseguido del Gobierno 150.000 euros

Desde la Subdirección general de promoción del libro, la lectura y las letras españolas en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, apunta que esos 150.000 euros servirán para reformar el espacio físico de las librerías y para crear páginas web de las casi 4.000 librerías españolas. Mónica Fernández, la responsable ministerial, avanza el proyecto estrella de la casa: el sello de calidad, que premiará a unas 500 librerías que representen el futuro de las librerías independientes.

“Es un proyecto para hacer visibles esas librerías de calidad”, explicó Fernández. Sin embargo, prefiere no dar el presupuesto del mismo, porque “no serán cifras elevadas, sólo para hacer una labor de certificación”. No aclaró cómo conseguirán hacer visibles las librerías con un presupuesto mínimo y quizá esté listo en octubre. “El presupuesto será lo más eficiente y económico posible. Me alegro de que no sea elevado”, señaló.

Para Juan Miguel Salvador los 150.000 euros son “positivos pero escasos”. Los representantes del ministerio presentes en la rueda de prensa indicaron que lo importante, más que la cantidad, es que al menos las librerías ya aparecen en el Congreso. El librero da la bienvenida, además, al plan de ayuda que el Gobierno anunció antes del verano, sin embargo, puntualizó: “Lo que queremos es que se desarrolle”.

Salvador aclara a este periódico que las medidas de apoyo a estos establecimientos no deben ser sólo económicas, demandan una regulación contra la competencia desleal (como que el libro de texto se venda en el propio colegio) y que se respete la Ley del precio fijo del libro. Avisa de que la librería mayoritaria son establecimientos más pequeños, microlibrerías con menos de 5.000 títulos permanentes, volcadas a abastecer al barrio, con una facturación menor y otros productos a la venta. 

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios