La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

HA PERDIDO 50 MILLONES DE ESPECTADORES PERO SE HA ENCARECIDO UN 48% EN OCHO AÑOS

Al cine no le salen las cuentas

Al cine no le gusta acordarse del precio que cuesta ver una película en España, pero a pie de taquilla los espectadores empiezan a no hablar
Foto: Al cine no le salen las cuentas
Al cine no le salen las cuentas

Al cine no le gusta acordarse del precio que cuesta ver una película en España, pero a pie de taquilla los espectadores empiezan a no hablar de otra cosa. En su hora más negra el cine de España se queja con amargura de que los piratas campan a sus anchas y de que no puede con el IVA, pero los involucrados, sean ministros o piratas, dan todos la misma respuesta: el cine puede porque el cine, dicen, es muy caro. La gente cada vez va menos a las salas, replica entonces el cine. La gente volverá cuando el precio sea razonable, responde esa misma gente. El cine es cultura, replica el cine. Entonces no nos podemos permitir la cultura, responde la gente.

Quien dice la gente dice, por supuesto, las asociaciones de consumidores, y quien dice el cine dice aquellos que deciden hablar en su nombre. La cuenta es la misma: el debate sobre el precio del ticket, ese que roto por la mitad nos garantiza vivir un rato en la luna Pandora, en el Nueva York de los años 20 o en un futuro muy, muy lejano, es solo el último extremo de una madeja en la que se mezclan proteccionismo, libre mercado y política fiscal y cultural, pero no por ello el menos importante. El precio del cine se ha disparado en los últimos años y en un país hundido económicamente llega a límites que el consumidor medio, dicen muchos, simplemente no se puede permitir. ¿No solucionaría el cine buena parte de sus problemas, preguntan, solo con bajarse un poco de la parra?

Subir el precio o morir

Echando unas cuentas elementales parte de la subida del precio de las entradas de cine en los últimos años tiene una explicación sencilla. Con los datos oficiales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en la mano comprobamos que en la última década –de 2001 a 2011, a la espera aún de datos oficiales de 2012– el número de espectadores de cine se ha desplomado en España, pasando de 146 millones en 2001 a 98 en 2011, un 32% menos. En diez años los cines han perdido casi 50 millones de usuarios.

Elaboración: MCED

Pero, ¿ha caído la recaudación también un 32%? En absoluto. De hecho ha subido. Si en 2001 los cines españoles hacían 616 millones de euros en taquilla, en 2011 hicieron 635. No es una subida ni mucho menos espectacular –poco más del 3% en diez años–, pero recordemos: en ese tiempo la industria ha perdido prácticamente un tercio de sus clientes

Es esa pérdida y la necesidad de amortiguarla lo que explica precisamente la subida del precio de las entradas, de las que hoy se venden muchas menos pero que son, claro, mucho más caras. De los 4,80 euros que costaba de media una entrada de cine en 2004, según datos de Facua, hemos pasado a los 7,08 euros actuales. Es decir, que el cine acumula una subida del 48% durante los últimos ocho años pese a que en ese mismo periodo el IPC ha variado solo un 24%.

O lo que es lo mismo: que ir al cine en España cuesta cada año unos 20 céntimos de euro más. Si en 2004 la entrada media rondaba los 4,8 euros, en 2005 subió hasta los 5,05 y en 2006 de nuevo hasta los 5,22. En 2007 costaba 5,41, en 2008 costaba 5,75 y en 2009 subió hasta 5,95. En 2010 el precio de una entrada era de 6,35 y en 2011 ir al cine costaba ya 6,52, más de un euro más caro que cuatro años antes. En 2012 la media nacional está en 7,08 euros, pero en ciudades como Madrid, Barcelona, Pontevedra, Alicante, Oviedo o A Coruña entrar al cine ya cuesta más de 8 euros.

Concentración

Y la gran pregunta, claro está, es si algún oscuro conciliábulo de representantes industriales controla los precios que muchos critican por desorbitados o si esto no es más que la evolución espontánea del mercado.

Parte de la respuesta radica de nuevo en la evolución de los datos oficiales, que ilustran que durante este hundimiento del consumo el número de salas de cine subió en España de 3.770 en 2001 a 4.044 en 2011. ¿Cómo se han creado más de 270 pantallas en semejante debacle? Sencillo: a costa del número de complejos de exhibición, que se ha desplomado junto al resto de cifras. Si en España había 1.254 cines en 2001, en 2011 su número era de 876.

Menos complejos de cine pero más salas, o lo que es lo mismo: mucha concentración. Nada que no demuestre sin tanto vericueto aritmético un simple paseo por las grandes ciudades españolas, de cuyas avenidas han desaparecido los cines de pequeño y mediano tamaño. Hoy el bacalao lo reparten los complejos multisala, situados con frecuencia en centros comerciales y el extrarradio de las ciudades y propiedad casi invariablemente de grandes marcas internacionales.

Y quien dice en España grandes marcas internacionales dice en nuestros días Cinesa, propietaria ya de 514 de las salas que hay en el país. En particular desde en 2011, cuando adquirió Circuito Coliseo y espantó a su principal competidor –la francesa UGC, que ese año le vendió sus últimos cinco complejos y abandonó el mercado español–, Compañía de Iniciativas y Espectáculos S.A., la matriz de Cinesa con sede en Barcelona, es la virtual dueña del mercado de la exhibición española seguida de lejos por compañías como Ábaco Cinebox, Cine Sur o Verdi. Tras anunciar recientemente el cierre de la inmensa mayoría de sus salas y su cese en la distribución, la cadena de cines Renoir, propiedad de la Alta Films de Enrique González Macho, también ha dejado de ser una preocupación para Cinesa.

Cosa distinta, eso sí, es que las decisiones sobre precios, descuentos y promociones se tomen realmente en Barcelona. Compañía de Iniciativas y Espectáculos S.A. es propiedad de United Cinemas International, un grupo fundado en 1989 por las majors Universal Studios y Paramount Pictures para gestionar cadenas de cine en Reino Unido y propiedad hoy de Terra Firma Capital Partner, una sociedad británica de inversores. UCI entró en España comprando la cadena de cines Warner Lusomundo Sogecable –hasta entonces de TimeWarner, ZON Multimédia y PRISA– y la franquicia en España y Portugal de AMC–.

No pagar por película, sino por entrar

En el mercado de la exhibición española, en otras palabras, hay cada menos competencia, y cualquier manual de economía confirma lo mal que eso suele sentar al precio. 

A esto habrá que sumar el funcionamiento singular de la industria, ya que en el cine no decide el coste final quien produce una cinta ni quien la distribuye, sino el exhibidor que se la enseña finalmente al espectador. Y ese exhibidor, siendo puristas, no cobra tanto por ver la película como sí por el acceso a la sala, ya que el precio de una entrada no varía dependiendo de si vamos a ver, pongamos por ejemplo, una modesta cinta independiente que ha costado producir menos de un millón de euros o una gran superproducción que ha costado 300.

La subida del IVA cultural en 2012 hasta el 21% se ha confabulado con esta esclerosis en la composición del precio de las entradas para dar la puntilla, dicen desde el cine, a la industria nacional. Desde que la medida entró en vigor en septiembre del año pasado la taquilla en Península y Baleares bajó nada menos que un 8,9%, según datos de la Federación de Cines de España (FECE), pero subió un 5,13% en Canarias.

Estos 14 puntos de diferencia tienen una explicación sencilla: el Impuesto General Indirecto Canario, que es el que grava el cine en las islas en lugar del IVA impuesto a la cultura por el ministerio de Cristóbal Montoro. Hasta la subida del segundo, de hecho, el mercado de comportaba igual en Canarias que en el resto de España, acumulando un descenso en la recaudación neta del 10,7% en Canarias y del 11,7% respecto al año anterior.

Dentro de lo malo hoy todo funciona mejor en las islas y en la industria tienen claro el porqué. “La única diferencia a día de hoy es el impuesto", explicaba hace unas semanas a El Confidencial Borja de Benito, encargado de Comunicación y Marketing de FECE.  "Las películas son las mismas, las fechas de estrenos son las mismas y aunque pueden existir diferencias en la frecuencia de asistencia al cine, es decir que los madrileños vayan más al cine que los canarios, esto no justifica en ningún caso la diferencia tan grande que existe entre los dos mercados a día de hoy”.

