Sigue esta sección:
El museo gasta 1. 204.013 euros en adquisiciones

Cultura compró para el Prado un cuadro 33 veces más caro

La pinacoteca hace pública su memoria de actividades de 2012 y descubre que una pintura del siglo XVII se dispara de precio por falta de atención  
Foto: El director del Museo del Prado, Miguel Zugaza, observa un cuadro de la pinacoteca (EFE)
El director del Museo del Prado, Miguel Zugaza, observa un cuadro de la pinacoteca (EFE)
Fecha
Tags

El Museo Nacional del Prado ha publicado su memoria de actividades de 2012, en la que exponen sus adquisiciones y las compras que el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes ha hecho para la pinacoteca. Desde el museo aclaran a este periódico que, por su parte, el gasto asciende a 1.204.013 euros. El Estado, a través de la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Obras de Arte, más de 600.000 euros. Pero entre las obras adquiridas en subasta hay un caso especialmente llamativo por el gasto disparatado en tiempos de carestía: el Retrato de Giovanni Battista Caselli, poeta de Cremona, pintado por Sofonisba Anguissola (1535-1625), hacia 1557.

“Es una importante incorporación al catálogo de la pintora italiana”, escribe la conservadora del Prado, Leticia Ruiz. El cuadro llegó, en febrero de 2012, a la casa de subastas Segre, en Madrid, por un comerciante que se dedica a comprar casas de fallecidos. Las adquiere completas, por lotes, con sus pertenencias y sus objetos, normalmente herencias que quieren liquidarse con rapidez. El departamento de pintura antigua de Subastas Segre, cuenta a El Confidencial que el retrato era un cuadro complicado, porque veía que tenía una parte añadida y muchos repintes. No estaba catalogado y la autoría se había perdido por el camino y las herencias. Así que se puso a la venta como pintor de escuela italiana del siglo XVII y con el título de Escritor místico.

El dueño tenía prisa por vender y se colocó inmediatamente. Segre no tuvo ocasión de restaurarlo y catalogarlo. No hubo tiempo para investigar. Y se siguieron los trámites habituales en estos casos: el catálogo de venta se envió al Prado y a la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Obras de Arte. El día de la subasta hubo dos compradores extranjeros que pujaron por la pieza, pero fue la competencia de Segre en Madrid, la galería Caylus, quien finalmente se llevó la pieza que partió en 1.800 euros. Ni El Prado ni el Ministerio de Cultura a través de la Junta se interesaron por el cuadro. La galería, sí (por 10.000 euros).

Disparar el precio

Una vez en su poder, los especialistas de Caylus inician un proceso de limpieza y restauración y búsqueda de documentación que permitiese la identificación de la autoría de la obra. La pista era la marca de la colección que aparece en la parte inferior: un número entre dos cruces, típico de la colección Altamira (una de las más importantes de pintura antigua, en gran medida heredera de piezas de la colección del marqués de Leganés, otro de los más notables coleccionistas del siglo XVII). Efectivamente el 377 correspondía a la obra de la pintora italiana. Inmediatamente, aunque su valor seguía siendo el mismo, su precio se disparó 33 veces por encima del que se proponía en la primera subasta, con un mes de diferencia: de 1.800 euros a 60.000, a cargo del erario público.

Las explicaciones del Prado son las siguientes: “El Prado (a través de la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Obras de Arte) actuó cuando tuvo noticia de que se había solicitado permiso de exportación, porque fue cuando detectó la posibilidad de compra. La obra en ese momento se presentaba como anónimo italiano con el título de Retrato de escritor místico y con una valoración de 60.000 euros. El Prado solicitó que la obra se trajera a sus instalaciones para su estudio y en ese trámite Caylus renovó la petición de exportación ya como obra de Sofonisba”.

Es decir, el anticuario, ante la posibilidad de venta al Prado, cambia la atribución. El Prado lo estudia y acepta. Y Cultura paga. Negocio redondo para el anticuario, gasto injustificado para las arcas públicas por la falta de reflejos y atención.

Lo más preocupante es que Leticia Ruiz, en su estudio incluido en la Memoria de 2012 del museo, no despeja absolutamente las dudas de la atribución: “Se aprecia en esta pintura la fidelidad de Sofonisba a maestros como Moroni o Bernardino Campi o el ejemplar de la propia pintora de la colección Burghley House: Retrato de caballero barbado, de hacia 1560. Composición, colorido y construcción pictórica pueden ponerse en clara relación con el ejemplar adquirido por el Prado”. Además de declarar que la pintura está sin firmar advierte que la atribución a Sofonisba se recoge pronto en los inventarios del marqués de Leganés… pero ahí se habla de san Pedro y no de un poeta. Quizá el marqués confundiera los personajes, quizás.

El Hermitage, la más vista

En el informe se destacan los 583.206 visitantes de la exposición El Hermitage en el Prado, así como la notable cifra de 3.418.519 visitantes acumuladas por las exposiciones del programa Prado Internacional, con las exposiciones Portrait of Spain. Masterpieces from the Prado, en Brisbane (Australia) y Houston (EEUU), y Goya. Luces y sombras. Obras maestras del Prado en Tokio (aunque esta se inauguró en 2011). El Prado ha estudiado a su público y hace notar que el porcentaje de visitantes residentes en España ha aumentado, pasando del 46,3% al 51,41%. Las mujeres son mayoría.

Largas colas en el museo del prado
Largas colas en el museo del prado
La exposición que más dinero dio al Museo del Prado en 2012 fue la dedicada al Hermitage, que superó los 250.000 euros, seguida por Renoir (más de 160.000 euros), la de Sorolla (cerca de 100.000 euros), el último Rafael (más de 80.000 euros) y Turner (más de 40.000 euros).

Sin embargo, la difusión en internet, uno de los proyectos en los que más esperanzas ha puesto la actual dirección, indica caída de visitas, a pesar de aumentar notablemente las referencias ofrecidas. Si en 2010 tuvo 503.284 visitas (y 3.790 obras); en 2011, con 4.604 visitas creció hasta las 580.782; y en 2012, a pesar de que crece hasta las 5.846 referencias, pincha en visitas, 537.664. ¿Pérdida de interés? El interés del museo en la dimensión web se muestra en el considerable aumento de consultas contestadas por la institución sobre la colección del museo: de 2.170 a 3.270.

Por otro lado, la capacidad financiera del museo se asegura que se ha visto reforzada gracias a la continuidad de los patrocinadores, así como a los programas Prado itinerante y Prado internacional. “El final del ejercicio se ha cerrado con un resultado presupuestario negativo por importe de 7.285 euros” y deja el remanente de tesorería en 23.832.623 euros. Con una reducción del 25,4% con respecto al año 2011 en los Presupuestos Generales del Estado, la capacidad de financiación propia está en el 60%, según el anuario. El museo ha logrado 24,1 millones de euros, de los cuales 6,2 son por patrocinio (25,5%). Fundación AXA, Fundación BBVA, Telefónica y la Obra Social “La Caixa” constituyen, junto con la Fundación de Amigos del Museo del Prado, el núcleo principal de patrocinadores, con la aportación cada uno de ellos de 2,5 millones de euros en cuatro años.

Como curiosidad, en la memoria se avanza en la definición de la autoría de La Gioconda redescubierta. Si en la ficha que todavía puede leerse en la web del Museo del Prado se dice sobre la obra que “todos los elementos apuntan a un miembro del taller de Leonardo, próximo a Salai (1480-1524) o a Francesco Melzi(1493-1572), los alumnos más cercanos al maestro y que tenían acceso directo a sus dibujos de paisaje”, en el informe el círculo se cierra sobre uno de los dos: “Su caligrafía minuciosa, ajena al sfumato del Leonardo maduro, remite a Salai o, más probablemente, a Francesco Melzi”.
Cultura
Comparte en:
Sigue esta sección:

El redactor recomienda

#9
Compartir

Totalmente de acuerdo pero tengo que añadir , que Leticia  Ruiz es una ignorante como otros tantos conservadores de museo lo han sido

Ampliar comentario
#8
Compartir

Totalmente de acuerdo con lo dicho por "reinoso", "jorge" y "otre"... Me temo que el señor Riaño utiliza la sección de Cultura (arte, patrimonio, museos,...) para demostrarle a su director que puede ser tan amarillista como el que más, en la secreta aspiración de que, finalmente, le pasen a la sección de Nacional y poder encontrar sucios manejos en el presupuesto de adquisición de papel higiénico para el PP. Vamos, me apuesto que el firmante de la "exclusiva" es de los que llaman a la bandera de España con el águila de San Juan, vigente de 1978 a 1982, "la preconstitucional" (también lo dice la ignorante de la Cospedal)... ¡Vaya tropa!

