el actor protagoniza la obra 'ricardo iii'

Juan Diego: "El que ejerce el poder deja de ser humano"

El actor interpreta a Ricardo III en una versión de la obra de Shakespeare que destaca por sus vínculos con la actualidad, llena de representantes corruptos

"Hay muy pocos actores que se puedan permitir el lujo de hacer de Ricardo III". La frase la decía una emocionada Terele Pávez refiriéndose a Juan Diego, su compañero de reparto en la versión de la obra de Shakespeare que se estrenará el día 6 de noviembre en el Teatro Español. Ambos forman parte de un reparto "casi imposible en el teatro español", como confesaba el director de la institución, Juan Carlos Pérez de la Fuente. Les acompañan Ana Torrent, Carlos Álvarez-Nóvoa, Asunción Balaguer, José Hervás y Lara Gruve entre otros. Todos ellos se rendían en la presentación de la obra ante la estrella de la función, un Juan Diego que crea un rey poliédrico, lleno de matices y hasta humano.

Un personaje que ha sido para él un exorcismo. "Tras Ricardo III ya no tendré que ir nunca al psiquiatra", bromeaba el actor que se ha metido tanto en el personaje que incluso ha sufrido una lesión por marcar su cojera: "Estoy siendo dolorosamente feliz", añadía.

Juan Diego interpreta a Ricardo III en una adaptación del texto de Shakespeare con muchos vínculos con la actualidadPara enfrentarse a Ricardo III ha tenido que desprenderse del pudor, ya que el pudor es algo que "nunca conoció el poder". Un poder corrupto que incluso llega al asesinato en la obra de Shakespeare y que tiene muchos ecos con la actualidad en la que nuestros gobernantes presumen de cuentas en Suiza y Andorra. "El poder es lo más negativo que se ha consolidado en el mundo. Se tiñe de sangre. El que ejerce el poder deja de ser humano", critica el actor.

Juan Diego confesaba a este periódico que actualmente existen muchos Ricardos III en el poder: "Hay un poder oculto donde los Ricardos están ahí, y bombardean, y matan, pero nunca se muestran como lo hacen sus capataces". "Todos sabemos que para lograr el poder no hay que parar, hay que eliminar a quien sea necesario, de las listas electorales o con un hachazo en la cabeza", añade. En la obra de Shakespeare, todos los muertos provocados por el monarca terminan apareciendo y le gritan: "Desespera y muere".

Una aparición catártica que el actor sevillano duda que pueda ocurrir con nuestros actuales políticos, que no ve que se retracten: "Incluso cuando alguien les dice, oiga usted que es que me ha dejado en la santa calle, ellos dicen que la culpa no es suya. Y yo pienso, ah, ¿entonces quién la tiene? ¿no son ustedes el poder", cuenta Juan Diego.

La solución: que el pueblo vigile al poder. "El poder en la democracia es necesario que esté controlado por los ciudadanos, porque estamos hechos para hacer el mal, más que el bien", contaba el intérprete a este periódico.

De dictador a dictador

Juan Diego comenzó su carrera hace casi 50 años, un tiempo en el que ha tenido tiempo de dar vida a otro gobernante déspota que le ha servido para afrontar el reto de interpretar a Ricardo III. En 1986 Juan Diego se puso en la piel de Franco en Dragón Rapide, de Jaime Camino. El papel del dictador ha sido uno de los más complicados para el intérprete, que explica que estuvo a punto de rechazarlo. 

Juan Diego como Ricardo III (Teatro Español)
Juan Diego como Ricardo III (Teatro Español)

"No encontraba al personaje, lo criticaba en vez de meterme en él. Estando en Sevilla me encontré con mi colegio, y me acordé de cuando de pequeño tenía que cantar el Cara al sol. Como delante de la banca estaba la imagen de Franco, al lado la purísima de escayola y al lado José Antonio. Y empecé a pensar en qué tenía yo, Juanito, en contra de este señor. Así que decidí investigar la niñez de Franco. Sus conflictos familiares, sus pocas relaciones, y empecé a mirar al ser humano que poco a poco me fue llevando a su ingreso en la Academia de Zaragoza donde ya aparece su voz, su voz de mando", cuenta Juan Diego a la vez que imita al dictador interpretando unas frases del filme. Para Ricardo III ha seguido la misma pauta, bucear en el personaje y huir del arquetipo. 

Para muchos actores el personaje de la obra de Shakespeare podría ser el papel que marca el cénit de su carrera, pero no para Diego, que afronta este reto como una forma de "seguir aprendiendo, para ello hay que creer en lo que haces y creer que la cultura tiene un valor esencial". Por ello considera que más que presión, esta obra es una responsabilidad, pero una responsabilidad "compartida" con el resto del reparto al que no se cansa de alabar: "En la mirada de cada uno de ellos hay una mano. En la oscuridad y en la luz hay un compañero", les piropea.

Otro de los papeles que marcó la carrera de Juan Diego (que ha ganado tres premios Goya y ha optado al galardón en otras seis ocasiones) es el del señorito Iván en Los santos inocentes, de Mario Camus. El actor recuerda emocionado su experiencia en el filme y cómo el otro día Terele Pávez le recordaba que Ricardo III bajará el telón definitivamente el 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes, y misma fecha en la que termino el rodaje de una película que considera que fue muy "necesaria" en aquella época.  

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios