La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Impresiones de la España de los sesenta

La eterna canción española: Gibraltar, ladrillo y jolgorio marbellí

Recopilan los artículos de viajes de Paul Bowles, autor de 'El cielo protector', que visitó la Costa del Sol antes y después del boom turístico-inmobiliario
Foto: Jane y Paul Bowles en Nueva York en 1944 (Herederos de Paul Bowles)
Jane y Paul Bowles en Nueva York en 1944 (Herederos de Paul Bowles)
Autor
Tiempo de lectura8 min

De Paul Bowles (Nueva York, 1910-Tanger, 1999) sabíamos que es una leyenda de la literatura de viajes. Que es el escritor estadounidense nómada por excelencia. Que es el autor de una novela autobiográfica de referencia, El cielo protector,  llevada al cine por Bernardo Bertolucci en 1999 y ambientada en el desierto marroquí. Que se instaló en Tánger y recibió allí en los años cincuenta a la crema de la intelectualidad bohemia/gay: Tennessee Williams, Allen Ginsberg, Truman Capote, William Burroughs, Jack Kerouac, Gore Vidal, Djuna Barnes y Cecil Beaton.  

Lo que desconocíamos era su habilidad para burlar las colas en la verja de Gibraltar... ¡en 1964! Escuchen: "Estaba eufórico con mi suerte en La Línea. Los españoles han iniciado un programa de hostigamiento oficial a los automovilistas en la frontera entre Gibraltar y España. Con detener, de forma arbitraria, un coche en la aduana durante un cuarto de hora pueden provocar un atasco impresionante; el objetivo es desalentar a la gente que quiere cruzar la frontera en coche. Si hay un mínimo de tráfico, la espera puede ser interminable. No es inusual pasar seis o siete horas sentado en La Línea. Siguiendo el consejo de mi chófer, salimos muy temprano por la mañana y sólo había dos vehículos delante de nosotros. Treinta y cinco minutos después habíamos pasado la barrera".

Así arranca el artículo Zany Costa del Sol, publicado originalmente en 1965 en la revista Holiday y recuperado ahora en Paul Bowles. Desafío a la identidad (Galaxia Gutenberg, 2013), que reúne por primera vez sus escritos completos sobre viajes. Un paseo por Marruecos, el Sáhara, la India, Ceilán, Tailandia, Estambul, Kenia y Costa Rica en el que, ay, España se lleva la palma por su excentricidades.  Porque a Bowles le parecía una extravagancia el modo en que las autoridades franquistas hinchaban la burbuja del ladrillo como si no hubiera un mañana.

El primer viaje de Bowles a la Costa del Sol data de 1934, aunque entonces ni siquiera se llamaba así: era la nadaEl primer viaje de Bowles a la Costa del Sol data de 1934, aunque entonces ni siquiera se llamaba así: era un no-lugar. "En aquella época no tenía nombre y nadie parecía considerarla una entidad", escribe. Lo que se encontró cuando bajó en coche de Granada a Motril y procedió bordear la costa hasta Gibraltar fue... la nada. A la nada es difícil sacarle rentabilidad económica, pero la descripción de la nada despierta la nostalgia de lo que fue y ya no es: "Grandes montañas yermas por la parte norte; entre sus estribaciones y el Mediterráneo, una planicie levemente inclinada donde crecían higos, aceitunas, caña de azúcar, alcornoques y pequeños pinos. De vez en cuando un camino largo, con palmeras a ambos lados, conducía a un granja aislada. Aquí y allá, un camello enganchado a una mula tiraba de un arado. Lo impresionante de aquel viaje eran los doscientos veinticinco kilómetros de costa mediterránea, cuya arena parda no se había usado nunca, más que para poner a secar las redes y varar los barcos de pesca", escribe. Es decir, entre la nada y el paraíso en la Tierra.   

A Bowles no le gustará nada lo que se encontrará allí tres décadas después. Entre medias Franco había ganado la guerra y del autarquismo/aislamiento habíamos pasado al desarrollismo/turismo. O la apertura de la economía española al exterior y la apuesta por convertir el país en la playa de Europa. La Costa del Sol ya tenía nombre e identidad definida.  El cambio fue tan brusco que a Bowles, que había pasado por allí en 1961, le pilló el toro del turismo en 1964: "Desde entonces esa franja de costa se ha convertido en el lugar de Europa con el auge más espectacular de sus bienes raíces. Cuando una región crece así de rápido puede cambiar de aspecto cada pocos meses; y hacía más de tres años que no había visitado la Costa. Ya en 1961 el rebuzno del burro había sido eclipsado por el estruendo del tráfico. Hoy en día la transformación ha ido mucho más lejos; en algunos puntos de crucial actividad hay un caos de pequeños camiones, grúas, mezcladoras de cemento y tuberías de alcantarillado. Nivelan las laderas, llenan las depresiones y amplían las carreteras. Y por todas partes se erigen cajas de cemento".

Paul Bowles estuvo allí. En ese momento decisivo en el que un país cambia de identidad sin saberlo. En el preciso instante en que España, cuyo motor económico seguía siendo entonces la industria, empezó su acelerada carrera por transformarse en país de servicios. El pistoletazo de salida a lo que acabó siendo el milagro español. La apuesta por el monocultivo del ladrillo con única vía para el éxito y el desastre. Nuestra salvación y nuestra condena.  