Ampliar comentario
#7
Compartir

Totalmente de acuerdo con quienes opinan que aquí no hay noticia. La Junta de Exportación tiene que revisar miles de piezas y no puede hacer un estudio de cada uno, porque es imposible, le llegan los catálogos de todas las subastas que se celebran. Hay casas de subastas que se dedican a sondear lo que en inglés denominan sleepers que son obras que salen a subasta bajo una autoría diferente de la propia, revisan con más tiempo y más cuidado los catálogos y cuando ven algo interesante lo estudian y pujan por el. Todas las semanas aparece en medios especializados algún caso. Esta gente se dedica a un negocio y busca sacarle la máxima rentabilidad a sus inversiones. Si no se pide permiso de exportación al Prado seguramente no le llega la noticia, pero al pedirlo por ser obligatorio por ley para obras de más de 100 años la obra pasa a estudiarse. Como ha dicho Reinoso los galeristas normalmente usan triquiñuelas como reducir el valor que piensan obtener o atribuir la obra a autores anónimos para que pase desapercibida. En este caso no fue así. El primer dueño se quejará a Segre por la mala atribución, Caylus se dará por satisfecho por obtener un beneficio rápido aunque inferior al que pretendía obtener y el Prado ha obtenido una obra "barata" para una autora apreciada y de catálogo corto.

Ampliar comentario
#6
Compartir

Lo de poner un gran titular, aunque en realidad no haya noticia, se ha convertido en NORMA en este confidencial.

No hay ningun "negocio oculto", ni comision ni mordida ni nada parecido. ES LO HABITUAL cuando se descubren obras de autores importantes, obras que llevan cientos de años en casas particulares y que algunos galeristas se dedican a buscar en las herencias. Compran muchas a precios baratos y a base de mucho trabajo de conservacion, limpieza y catalagacion, consiguen demostrar que es de un autor de renombre. Entonces es cuando interviene Patrimonio Nacional y bloquea su venta al exterior (o no segun le interese).

Sin estos galeristas, miles de obras habrian desparecido o simplemente seguirian en la pared del salon de un particular que desconoceria lo que tiene en la pared.

Lo demas es lo de siempre y la norma de EL Confidencial "No permitas que la noticia te arruine un GRAN TITULAR"

Si esto es lo que sacamos de las facultades de periodismo, mejor cerrarlas.

 

Saludos

Ampliar comentario
#5
Compartir

Qué fácil es disparar con pólvora ajena. A ver si algún día alguien rinde cuentas cuando meten la pata, y no sólo los pobres conductores de tren y similares. Ya está bien de mantener a tanto mamarracho.

Ampliar comentario
#4
Compartir

En esta operación no hay nada que no sea practica común en el anticuariado de alto nivel.Pasa aqui,poco y pasa fuera constantemente.

Casa de subasta donde sus "expertos" catalogan mal y deprisa.Anticuario que compra y que con método y buena biblioteca de referencia trabaja y descubre la autoría original.

El anticuario lo quiere exportar pero pone en la licencia y la documentación anónimo italiano a ver si pasa la comisión.

La comisión se interesa y decide comprarlo y el anticuario cambia la autoría pero no el importe porque no puede,la oferta es de 60000.

Un cuadro de Anguisola con procedencia Leganés-Altamira vale perfectamente 130-150000 euros en Europa y América sino mas.

Esta claro que Caylus no tenía amigos en la comisión de calificación y exportación porque de ser así se lo hubieran pasado y lo hubiera sacado.

El articulista tiene poca idea de las practicas en el mundo del anticuariado; hay malas practicas pero en este caso no hay nada raro ni ilegal, sòlo el interés en en base a tus conocimientos obtener una rentabilidad; es malo eso?

Como pertenezco a este mundo, se de lo que hablo y el articulista podía dejar sus prejuicios en la puerta e intentar escribir con ecuanimidad, no es una palabra rara pero se usa poco hoy en día.

Para aclaración general ,Manuela Mena es jefe de sección de pintura española del XVIII y especialista en Goya  y no en pintura renacentista o barroca.

No señores ,no hay argumento para un "Codice Anguissola"

Ampliar comentario
#3
Compartir

Cuando estos derroches no son interesados son a causa de la incompetencia. Cuando las operaciones públicas de compra-venta no llevan incluidas mordidas, comisiones u otras razones inconfesables, son fruto de caprichos, de alegres impulsos innecesarios en los que el precio (que nos cuesta a los ciudadanos) es lo de menos.

Ampliar comentario
#2
Compartir

¿Por qué no le preguntaron a Manuela Mena?. Seguro que hubiera contestado que el cuadro no era, en modo alguno, de Sofonisba, con lo que el Prado se hubiera ahorrado el gasto.

Ampliar comentario
#1
Compartir

Cualquier persona con dos dedos de frente y unas pocas neuronas sabe que el Ministerio de Cultura es prescindible, igual que el Ministerio de Sanidad. Lo que no entiendo es porque no hay narices de cerrarlos y ahorrarnos 1.000 millones de euros.

¿que se incrementaria el paro?, ahora mismo también los estamos pagando por no hacer nada.

Ampliar comentario