El 3D, un 30% más caro

En los últimos años también la implantación del 3D ha contribuido a elevar el precio del cine. Si ver una película tradicional cuesta 7,08 euros en España, ver una en tres dimensiones se dispara hasta los 9,21 euros de media en el territorio nacional y a los 11,50 euros en Barcelona, 11,13 euros y A Coruña y 10,9 en Alicante y Oviedo, según un reciente estudio. La razón no entraña ningún misterio: rodar una película en 3D es más caro que rodar una con tecnología normal y por eso verla ha de ser más caro. Cosa distinta, claro, es que de hecho haya sido rodada de esta manera.

Este mismo mes Disney reestrenó en 3D su exitosa Buscando a Nemo, por ejemplo, y antes de eso se hizo lo propio con La amenaza fantasma, el primer episodio de la Guerra de las Galaxias. Incluso el remake de Furia de Titanes recibió en 2010 toda suerte de críticas en su estreno por su 3D, reconstruido artificalmente y a última hora en el proceso de postproducción y de muy baja calidad aunque la entrada, por supuesto, valía tanto como Avatar, rodada, ahora sí, con las carísimas cámaras necesarias. En la lista negra de películas con un falso 3D figuran títulos como Capitán América, Frankeweenie o Abraham Lincoln cazador de vampiros.

Para colmo de males la agencia Fitch Rating presentó hace unas semanas un informe vaticinando la primera caída del formato desde su implantación comercial, en el que además advierte de que el desorbitado precio del 3D no solo empieza a ser un problema para la técnica, sino que puede acabar convirtiéndose en un lastre para toda la industria de la exhibición: “Ir al cine sigue siendo uno de las actividades de ocio más baratas", remarca Fitch. "El incremento del coste, debido sobre todo a los filmes en tres dimensiones, puede acabar erosionando esta percepción a medio plazo”. 

#4
Compartir
Interesante, pero ¿donde quedan los ingresos de las palomitas y similares?

El análisis de menos a mayor precio no tiene en cuenta que al ir menos gentes son menos palomitas y refrescos vendidos a un margen altísimo.

Igual con más a menor precio y con ingresos adicionales por palomitas obtendrían más margen y más satisfacción de los clientes.
Ampliar comentario
#3
Compartir
¿Y los datos demográficos?

Muchos de los que llenábamos las salas hace 10-12 años, hoy tenemos niños y menos tiempo libre.
Además de menos tiempo libre la crisis vacía nuestros bolsillos, así que hay que quitar los gastos superfluos, y el cine desde luego es uno de ellos.

Ir al cine en familia tiene precios prohibitivos, además de que te obliga a ir a ver películas infantiles, ya que no todos podemos disponer de alguien que se quede con los niños.

A todo esto súmenle la calidad de los estrenos, porque no nos engañemos las películas que van llegando son bastante flojas.

Así que al final se juntan muchos factores, que unidos al del excesivo precio le quitan a cualquiera las ganas de ir al cine el fin de semana.

Pero nada, que sigan así los señores de los cines, que mientras ellos suben precios nosotros vaciamos las salas.
Ampliar comentario
#2
Compartir
Mucha estadística veo yo en el artículo. Lo que no está y debe estar es la evolución detallada de ingresos, costes y resultados de las salas de cine, así como los porcentajes de ocupación de dichas salas.

Así se podría ver/analizar por ejemplo, que con porcentajes de ocupación más pequeños en las salas [salas llenas solo al 30%] los resultados [ingresos-costes son los mismos, iguales o mayores].

Se prefiere ganar igual con la política de mayores precios aún con salas vacías o medio llenas, que ganar igual o más con salas llenas a precios más económicos. Ni IVA ni leches.Con una sala con un aforo de 250 peronas, se prefiere ingresar 1.000 Euros con 100 personas a 10 Euros, que con 200 a 5 Euros.

Quizá las productoras opten por esto para dejar &034;forofos&034; que compren el DVD/Blue Ray, o bien aumenten la potencial &034;demanda&034; del film en TV
Ampliar comentario
#1
Compartir
Me parece un buen artículo. ¿Puede haber influido la burbuja inmobiliaria en la ruina del negocio de las salas de cine? Tal vez la inversión en grandes espacios en centros comerciales a precios de burbuja haya sido ruinosa. La venta de los solares de los antiguos cines situados en los centros de las ciudades, que debió de ser bastante lucrativa teniendo en cuenta la época en que se produjo, no benefició a los propietarios de las salas actuales, sino a los dueños de los antiguos cines, que los cerraron.
Ampliar comentario