Es sabido que el inicio de la planificación urbanística de la costa se caracterizó precisamente por su falta de planificación. O si prefieren por la arbitrariedad, el caos y el vale todo de los primeros años, cuando el negocio iba unos metros por delante de la regulación. "Los extranjeros que llevan en la zona diez años o más se consideran viejos residentes; están indignados de que Torremolinos se haya convertido en algo más parecido a Las Vegas... Torremolinos ha marcado el estilo en toda la costa; allí donde empezó el boom y donde las construcciones caóticas y aleatorias, por llevar más tiempo en proceso, han alcanzado proporciones monstruosas", cuenta.

Entonces, no obstante, la cosa aún tenía arreglo. Aún no se había llegado tan lejos como para no poder volver atrás.  El escritor dudaba entre creer que el delirio urbanístico era demasiado evidente como para no caer por su propio peso y pensar que la turistificación de España era inevitable. He aquí Paul Bowles en modo profético: "Me inclino a esperar que la fiebre de Torremolinos sea aún más furiosa. Tal vez si llega a un extremo cuyo absurdo sea patente para los propios españoles se tomen las medidas necesarias para proteger otras partes del país e impedir que sufran el ataque de una plaga arquitectónica similar. Parece probable que un día toda la Costa del Sol tendrá el mismo aspecto anárquico que la actual franja de tres kilómetros de Torremolinos; ninguna planificación puede salvarla ahora".

Lo que estaba claro es que España, abrazada a la casa del turismo de masas, ya no era país para bohemios.  Entre tanto ladrillo, la intelectualidad extranjera ya no reconocía a la España misteriosa con un pie en Europa y otro en África. El nuevo exotismo era el skyline de Torremolinos, y no le veían la gracia. "Parece que Miss Honor Tracy, la novelista, sufrió un shock traumático cuando regresó a Torremolinos tras varios años de ausencia. 'Verlo ahora -escribió- es como mirar la cara de un amigo que no padece un único mal, sino todos los males de la piel: verrugas, quistes sebáceos, furúnculos, viruela, lepra y lupus". Traducción: que a Miss Tracy no le agradaba el nuevo Torremolinos. Esta no es mi España que me la han cambiado.

La función acaba, como quizás no podía ser de otra manera, en Marbella.  Si su descripción de la verja de Gibraltar podría aparecer perfectamente en un periódico de 2013, qué decir de su visión de la Marbella de 1964: "Si Torremolinos es Miami, Marbella, entonces, bajando por la costa hacia el oeste, es Palm Beach. Su lista de propietarios brilla con títulos y fortunas, e incluye nombres como los duques de Alba, el príncipe y la princesa Bismark, los marqueses de Villaverde, y el duque y la duquesa de Windsor. Alardea de tener el mejor clima invernal de Europa y, en este momento, se considera como el lugar de residencia más elegante de la Costa del Sol. Eso se refleja en los precios: hasta en el supermercado, son entre un diez y un veinte por ciento más altos que en otros pueblos de la zona".

Para rematar, un cotilleo sobre el príncipe Alfonso Hohenlohe, constructor y dueño del Marbella Club Hotel, al que la historiografía marbellí señala como el cerebro gris de la conversión de la ciudad en lugar de esparcimiento la jet set. Bowles recoge en el libro unas palabras de Hohenlohe en las el príncipe detalla uno de aquellos momentos fundacionales en los que Marbella se convirtió en lo que es hoy: "Compré la tierra cuando estaba a cincuenta céntimos el metro cuadrado y la vendí por dos mil pesetas el metro cuadrado. Cuatrocientos mil por ciento", de beneficio para su alteza serenísima.   

 

El redactor recomienda

#3

Pues el "monocultivo del ladrillo" sería muy malo, pero la renta per cápita de Marruecos es hoy de 5.000 $ y la España de 31.000 $

 

Por cierto, creo que este escritor tuvo a su mujer internada en Málaga durante largos años y que vivía en un inmueble de apartamentos en Tánger, talmente como los de Torremolinos

 

¡Qué cosas!

Ampliar comentario
#2

Pues el "monocultivo del ladrillo" sería muy malo, pero la renta per cápita de Marruecos es hoy de 5.000 $ y la España de 31.000 $

 

Por cierto, creo que este escritor tuvo a su mujer internada en Málaga durante largos años y que vivía en un inmueble de apartamentos en Tánger, talmente como los de Torremolinos

 

¡Qué cosas!

Ampliar comentario
#1

El modelo español de ladrillo, farra que ha definido la España actual y nació en los 60 está acabando, por mucho que los gobiernos intenten alargarlo para complacer a la mayoría natural conformada por la generación que creció y se desarrolló junto con el modelo. 

Por otro lado, que bonito es ser bohemio rico mientra ves a los niños con sus pantalones roidos, sus costillas marcada y su tez morena de tener como techo el sol la mayor parte del día en un lugar donde las sonrisas de la gente son sinceras porque se conforman con sus vidas sin haber conocido la codicia de poseer.

Pero claro, cuando se les enseña a poseer ya te tratan de igual y los dientes de su sonrisa se convierten en teclas de calculadora obligandote a rascarte el bolsillo en la misma medida que tu intentas que se lo rasquen los demás. 

Siempre nos quedará ir al sur a buscar nuevas sonrisas sinceras y gambas a precio pipas.

Ampliar comentario