La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

el secreto de los macchiaioli en la mapfre

Los impresionistas eran… ¿italianos?

El sueño del impresionismo produce monstruos y el ansia por alargar la sombra del grupo francés terminará por llegar a tocar la pintura medieval para lograr

El sueño del impresionismo produce monstruos y el ansia por estirar la sombra del famoso grupo francés terminará resolviéndose con un nacimiento prematuro en la pintura medieval. Hemos visto a museos engañar a sus visitantes, sedientos de metadona impresionista, con exposiciones trucadas desde el título. Otras, inventan y reinventan, reformulan las cuatro esquinas del rey de las taquillas. Realismo impresionista en Italia, en la Fundación Mapfre de Madrid, es una de estas últimas.

“Realismo impresionista”, ¿lo habían oído alguna vez? No, por supuesto. La neolengua también triunfa lejos de la política. Es realista y es impresionista, es decir, que no es impresionista ni realista. Pero las dos cosas. No se puede confirmar que sea impresionismo, pero tampoco se puede dejar de hacerlo. Porque entonces, ¿qué sentido tendría una exposición si no hay impresionistas en ella? Hablemos de “realismo impresionista” y entendamos las pautas del nuevo movimiento plástico que insinúa que este maravilloso grupo italiano llamado macchiaioli (literalmente manchistas) fueron impresionistas antes que el Impresionismo.

El movimiento de los macchiaioli fue un momento breve, intenso e innovador. Una pintura adolescente. Una revolución hormonal que constituyó un cambio radical Veamos: un grupo de jóvenes pintores italianos se reúne en un reservado del Caffé Michelangiolo, cerca de la famosa plaza florentina del Duomo. Allí discuten de arte y política, quieren revolucionar la Academia y crear una Italia con nuevos ideales. Es un paso decisivo hacia la modernidad y para la identidad de su país. ¿Cómo lo harán? Abandonan sus estudios, cogen sus aperos y salen al campo, a encontrarse con la naturaleza sin filtros, con los contrastes de la luz de la Toscana. La fotografía les lleva unos años de adelanto y deben reaccionar. Hallan en el espacio panorámico su mejor recurso, en los pequeños tamaños el guiño más delicado y en el paisaje el escenario de esta nueva pintura. Un momento, ¿nueva?

No. Y este es el momento en el que se descubre la trampa y el cartón del título tan atrayente, que camufla un grupo de pintores mucho más interesante de lo que cualquier reclamo barato pueda intentar. Todas estas claves que acabamos de esbozar son los pasos que ya habían dado los pintores franceses agrupados en la conocida escuela de Barbizon. Estos jóvenes italianos “realistas impresionistas” son una versión mediterránea de aquellos, de los Corot, Rousseau, Millet o Daubigny.

Paisajes del Paraíso

En la campiña francesa sucedió lo que unos años más tardes ocurriría en la Toscana gracias a los macchiaioli Giovanni Boldini, Giovanni Fattori, Silvestro Lega, Telemaco Signorini o Giuseppe Abbati. Sin duda alguna es un brillante fogonazo que ilumina los siguientes pasos de la modernización de la pintura europea. Sí, fueron osados, libres, recogían un paisaje limpio, lleno de luz, de colores contrastados, lejos de los agotados formalismos romanticistas y pintaban en cajas de puros. Sí, reciclaban las tapas y en ellas –sin imprimación- estampaban la visión idílica de una campiña azotada por las suaves brisas de la primavera.

En aquellos momentos eso era rompedor. Porque era un arte vivo, que se preocupaba por las pequeñas cosas, los detalles insignificantes, todo lo que hasta ese momento no cabía en la pintura, la normalidad y la naturalidad. Eran ejercicios muy vivos. Y mucho más vivo late en las paredes de la sede de la Fundación Mapfre, pintadas de azul prusiano casi negro, con los cuadros iluminados milimétricamente para romper el muro con un haz y hacerlos saltar de los tabiques. Una puesta en escena sobresaliente, que estalla en el caso de las piezas de los formatos más pequeños.  

Guy Cogeval, presidente de los museos de Orsay y de L’Orangerie de París, responsable de la colaboración con la Fundación Mapfre en esta, aclarémoslo ya, importante retrospectiva de un grupo absolutamente desconocido en nuestro país y el resto de Europa, aclara: “Aunque se han subrayado las afinidades existentes entre los macchiaioli y los impresionistas, se comprobará que éstas consisten, sobre todo, en el hecho de que unos y otros comparten la misma relación con la naturaleza y el mismo distanciamiento con respecto a la tradición pictórica”. Eso es todo.

Evolución natural

Efectivamente, son artistas que se cuestionarán aspectos que los impresionistas franceses no pondrán sobre la mesa hasta 15 años después. Nada fuera de lo normal, son una secuela de Barbizon, es decir, una avanzadilla, los zapadores que despejarían el camino para los Monet y compañía. La evolución natural del relato historiográfico: unos avanzan un pasito, los siguientes dos. “Aun estando al corriente de lo que sucede en París, no son imitadores serviles”, apunta orgulloso el texto de Isabelle Julia y Caterina Zappia en el catálogo de la exposición.  

Así que sí, para cuando los impresionistas franceses abandonaron sus estudios y cargaron con los caballetes, lienzos y óleos y lo hicieron al aire libre, en Italia ya era costumbre, como en España lo hacía Fortuny. Quince años antes de que las impresiones fueran las protagonistas. Pero el Impresionismo no es el nacimiento de la modernidad, sino un paso más en la evolución de la misma que desembocaría en las Vanguardias y de ahí a...

La cualidad que hace especiales a estos pintores, más allá de su nacimiento y repercusión, es el fuerte vínculo que mantienen con la línea quattrocentista de la primacía del dibujo. María López, conservadora de la Fundación Mapfre, habla de “necesidad de verdad y de aire libre que domina la pintura de los macchiaioli”, que se combina con “un oficio de pincelada más depurada y detallista, y con el afán constructivamente ordenado del primer Quattrocento”. La especialista Beatrice Avanzi señala que esta capacidad de transformar un vocabulario antiguo en un lenguaje profundamente renovado y adecuado a los tiempos modernos es “uno de los más sobresalientes resultados de todo el siglo XIX”. Volver a lo antiguo supuso un avance.

Unidos por la periferia

La exposición hace un giro español al hermanar a Mariano Fortuny con los hallazgos de los italianos. María López se encarga de demostrar los sorprendentes vínculos evidentes entre Giovanni Fattori y Fortuny. El italiano es una de las sensaciones de la muestra, sin dejar escapar las dos tablas diminutas sobre soldados franceses. “Fortuny no alcanza, claramente, la rotunda esencialización de Fattori; no había logrado aún el pintor de Reus desprenderse de los tics comerciales que arrastraba en su pintura, de la minuciosidad extrema en el retrato de cada detalle de sus personajes”, asegura la comisaria. Fortuny coincide en el uso de tablas extremadamente apaisadas, conoció y admiró el trabajo de Boldini y quizás transmitió a la siguiente generación de pintores las enseñanzas italianas, pero no está demostrado.

Es posible que los macchiaioli dejaran su poso en Agrasot, Benlliure, Pinazo y Sorolla, sin embargo, “ninguna fuente directa lo confirma y ningún testimonio da fe de relación entre ellos; es más, son alrededor de 20 años los que separan a la generación española de la italiana”. Se habla de las cualidades lumínicas y se comparan las luces de la Toscana con las del Levante. Comparten la periferia, la marginalidad, estar fuera de eje, en el centro mediterráneo, la intimidad de la vida burguesa y la verosimilitud, sin las soluciones cromáticas ni la pincelada de las enmiendas impresionistas.

Pero la luz a manchas nunca salió de su Toscana natal. He aquí la parte más inquietante de este nutrido grupo de jóvenes que como pintores murieron de hambre, aislados en el interior de Italia, centrados en sí mismos. Al margen de París, al margen de todo. Cuenta Cogeval el porqué del desconocimiento europeo de estos pintores: el mercado no pudo acceder a ellos.

Una ‘ley criminal’ y protectora

Fueron un tesoro nacional, guardado con celo escrupuloso cuando los coleccionistas extranjeros se interesaron por ellos. Hoy, como desde hace casi un siglo, es imposible comprar una obra de ellos. “Este pueblo no quiere exportar sus obras”, se revuelve el director de las pinacotecas francesas especializadas en impresionismo. “Por eso es un fenómeno provincial. Todos los artistas trabajaron a favor de la unidad italiana y se conservan como esencia del pueblo”. Alude a una ley de patrimonio cultural que impide su venta, que bloquea cualquier amago y la describe de manera tajante como “una ley criminal”, porque impide la fuga de los macchiaioli y porque es una norma de Mussolini que ha sido conservada después de la guerra.

El broche final del recorrido –después de pasar por los retratos de Boldini, el más reconocido y admirado- es el mejor homenaje a estos pintores de la luz a manchas: una proyección de escenas de películas como El gatopardo (1963), de Luchino Visconti.

El movimiento de los macchiaioli fue un momento breve, intenso e innovador. Una pintura adolescente. Una revolución hormonal que constituyó un cambio radical “y un acontecimiento sin futuro en la pintura toscana”. Celebremos que han llegado.

#2
Compartir

Buenas noches

 

Me ha gustado su artículo Sr Peio.

 

Es cierto lo que dice, todos los museos están ansiosos de metadona impresionista.

El impresionismo siempre es negocio, la pena es que siempre se centran en el harto conocido impresionismo francés, el cual para nada infravaloro, me encanta, pero en muchísimos otros países hubo movimientos impresionistas a la par que el francés, en Alemania hay verdaderas joyas, en Escandinavia, Rusia, Norteamerica, España y por supuesto Italia, adelantados a los franceses aunque su pintura nació más como protesta, tenían un compromiso totalmente revolucionario, nunca se escondieron, no escaparon. La mayoría de los impresionistas franceses recurrieron al exilio para no involucrarse en conflictos políticos.

Los italianos trabajaban en un medio muy rural, los franceses centraban casi toda su obra en un ambiente más bohemio de ciudad, incluso más industrializado y a la vez más burgués. Incluso las obras francesas son más joviales, más distendidas pero así y todo se les compara por esa idea de plasmar en los lienzos la realidad, fuese burguesa o rural. El estudio de la luz , la pintura al aire libre, para ambos era muy importante.

 

Es hora de que los museos abran sus puertas al impresionismo en el mundo y por reinvindicar el primer puesto me atrevo a decir que nos corresponde a los españoles, nadie puede negar que Goya ha roto todos los moldes. Si el impresionismo se caracteriza, entre otras cosas, por una rotura con la llamada pintura de academia a Goya le corresponde ese puesto.

Y su maravillosa Lechera de Burdeos no deja ninguna duda.

 

 

 

 

Ampliar comentario
#1
Compartir

Muy buen artículo. Muchas gracias Peio H. Riaño, muchas gracias Confi.

Ampliar comentario